Conceptos generales del sistema nervioso, clasificación y organización

Conceptos sobre el Sistema Nervioso para aprender

Aquí puedes conocer algunos Conceptos generales del sistema nervioso humano.


Tejido conectivo relacionado con los nervios


Un nervio periférico como el que se encuentra en el tronco o los miembros tiene el aspecto de un cordón y está constituido por innumerables fibras nerviosas que, además de la mielina y el neurolema, están rodeadas por tejido conectivo fibroso.

Existen nervios exclusivamente motores, otros exclusivamente sensoriales y otros mixtos.

El tejido conectivo que rodea cada fibra nerviosa por fuera del neurolema se denomina endoneurio, el que agrupa varias fibras nerviosas a manera de fascículos es el perineurio y el que rodea externamente el nervio es el epineurio.




Clasificación del sistema nervioso


Sistema nervioso mapa conceptual


Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico



El sistema nervioso, para fines didácticos, se puede dividir en central y periférico.

El sistema nervioso central (S.N.C.) incluye todo lo que está contenido dentro del cráneo y de la columna vertebral, en tanto que el sistema nervioso periférico (S.N.P.) corresponde a todo lo que está situado por fuera de estas dos cavidades óseas.

El S.N.C. consta del encéfalo y la médula espinal y el S.N.P. de los nervios espinales y craneales, con sus respectivos ganglios.

Se define como receptor la estructura encargada de captar los estímulos provenientes del medio ambiente, tanto externo como interno.

Pueden ser estructuras encargadas especializadas o terminaciones nerviosas libres como las que perciben dolor.

Los efectores son las estructuras encargadas de producir una respuesta, bien sea la contracción muscular o la secreción glandular, por lo que corresponden a los músculos y las glándulas.



Organización del sistema nervioso


La neurona encargada de conducir un impulso nervioso desde el receptor hasta el sistema nervioso central se denomina sensorial y tiene su cuerpo o soma ubicado dentro de una pequeña estructura llamada ganglio que se ubica en el trayecto de los nervios craneales y espinales y hace parte del sistema nervioso periférico.

La neurona encargada de conducir un impulso nervioso desde el S.N.C. hasta el efector se denomina motora y su cuerpo se sitúa dentro del S.N.C.

La conducción del impulso nervioso desde el receptor, a través de la neurona sensorial, hasta el S.N.C. constituye una vía de información llamada vía aferente o de entrada que alimenta de información el sistema nervioso central.

La conducción de un impulso nervioso desde el S.N.C., a través de una neurona motora, hasta el efector constituye una vía de respuesta llamada vía eferente o de salida.

Esta clasificación en el sistema nervioso autónomo (S.N.A.) y sistema nervioso somático (S.N.S.) se basa en la ubicación de los receptores y la naturaleza de los efectores.

Los receptores en el S.N.A. se localizan en las vísceras (sensibilidad visceral) y los efectores son las fibras musculares lisas o cardíacas y las glándulas.

Los receptores en el S.N.S. se localizan en la piel (sensibilidad general: dolor, tacto, presión y temperatura) y en los órganos de los sentidos (sensibilidad especial: visión, audición, gusto, olfato). Los efectores en este sistema son los músculos esqueléticos que pueden contraerse a voluntad.

Por la reacción que producen sus efectores, la cual suele ser antagónica por la ubicación de sus cuerpos neuronales dentro del S.N.C., por el tipo de neurotransmisor liberado a nivel de la sinapsis con el efector y por su respuesta localizada o generalizada, el S.N.A. se divide en:



Organización del sistema nervioso autónomo


- Sistema nervioso autónomo parasimpático: su vía eferente tiene las neuronas motoras preganglionares ubicadas en el tallo cerebral o en la médula espinal sacra (segmentos medulares sacros II, III y IV), por lo que se le llama también sistema craneosacro.

Estas fibras se distribuyen con algunos de los nervios craneales o con los nervios sacros y hacen sinapsis con neuronas localizadas en ganglios que se encuentran cerca al efector u órgano inervado o en ganglios terminales situados en las paredes de las vísceras; el neurotransmisor librado es la acetilcolina y la respuesta de este sistema es localizada, pues se produce en un determinado órgano.

- Sistema nervioso autónomo simpático: su vía eferente tiene a las neuronas preganglionares situadas en los segmentos torácicos y dos primeros lumbares de la médula espinal, por lo que también se le llama sistema toracolumbar.

Estas fibras se distribuyen con los nervios espinales o forman nervios esplácnicos que hacen sinapsis en ganglios situados a cada lado de la columna vertebral (ganglios paravertebrales) o en ganglios situados por delante de los cuerpo vertebrales (prevertebrales), en relación con grandes vasos de la aorta abdominal.

El neurotransmisor liberado es la adrenalina y la respuesta de este sistema es generalizada porque simultáneamente responden muchos órganos.

Anatomía del cuello: músculos, huesos, trígonos, plexo cervical

Músculos del cuello y otras partes anatómicas

Hueso hioideo, regiones (trígonos), músculos del cuello, plexo cervical y otras partes del cuello humano.

El cuello es la parte del cuerpo que conecta la cabeza con el tronco; su parte posterior es la nuca y la anterior es el cérvix o cuello propiamente dicho.

El cérvix es una cuadrilátero irregular limitado así: arriba por una línea horizontal que sigue el borde inferior de la mandíbula y se prolonga hasta el proceso mastoideo; abajo por la cara superior de la clavícula y la incisura yugular del esternón; atrás por el borde superolateral del trapecio y adelante por la línea mediana del cuerpo.





Constitución anatómica del cuello


En el cuello se encuentran importantes vasos sanguíneos como la vena yugular interna y las arterias carótidas común, externa e interna; contiene también la laringe y la parte superior de la tráquea, la parte inferior de la faringe y la superior del esófago, así como las glándulas tiroidea, paratiroideas y submandibular.

¿Cuáles son las partes del cuello humano? Al cuello igualmente pertenecen el hueso hioideo, el músculo platisma, el esternocleidomastoideo y una serie de pequeños músculos llamados en conjunto suprahioideos e infrahioideos por su ubicación respecto al hueso hioideo, así como los músculos prevertebrales que se sitúan por delante de la columna vertebral.

Finalmente, los ramos ventrales de los cuatro primeros nervios cervicales forman en el cuello el plexo cervical y por esta región pasan los cuatro últimos pares o nervios craneales y la parte cervical del tronco simpático.




Hueso Hioideo



Hueso hioideo


El hueso hioideo se sitúa por debajo del borde inferior de la mandíbula y por encima del cartílago tiroideo de la laringe, entre los cuales puede ser palpado.

Se encuentra suspendido en el cuello mediante los músculos y ligamentos que se insertan en él y sube y baja durante la deglución, al igual que la laringe. Tiene forma de letra U o de herradura; presenta un cuerpo, mediano, y a cada lado un cuerno mayor, casi horizontal, y en la unión del cuerpo con el cuerno mayor se proyecta hacia arriba un pequeño cuerno menor.



Músculos del cuello



Músculo platisma

Músculo platisma


Los músculos del cuello están cubiertos por este músculo cutáneo que se extiende entre el tórax y la cara y recibe inervación del nervio facial; es también un músculo de la mímica.

Éste se origina en la pared torácia, en la fascia que cubre el pectoral mayor y al deltoideo y asciende hasta la mandíbula y el ángulo oral, por lo que su acción es la de traccionar hacia abajo el ángulo oral y formar arrugas transversales en el cuello dando una expresión de horror.

Es un músculo que debe ser suturado en las incisiones del cuello para evitar que la piel se descuelgue creando deformaciones cosméticas.



Músculo esternocleidomastoideo

Músculo esternocleidomastoideo


El músculo esternocleidomastoideo (ECM) es el músculo "llave" del cuello. Desde su origen en el esternón y la clavícula asciende oblicuamente hacia atrás para insertarse en el occipital y en el proceso mastoideo del hueso temporal.

Su acción unilateral es la inflexión lateral y la rotación heterolateral de la cabeza.

Su acción bilateral (cuando se contraen ambos músculos) es la extensión de cabeza si el cuello no está fijado o inmovilizado por los músculos prevertebrales (el recto anterior de la cabeza, el recto lateral de la cabeza, el largo de la cabeza y el largo del cuello), y la flexión de la cabeza si el cuello está fijado por estos músculos.

El ECM divide el cuello en tres regiones: la región anterior se sitúa entre su borde anterior, la línea mediana y el borde interior de la mandíbula; la región esternocleidomastoidea se sitúa profunda al músculo y la limitan los bordes y extremidades del ECM.

La región lateral, que en clínica se considera posterior, está limitada por delante por el ECM, por detrás por el trapecio y abajo por el tercio medio de la clavícula.

El o la torticolis (cuello torcido) es la inclinación lateral de la cabeza y del cuello.

Puede ser congénito o deberse a contractura o espasmo del ECM con inclinación antálgica de la cabeza y del cuello (el dolor obliga a mantener el cuello y la cabeza inclinados hacia el lado dolorido).



Músculos de la región anterior del cuello

En la región anterior se ubican una serie de pequeños músculos que se sitúan por encima y por debajo del hueso hioideo y, en general, reciben su nombre según su sitio de origen y de inserción.

Los músculos suprahioideos son el digástrico, el estilohioideo, el milohioideo y el geniohiodeo.

Éstos elevan el hueso hioideo y la laringe (como sucede durante la deglución) y los infrahioideos los bajan.

El digástrico tiene un vientre anterior que se origina en la mandíbula y otro posterior que se origina en el proceso mastoideo; ambos vientres se unen por un tendón común que se inserta en el hueso hioideo.

Por encima y casi paralelo al vientre posterior del digástrico se ubica el estilohioideo.

El milohioideo se origina en la cara interna del cuerpo de la mandíbula, en la línea milohioidea, se inserta en el hueso hioideo y se une con el del otro lado mediante un rafé tendinoso (Línea prominente en la porción media de una formación anatómica, que parece producida por la reunión o sutura de dos mitades simétricas).

Por encima del milohioideo se ubica a un lado de la línea mediana el geniohiodeo que se extiende desde la espina mental de la mandíbula hasta el hueso hioideo.

Músculo milohioideo


Los músculos infrahioideos son el omohioideo, el esternohioideo, el esternotiroideo y el tirohioideo. El esternohioideo se extiende desde el esternón hasta el hueso hioideo.

El esternotiroideo va del omohioideo y cruza las tres regiones del cuello: su vientre inferior se origina en la escápula, cruza la región lateral del cuello, por detrás del ECM se une al vientre superior mediante un tendón común y el vientre superior cruza la región anterior para insertarse en el hueso hioideo.



Músculo esternotiroideo


"Estos músculos forman trígonos o triángulos anatómicos de importancia clínica por su contenido".

Triángulos del cuello


Triángulo anterior del cuello


Triángulos del cuello plano superficial


- Trígono submandibular o digástrico: entre los vientres anterior y posterior del músculo digástrico y el borde inferior de la mandíbula. Contiene la glándula submandibular y por él pasan los vasos faciales.

Triángulo digástrico del cuello


Triángulo digástrico del cuello vista lateral derecha


Triángulo digástrico del cuello vista lateral derecha e inferior


- Trígono carotídeo: entre el vientre posterior del digástrico, el borde anterior del ECM y el vientre superior del omohioideo. Este trígono está cubierto por el ECM y en él, la arteria carótida común se divide en carótidas interna y externa.



Triángulo carotideo del cuello


Triángulo carotideo del cuello vista lateral


- Trígono suprahioideo o submentoniano: entre el vientre anterior del digástrico, la línea mediana anterior y el hueso hioideo. Contiene los músculos milohioideo y geniohioideo.

Triángulo submentoniano del cuello


Triángulo submentoniano o suprahioideo


- Trígono infrahioideo o muscular: entre el vientre superior del omohioideo, el borde anterior del ECM y la línea mediada anterior. Contiene la laringe, la parte cervical de la tráquea y del esófago, las glándulas tiroidea y paratiroideas, etc.

Triángulo muscular del cuello




Músculos de la región lateral del cuello

Músculos de la parte lateral del cuello


Músculos de la parte lateral del cuello vista lateral izquierda


En la región lateral se localizan los músculos escalenos anterior, medio y posterior que hacen parte de los músculos prevertebrales.

Los escalenos se originan en la columna cervical y se insertan el anterior y el medio en la primera costilla, y el posterior en la segunda costilla.

Por su inserción en estas dos primeras costillas son inspiradores accesorios y participan en caso de una inspiración profunda.

También pueden realizar inflexión lateral del cuello (el cuello se inclina hacia un lado en el plano frontal) por acción unilateral o flexión del cuello (el cuello se inclina hacia adelante en el plano sagital) por acción bilateral.

Entre los escalenos anterior y medio existe un espacio llamado surco interescaleno por donde pasan hacia el miembro superior los ramos ventrales y troncos del plexo braquial y la arteria subclavia. Estas estructuras pueden sufrir compresión en este surco lo cual hace parte del "síndrome del desfiladero toracocervicoaxilar"



Plexo cervical



Plexo cervical ubicado en el cuello


Los nervios cervicales son ocho. El primero emerge entre el cráneo y el atlas. Los nervios 2 a 7 lo hacen por encima de la vértebra a la cual corresponden en número y el octavo pasa entre las vértebras C8 y T1.

Los ramos ventrales de los nervios cervicales 1 a 5 se unen por delante de los procesos transversos de las cuatro primeras vértebras cervicales, por detrás del ECM, formando tres ansas que constituyen el plexo cervical.

De este plexo emergen ramos cutáneos que inervan la piel del cuello, de la región parotidomasetérica, de la parte inferior de la aurícula y posterior del escalpo y la piel del primer espacio intercostal y de la parte superior del hombro.

Los ramos del plexo cervical son el ansa cervical, que recibe de los nervios C1, C2 y C3 e inerva la mayoría de los músculos infrahioideos (esternohioideo, esternotiroideo y omohioideo) y el nervio frénico que se forma principalmente de C4 pero recibe también de los nervios C3 y C5.

Este nervio desciende en el cuello por delante del escaleno anterior, atraviesa la cavidad torácica entre el pericardio y la pleura y llega hasta el diafragma al cual inerva.

En caso de irritación del nervio frénico se presenta hipo y por su sección o lesión, parálisis del hemidiafragma con la consiguiente dificultad respiratoria o disnea.

BIBLIOGRAFÍA SOBRE LA ANATOMÍA DEL CUELLO:

1. Anatomía humana General. Michel Latarjet / Alfredo Ruiz Liard / Eduardo Pró.

2. Principios de anatomía y Fisiología. Tórtora y Derrickson 11va edición.

3. La Tarjet Ruiz Liard. Anatomía Humana. 4ta Edición. Tomo 1. Editorial Médica Panamericana. Generalidades XIII-XV.

Características tejido muscular esquelético, cardíaco y liso

Tipos de tejido muscular en humanos

El tejido muscular tiene como característica particular la capacidad de contraerse y, según la apariencia de su citoplasma, se clasifica en liso o estriado, dependiendo de la presencia o no dentro de éste de estrías claras y oscuras que se alternan entre sí; el tejido muscular estriado, a su vez, se clasifica en esquelético o cardíaco.

Sobre los tejidos musculares liso y cardíaco se ejerce un control involuntario, a cargo del sistema nervioso autónomo y sobre el tejido muscular esquelético se ejerce un control voluntario, a cargo del sistema nervioso somático.

Por la forma alargada de sus células o miocitos, éstas reciben el nombre de fibras musculares. La membrana citoplasmática de la fibra muscular se denomina sarcolema y su citoplasma sarcoplasma.




Tejido muscular esquelético


La fibra muscular esquelética cumple funciones de movimiento corporal, conservación de la postura y producción de calor como resultado del trabajo que se realiza. Tiene varias características:

- Irritabilidad: capacidad para responder a un estímulo.

- Conductividad: facultad para transmitir o propagar impulsos eléctricos.

- Contractibilidad: capacidad para acortarse y engrosarse.

- Extensibilidad: capacidad para aumentar su longitud.

- Elasticidad: capacidad para recuperar la longitud inicial una vez haya desaparecido la fuerza de estiramiento.

Para que el movimiento se produzca se requiere del funcionamiento integral de los huesos, las articulaciones y los músculos esqueléticos.




Existen varios tipos de movimientos. Unos implican el desplazamiento corporal como el caminar y correr. Otros están limitados a una o más partes del cuerpo como el tomar un objeto con los dedos o mover la cabeza.

Existen, además, los movimientos postulares como el estar de pies y sentados, que requieren de la contracción permanente y medida de ciertos grupos musculares.

El músculo esquelético es el que está insertado en los huesos y está constituido por miles de células alargadas y cilíndricas, que pueden medir hasta 7,5 cm de longitud y su diámetro puede variar de 10 a 100 micras.

Las células musculares esqueléticas son multinucleadas y sus núcleos ocupan una posición periférica dentro de la célula.

El sarcolema se mete o invagina en la célula en determinados sitios y forma una especia de canales que mantienen comunicación con el ambiente extracelular. Estas invaginaciones son perpendiculares a la superficie celular por lo que se les denomina túbulos T.

A cada lado de un canal de éstos y en continuidad con él se ubican cisternas o vesículas del retículo sarcoplásmico liso que contienen iones de calcio necesarios para la contracción muscular.

Al conjunto de tres estructuras, formado por el túbulo T y las dos cisternas del retículo sarcoplásmico, se le conoce como triada muscular.



Cada fibra muscular contiene en su interior un gran número de estructuras filamentosas de aproximadamente 1 micra de diámetro.

Estas son las miofibrillas las cuales, a su vez, están constituidas por proteínas en un arreglo muy exacto y que se denominan miofilamentos.

Es el arreglo de estos últimos el que le da el aspecto estriado a la fibra muscular. La proteína que forma los filamentos gruesos es la miosina y la que principalmente forma los filamentos delgados es la actina.

El sarcómero es la unidad funcional o contráctil de la fibra muscular estriada y responsable de la forma como se disponen entre sí los filamento de actina y los de miosina.

En el sarcómero aparecen unas bandas o estrías claras (isótropas o de refracción simple) que se alternan con otras oscuras (anisótropas o de doble refrigerancia). A las estrías claras se les denomina estrías I, que están formadas por filamentos delgados y existen dos por cada sarcómero.

A las estrías oscuras se les denomina estrías A, que están constituidas por filamentos gruesos o delgados y existe una en cada sarcómero.

A la línea oscura que aparece en ambos extremos del sarcómero, en la unión de un sarcómero con otro debido a la fusión de dos estrías I vecinas, se le denomina línea Z o telofragma.

Mecanismo de la contracción muscular (explicación fisiológica)



Para que un músculo esquelético se contraiga se requiere de:

1. Un estímulo que proviene del nervio motor, el cual con su axón se encarga de inervar a la fibra muscular.

2. Iones de calcio que son liberados de las cisternas del retículo sarcoplásmico.

3. Actina y miosina que interactúan formando enlaces químicos entre si.

4. Energía en forma de ATP (Adenosín trifosfato), el cual al degradarse y liberar calor permite la formación de enlaces de actina-miosina.



El impulso eléctrico que viaja por el axón de la neurona motora hace que ésta libere un neurotransmisor llamado acetilcolina.

Éste es captado por receptores que existen en el sarcolema de la fibra muscular, lo cual hace que ésta se despolarice. EL impulso eléctrico viaja luego por todo el sarcolema, incluidos los túbulos T, cuya finalidad es aumentar la velocidad de propagación del estímulo.

Las cisternas del retículo sarcoplásmico aumentan su permeabilidad y permiten la salida del Ion bivalente de calcio (Ca++) que se pone en contacto con los filamentos de actina y les cambia su conformación molecular.

Al ocurrir esto, los filamentos de miosina se ponen en contacto con los de actina y se forma un compuesto de actinomiosina que hace que los filamentos de actina se deslicen sobre los de miosina, a la manera de un tren que se desliza sobre una carrilera.

El deslizamiento de los filamentos delgados de actina sobre los gruesos de miosina trae como resultado la disminución en longitud del sarcómero, con desaparición de las dos estrías I.

La longitud de la estría A no se modifica con el acortamiento del sarcómero. Este cambio de longitud del sarcómero es el responsable de la contracción muscular.

Una vez cesa el estímulo, el ion de calcio retorna al retículo sarcoplásmico, desaparecen los enlaces de actina-miosina, el sarcómero recobra su longitud inicial y el músculo se relaja.



Tejido muscular cardíaco


El tejido muscular cardíaco

La fibra muscular cardíaca presenta estrías en su citoplasma similares a la del músculo esquelético, debido a que los miofilamentos tienen el mismo arreglo. Las fibras son casi cuadrangulares y se disponen entre si a la manera de una red.

La fibra cardíaca es uninucleada y el núcleo ocupa una posición central dentro de la célula.

Las fibras se unen por sus extremos mediante especializaciones del sarcolema llamadas discos intercalares, las cuales permiten que los impulsos eléctricos se propaguen de una fibra a otra con facilidad y rapidez.

A diferencia de la fibra muscular esquelética, la fibra cardíaca no requiere de un estímulo nervioso para contraerse, es decir, lo hace en forma autónoma.

En medio de las fibras musculares cardíacas que se contraen existen otras llamadas miocitos conducentes, especializadas no en contraerse sino en generar impulsos eléctricos que tienen como finalidad coordinar o sincronizar la contracción de las fibras cardíacas.



Tejido muscular liso o no estriado



Este tejido, por encontrarse en las paredes de las vísceras, se denomina también Tejido visceral.

La célula es alargada o fusiforme y constituye la parte contráctil de los tractos que presenta el cuerpo; también se encuentra en las paredes de los vasos sanguíneos y en la de los vasos linfáticos de mayor calibre.

Las fibras musculares lisas pueden presentarse aisladas en medio del tejido conectivo o formando capas o estratos donde las células siguen una misma dirección, generalmente en estrato circular interno y otro longitudinal externo.

La fibra muscular lisa es uninucleada y el núcleo ocupa una posición central dentro de la célula. El tejido muscular liso se encuentra en las paredes de los tractos digestivo, respiratorio, urinario y reproductor.