Terminología médica: sistema tegumentario (piel)

Terminología médica del sistema tegumentario o piel. Anatomía de la piel. Laceración, callo, llaga, abrasión, ampolla, heloma, dermatitis, eccema, Hemangioma, prurito, pápula, pie de atleta, tópico, quiste, habón, verruga, queratosis.

Sistema tegumentario: términos médicos


Abrasión: mecanismo de roce o fricción de la piel.

Ampolla: colección de líquido entre la epidermis y la dermis por una fricción intensa pero de corta duración. El término bulla hace referencia a una ampolla de grandes dimensiones.

Clavo o heloma: engrosamiento crónico doloroso del estrato córneo de la epidermis, principalmente entre los dedos de los pies y sobre las articulaciones, causados generalmente por fricción o presión. Los clavos pueden ser duros o blandos según su localización. Los primeros suelen hallarse sobre las articulaciones de los dedos de los pies, y los blandos, entre el cuarto y quinto dedo.

Comedón: acumulación de material sebáceo y de células muertas en el folículo piloso y en el conducto excretor de las glándulas sebáceas. Aparece comúnmente en la cara, el pecho y la espalda y es más frecuente durante la adolescencia. También se lo llama espinilla.

Dermatitis por congelación: destrucción local de la piel y el tejido subcutáneo en superficies expuestas al frío extremo. En casos leves, la piel está azul y tumefacta y es ligeramente dolorosa. En casos severos hay inflamación considerable, hemorragias y formación de ampollas, pero no hay dolor. Si no se trata se puede desarrollar gangrena. El tratamiento es el recalentamiento rápido o de la zona.

Sistema tegumentario piel

Dermatitis por contacto: inflamación de la piel, caracterizada por enrojecimiento, priorito y tumefacción, causada por la exposición a agentes químicos que producen una reacción alérgica, como la toxina de la hiedra venenosa.

Eccema: inflamación superficial de la piel caracterizada por enrojecimiento, prurito y sequedad y por la aparición de placas vesiculosas. La mayoría de las veces afecta la piel de los pliegues de las muñecas, detrás de las rodillas y en la parte anterior de los hombros. Típicamente comienza en la infancia y en muchos niños el cuadro es persistente. Sus causas se desconocen, pero está ligado a la herencia y los procesos alérgicos.

Hemangioma: tumor localizado en la piel y el tejido subcutáneo como resultado del aumento anormal de los vasos sanguíneos. Un tipo de hemangioma, llamado mancha de vino Oporto, es una lesión plana, rosada, roja o púrpura que generalmente aparece en la nuca y está presente en el momento del nacimiento.

Llaga: lesión, generalmente en la mucosa yugal, causada por el virus del herpes simples (HSV) tipo 1, transmitido por vía oral o respiratoria. El virus permanece latente hasta que se activa por factores como la luz ultravioleta, cambios hormonales y estrés emocional. También se lo denomina ampolla febril.

Callo: área de la piel dura y engrosada que generalmente se ve en las palmas y plantas y que se debe a presión y fricción persistentes.

Laceración: desgarro irregular de la piel.

Pápula: elevación redondeada y pequeña de la piel, de menos de 1 cm de diámetro. Un ejemplo son los granos.

Pie de atleta: infección fúngica superficial de la piel del pie.

Prurito: comezón, uno de los trastornos dermatológicos más comunes. Puede ser causado por afecciones cutáneas (infecciones), enfermedades sistémicas (cáncer, insuficiencia renal), factores psicológicos (estrés emocional) o reacciones alérgicas.

Queratosis: formación de un crecimiento duro de tejido epidérmico, como la queratosis solar, una lesión premaligna de la piel, de la cara y las manos expuestas al sol.

Quiste: saco con pared diferenciada de tejido conectivo que contiene líquido u otro material.

Tópico: con referencia a un medicamento, indica que es aplicado sobre la piel en vez de ser inyectado o ingerido.

Roncha o habón: elevación rojiza de la piel, que normalmente produce picazón. La mayoría de la veces es causada por infección, traumas, medicamentos, estrés emocional, aditivos alimentarios y ciertas alergias a algunos medicamentos.

Verruga: masa que se forma por el crecimiento descrontolado de las células epiteliales de la piel, causada por el papilomavirus. La mayoría de las verrugas no son cancerosas.

Desarrollo del sistema tegumentario y envejecimiento de la piel

¿Cómo se da el desarrollo de la piel en el cuerpo humano y cómo ésta envejece? El objetivo de este artículo es describir el desarrollo de la epidermis, sus estructuras y la dermis. También se tratará el envejecimiento y el sistema tegumentario. La epidermis deriva del ectodermo, que reviste la superficie del embrión. Inicialmente, alrededor de 4 semanas después de la fecundación, la epidermis está formada por una capa única de células ectodérmicas. Al comienzo de la séptima semana esa capa única de células, llamada capa basal, se divide y forma una capa superficial protectora de células aplanadas denominada peridermo.

Las células peridérmicas se desprenden continuamente y en el quinto mes de gestación las secreciones de las glándulas sebáceas se mezclan con aquellas y con el pelo para formar una sustancia untuosa, que recibe el nombre de vérnix caseosa o unto sebáceo. Esta sustancia cubre y protege la piel y el pelo de la constante exposición al líquido amniótico que baña al embrión. Además, el vérnix caseosa facilita el parto porque es de naturaleza resbaladiza y protege a la piel de ser dañada por las uñas.

Alrededor de la onceava semana la capa basal da lugar a una capa intermedia de células. La proliferación de células de la capa basal origina todas las capas de la epidermis presentes en el momento del nacimiento. Los pliegues epidérmicos se forman junto con la capa de la epidermis. Aproximadamente a las 11 semanas, células del ectodermo migran hacia la dermis y se diferencian en melanoblastos.

Las crestas neurales desarrollan los nervios craneales y espinales, entre otras estructuras del tejido nervioso. Estas células entran pronto en la epidermis y se diferencian en melanocitos. Más adelante, en el primer trimestre del embarazo, las células de Langerhans, que derivan de la médula ósea roja, invaden la epidermis. Las células de Merkel aparecen en la epidermis entre el cuarto y el sexto mes; se desconoce su origen.

La dermis deriva del mesodermo, localizado por debajo del extodermo superficial. El mesodermo da origen a un tejido conectivo lazo embrionario llamado mesénquima.

A las 11 semanas las células mesenquimatosas se diferencian en fibroblastos y empiezan a producir fibras elásticas y colágenas. Mientras se forman los pliegues epidérmicos, parte de la dermis superficial se proyecta hacia la epidermis y da origen a la dermis papilar, la cual contiene asas capilares, corpúsculos del tacto y terminales nerviosos libres.

Los folículos pilosos se desarrollan entre las 9 y las 11 semanas como proyecciones descendentes de la capa basal de la epidermis hacia la dermis profunda, los brotes pilosos. A medida que éstos penetran más profundamente en la dermis, su extremo distal toma forma de basta y recibe el nombre de bulbo piloso.

Las invaginaciones del bulbo piloso, llamadas papila del pelo, se llenan de mesodermo en el cual se desarrollan vasos sanguíneos y terminales nerviosos. Las células del centro del bulbo piloso dan origen a la matriz de la cual surge el pelo, y las células de la perifieria del bulbo piloso constituyen la vaina radicular epitelial.

El mesénquima de la dermis circundante da lugar a la vaina radicular dérmica y al músculo erector del pelo. A los 5 meses, los folículos pilosos producen lanugo (pelo fetal fino). Aparece primero en la cabeza y luego en otras partes del cuerpo y generalmente se desprende antes del nacimiento.

La mayoría de las glándulas sebáceas se desarrollan como brotes que emergen de los lados del folículo piloso alrededor del cuarto mes y se mantienen conectados a éste. La mayoría de las glándulas sudoríparas derivan de proyecciones descendentes (brotes) del estrato basal de la epidermis hacia la dermis. Al penetrar en la dermis, la porción proximal de los brotes forma el conducto de las glándulas sudoríparas y la porción distal se enrolla y da paso a la porción secretora de la glándulas. Las glándulas aparecen alrededor del quinto mes en las palmas de las manos y las plantas de los pies y un poco más adelante en otras regiones.

Las uñas se desarrollan alrededor de las 10 semanas. Al principio consisten en una gruesa capa de epitelio, el lecho ungueal primario. La uña propiamente dicha es epitelio queratinizado y crece alejándose de la base. Solo a los 9 meses alcanza el extremo de los dedos.

Sistema tegumentario y envejecimiento



En esa parte se describirán los efectos del envejecimiento en el sistema tegumentario.

Los efectos del envejecimiento de la piel no se manifiestan hasta pasados los 40 años de edad. La mayoría de los cambios relacionados con la edad se producen en la dermis. Las fibras colágenas de la dermis empiezan a disminuir en número, se vuelven más rígidas, se rompen y se desorganizan en una estructura amorfa. Las fibras elásticas pierden algo de su elasticidad, se engrosan formando haces y se deshilachan, proceso muy acelerado en la piel de los fumadores. Los fibroblastos, que producen tanto fibras colágenas como elásticas, disminuyen en número. Como resultado, se forman en la piel las características grietas y surcos conocidos como arrugas.

Sistema tegumentario piel ectodermo paridermo

Con el envejecimiento progresivo, se reduce el número de células de Langerhans y los macrófagos pierden sus propiedades fagocíticas, lo cual causa una disminución de la respuesta inmunitaria de la piel. Además, la reducción del tamaño de las glándulas sebáceas lleva a una piel seca y quebradiza, más susceptible a las infecciones. La producción de sudor disminuye, lo cual probablemente contribuye a que los ancianos sufran más de calor. Hay una disminución en el número de melanocitos funcionales, que da como resultado el color gris del pelo y la falta de pigmentación atípica de la piel. El incremento del tamaño del algunos melanocitos produce manchas pigmentadas (manchas seniles).

La pared de los vasos sanguíneos de la dermis se vuelve más gruesa y menos permeables y se pierde el tejido adiposo subcutáneo. La piel vieja (especialmente la dermis) es más fina que la piel joven, y la migración de células desde el estrato basal hacia la superficie epidérmica disminuye considerablemente. Con el comienzo de la vejez, la piel cicatriza mal y se vuelve más susceptible a enfermedades como el cáncer y a las úlceras de decúbito. La rosácea es una inflamación de la piel que afecta principalmente a adultos de piel blanca entre los 30 y 60 años de edad. Se caracteriza por enrojecimiento, pequeñas pápulas y vasos sanguíneos visibles, por lo general en la región central de la cara.

Sistema tegumentario piel pliegue epidérmico

Sistema tegumentario piel glándula sudorípara

El crecimiento de pelos y uñas disminuye durante la segunda y tercera década de la vida. Las uñas también pueden volverse más quebradizas con la edad, en general por deshidratación o el uso repetido de removedor de cutícula o de esmaltes.

Sistema tegumentario piel tallo piloso

Se dispone de muchos tratamientos cosméticos para disminuir los efectos del envejecimiento o las lesiones causadas por el sol, como productos tópicos que blanquean la piel para atenuar las manchas e imperfecciones (hidroquinona) o reducen las arrugas finas y las asperezas (ácido retinoico); la microdermoabrasión que consiste en el empleo de pequeños cristales bajo presión para desprender las células superficiales de la piel con el fn de recuperar su textura y reducir las manchas; la exfoliación química (peeling), que es la aplicación de un ácido débil (como el ácido glicólico) en la piel para eliminar las células superficiales, restablecer su textura y reducir las manchas.

La exfoliación con láser elimina los vasos sanguíneos cercanos a la superficie de la piel, disimula las manchas e imperfecciones y reduce las arrugas finas; el relleno dérmico que es la inyección de colágeno bovino, ácido hialurónico o calcio en forma de hidroxiapatita, que rellena la piel para eliminar las arrugas y cubrir los surcos, como los que se forman alrededor de la nariz, la boca y en el entrecejo; el trasplante de grasa, en el cual la grasa de una parte del cuerpo se inyecta en otra región como alrededor de los ojos.

La toxina botulínica o Botox, que es una forma diluida de la toxina que causa intoxicación alimentaria y que se inyecta en la piel para paralizar los músculos que causan arrugas; el estiramiento facial no quirúrgico por radiofrecuencia, que se basa en el uso de emisiones de frecuencias de radio para estirar la piel del mentón, el cuello, las cejas y los párpados; y el estiramiento facial, de las cejas o del cuello por métodos quirúrgicos invasivos, en los cuales se extrae la grasa y la piel laxa y se tensan los músculos y el tejido conectivo subyacente.

Daño solar, pantallas y bloqueadores



Si bien es agradable tostarse bajo el cálido sol, ésta no es una práctica saludable. Hay dos tipos de radiación ultravioleta que afectan la salud de la piel. Los rayos ultravioletas A, de longitud de onda larga, constituyen alrededor del 95% de la radiación ultravioleta que alcanza la superficie terrestre. Los rayos UVA no son absorbidos por la capa de ozono. Penetran profundamente en la piel, donde son absorbidos por los melanocitos, por lo cual intervienen en el bronceado.

Los rayos ultravioletas B, de corta longitud de onda, son parcialmente absorbidos por la capa de ozono y no penetran a tanta profundidad en la piel como los rayos UVA. Los rayos UVB causan las quemaduras solares, y de ellos depende la mayor parte del daño tisular (producción de radicales libres que rompen el colágeno y fibras elásticas) que resultan en arrugas, envejecimiento de la piel y desarrollo de cataratas. Se piensa que tanto los rayos UVA como los UVB ocasionan cáncer cutáneo. La sobreexposición a largo plazo a la luz solar da lugar a la dilatación de los vasos sanguíneos, manchas seniles, pecas y cambios en la textura de la piel.

La exposición a la radiación ultravioleta (luz solar natural o luz artificial) puede también producir fotosensibilidad, una reacción exacerbada de la piel después del consumo de ciertos medicamentos o el contacto con algunas sustancias. La fotosensibilidad se caracteriza por enrojecimiento, prurito, formación de ampollas, desprendimiento de la piel, urticaria y hasta shock.

Entre los medicamentos o sustancias que pueden provocar reacciones de fotosensibilidad se hallan ciertos antibióticos (tetraciclinas), drogas antiinflamatorias no esteroideas (ibuprofeno o naproxeno), ciertos suplementos de hierbas (hierba de San Juan), algunas píldoras anticonceptivas, algunos fármacos antihipertensivos y ciertos endulcorantes artificiales, perfumes, lociones para después de afeitarse, detergentes y cosméticos medicinales.

Las lociones de autobronceado (bronceadores sin sol) son sustancias de aplicación tópica que contienen un colorante (dihidroxiacetona), que al interactuar con proteínas de la piel le otorgan el aspecto bronceado.

Los bloqueadores solares son preparados de aplicación tópica que contienen sutancias como el óxido de cinc que reflejan y dispersan tantos lo rayos UVA como los UVB.

Las pantallas y los bloqueadores solares están graduados de acuerdo con una escala de factor de protección solar (FPS), la cual mide el nivel de protección que supuestamente proveen contra los rayos UV. Mientras más alto sea el número en la escala, presuntamente mayor será el grado de protección. Como una medida de precaución, quienes prevén estar largo tiempo bajo el sol deben usar una pantalla o un cloqueador solar con un FPS de 15 o mayor. A pesar de que las pantallas protegen de las quemaduras solares, hay controversia acerca de si otorgan o no protección contra el cáncer de piel. En realidad algunos estudios sugieren que incrementan la incidencia de cáncer de piel por el hecho de que brindan una sensación falsa de protección.

Contribución del sistema tegumentario a la homeostasis



PARA TODOS LOS APARATOS ORGÁNICOS. La piel y el pelo constituyen barreras que protegen a toso los órganos de agentes nocivos del ambiente externo; las glándulas sudoríparas y los vasos sanguíneos de la piel regulan la temperatura corporal, necesaria para el funcionamiento apropiado de otros sistemas.

SISTEMA ESQUELÉTICO. En la piel se activa la vitamina D, necesaria para la absorción adecuada de calcio y el fósforo de la dieta que intervienen en la formación y mantenimiento de los huesos.

SISTEMA MUSCULAR. La piel contribuye a aporte de iones de calcio necesarios para la contracción muscular.

SISTEMA NERVIOSO. Los terminales nerviosos en la piel y el tejido subcutáneo conducen a las sensaciones táctiles, de presión, térmicas y de dolor hacia el cerebro.

SISTEMA ENDOCRINO. Los queratinocitos ayudan a convertir la vitamina D en calcitriol, hormona que participa en la absorción de calcio y fósforo en la dieta.

APARATO CARDIOVASCULAR. Cambios químicos locales en la dermis causan dilatación o contracción de los vasos sanguíneos de la piel, la cual permite la regulación del flujo sanguíneo.

SISTEMA LINFÁTICO E INMUNITARIO. La piel es la "primera línea de defensa" en la inmunidad, ya que presenta barreras mecánicas y secreciones químicas que dificultan la penetración y el crecimiento de microorganismos; las células de Langerhans en la epidermis participan en la respuesta inmune reconociendo y procesando antígenos extraños. Los macrófagos de la dermis fagocitan microorganismos que atraviesan la superficie de la piel.

APARATO RESPIRATORIO. El pelo de la nariz filtra las partículas de polvo inhaladas en el aire; la estimulación de terminaciones nerviosas de dolor en la piel puede alterar la frecuencia respiratoria.

APARATO DIGESTIVO. La piel permite activar a la vitamina D en la hormona calcitriol, que promueve la absorción de calcio y fósforo de la dieta en el intestino delgado.

APARTO URINARIO. Las células del riñón reciben la vitamina D parcialmente activada de la piel y la convierten en calcitriool; algunos productos metabólicos se excretan del organismo a través de la piel con el sudor, lo cual complementa la excreción por el aparato urinario.

APARATO REPRODUCTOR. Los terminales nerviosos en la piel y el tejido subcutáneo responden a estímulos eróticos y contribuyen por lo tanto al placer sexual; la succión de la mama por el lactante estimula terminales nerviosos en la piel y lleva a la eyección de leche; las glándulas mamarias son glándulas sudoríparas modificadas que secretan la leche; la piel se distiende durante el embarazo a medida que el feto crece.

Homeostasis: curación de las heridas cutáneas

¿Cómo se curan las heridas cutáneas (heridas de la piel) para contribuir al mantenimiento de la homeostasis? Este artículo tiene objetivo explicar cómo curan las heridas epidérmicas y las heridas profundas. O de manera simple: ¿cómo se curan las heridas de la piel desde un punto de vista anatómico y fisiológico? Aprende todo lo que tiene que ver sobre las heridas sobre la piel causadas por quemaduras, traumas o cortes con aparatos filosos, y cómo nuestro organismo a nivel fisiológico actúa para reparar este importante tejido.

El daño de la piel activa una secuencia de procesos de reparación que la llevan a recuperar su estructura y su función normales (o cercanas de la normalidad). Se pueden verificar dos tipos de procesos de curación de las heridas, lo cual depende de la profundidad de ésta. La curación de las heridas epidérmicas se produce cuando las lesiones afectan solamente a la epidermis; la curación de las heridas profundas se produce cuando las heridas penetran la dermis.

Curación de las heridas epidérmicas



Aun cuando la porción central de una herida epidérmica pueda extenderse hasta la dermis, los bordes de la herida suelen entrañar un pequeño daño a las células epidérmicas superficiales. Los tipos comunes de heridas epidérmicas son las abrasiones, en las que una porción de piel se elimina por fricción, y las quemaduras menores.

En respuesta a una lesión epidérmica, las células basales de la epidermis que rodean a la herida pierden contacto con las membrana basal. Las células luego se agrandan a través de la herida. Estás células parecen migrar como una lámina hasta que se encuentran con las células que avanzan desde el lado opuesto de la herida.

Cuando las células epidérmicas se reúnen, detienen su migración como consecuencia de una respuesta celular llamada inhibición por contacto. La migración de las células epidérmicas se detiene por completo cuando cada célula finalmente queda en contacto con otras células epidérmicas en todo su alrededor.

Piel epidermis curación de heridas cutáneas

Mientras las células basales epidérmicas migran, una hormona llamada factor de crecimiento epidérmico estimula a las células madre basales a dividirse y reemplazar a aquellas que migraron hacia el centro de la herida. Las células basales epidérmicas reubicadas se dividen para construir estratos nuevos y engrosan la epidermis nueva.

Curación de heridas profundas en la piel



La curación de heridas profundas se produce cuando la lesión se extiende hasta la dermis y el tejido subcutáneo. Puesto que se deben reparar múltiples capas de tejido, el proceso de curación es más complejo que el de la curación de heridas epidérmicas.

Además, como se forma tejido cicatrizal, el tejido curado pierde algunas de sus funciones normales. La curación de heridas profundas tiene cuatro fases: inflamatoria, migratoria, proliferativa y madurativa.

Piel epidermis curación de heridas cutáneas

Durante la fase inflamatoria se forma un coágulo sanguíneo sobre la herida que une laxamente sus bordes. Como su nombre lo indica, esta fase de la curación de heridas profundas involucra la inflamación, una respuesta vascular y celular que ayuda a eliminar microorganismos, materiales extraños y tejido muerto como preparación para la reparación.

La vasodilatación y la permeabilidad aumentada de los vasos asociados con la inflamación estimulan la llegada de otras células, como los glóbulos blancos fagocíticos llamados neutrófilos; monocitos que se diferencian en macrófagos y fagocitan microbios, y células mesenquimatosas, que se diferencian en fibroblastos.

Las tres fases que siguen son las que hacen el trabajo de reparación de la herida. En la fase migratoria, el coágulo se convierte en una escara o costra y las células epiteliales migran por debajo de ésta ara cubrir la herida.

Los fibroblastos migran a lo largo de haces de fibrina y empiezan a sintetizar tejido de cicatrización (fibras colágenas y glucoproteínas) y los vasos sanguíneos comienzan a desarrollarse nuevamente. Durante esta fase el tejido que llena la herida se denomina tejido de granulación.

La fase proliferativa se caracteriza por el crecimiento extenso de células epiteliales debajo de la costra, el depósito al azar de fibras colágenas por los fibroblastos y le desarrollo continuo de vasos sanguíneos. Finalmente, durante la fase de maduración la escara se deprende una vez que la epidermis recuperó su espesor normal. Las fibras colágenas se vuelven más organizadas, disminuye el número de los fibroblastos y los vasos sanguíneos recuperan la normalidad.

El proceso de formación de tejido cicatrizal se denomina fibrosis. En algunas ocasiones se forma tanto tejido cicatrizal durante la curación de heridas profundas que ello da lugar a una cicatriz sobreelevada, es decir por encima de la superficie normal de la epidermis. Si esta cicatriz se mantiene dentro de los límites de la herida original, se trata de una cicatriz hipertrófica.

Si se extiende más allá de los límites hacia el tejido normal circundante, se constituye un queloide. El tejido de cicatrización difiere de la piel normal en que las fibras colágenas están organizadas más densamente, su elasticidad es menor, tiene menos vasos sanguíneos, y puede contener o no las misma cantidad de pelo, glándulas o estructuras sensitivas que la pie indemne.

A causa de la organización de las fibras colágenas y la cicatrización de vasos sanguíneos, las cicatrices tienen un color más claro que la piel normal.

Funciones de la piel

Características generales y funciones de la piel. En este artículo se pretende describir cómo contribuye la piel a la regulación de la temperatura corporal, el almacenamiento de sangre, la protección, las sensaciones, la excreción y absorción, y la síntesis de vitamina D. También se mencionará cómo es la aplicación de fármacos a través de la dermis (piel) y también la ya mencionada y muy importante síntesis de vitamina D gracias a los rayos del sol recibidos por medio de este importante tejido.

Termorregulación


La piel contribuye a la termorregulación, regulación homeostática de la temperatura corporal, mediante dos mecanismos: por liberación de sudor en su superficie y por regulación del flujo sanguíneo en la dermis. En respuesta a altas temperaturas o al calor producido por el ejercicio, aumenta la producción de sudor y su evaporación desde la superficie de la piel, ayuda de esta forma a disminuir la temperatura corporal.

Además, los vasos sanguíneos de la dermis se dilatan; en consecuencia, más sangre fluye por la dermis, lo cual incrementa la pérdida de calor del organismo. En respuesta a temperaturas ambientales bajas, la producción de sudor disminuye y esto ayuda a conservar el calor. Además, se contraen los vasos sanguíneos de la dermis (disminuyendo de calibre), el flujo sanguíneo que atraviesa la piel se reduce y la pérdida de calor del organismo se atenúa.

Reservorio de sangre


La dermis alberga una extensa red de vasos sanguíneos que transportan del 8 al 10% del total del flujo sanguíneo de un adulto en reposo. Por tal razón, la piel actúa como un reservorio de sangre.

Protección



La piel provee protección al cuerpo de muchas maneras. La queratina protege a los tejidos subyacentes de gérmenes, abrasiones, calor y agentes químicos, y los queratinocitos estrechamente unidos resisten la invasión de microorganismos.

Los lípidos liberados por los gránulos laminares retardan la evaporación de agua desde la superficie de la piel y, por lo tanto, evitan la deshidratación; también disminuyen la entrada de agua a través de la superficie de la piel durante las duchas y la natación. El sebo oleoso de las glándulas sebáceas evita la deshidratación de la piel y el pelo y contiene agentes químicos bactericidas que eliminan las bacterias de la superficie.



El pH ácido de la transpiración retarda el crecimiento de algunas bacterias. El pigmento melanina ayuda a proteger al organismo de los efectos nocivos de la luz UV. Dos tipos de células llevan a cabo funciones protectoras de naturaleza inmunológica. Las células epidérmicas de Langerhans alertan al sistema inmunitario de la presencia de invasores microbianos potencialmente dañinos, reconociéndolos y procesándolos; los macrófagos de la dermis fagocitan virus y bacterias que se las ingenian para evitar a las células de Langerhans de la epidermis.

Sensibilidad cutánea



La sensibilidad cutánea se origina en la piel y comprende sensaciones de tacto, presión, vibración y cosquilleo, así como también sensaciones térmicas como calor y frío. Otra sensación cutánea, el dolor, es generalmente un indicador de daño tisular inminente o actual. Hay una ampla variedad de terminales nerviosos y receptores distribuidos por la piel, como los discos táctiles de la epidermis, los corpúsculos del tacto en la dermis y los plexos de la raíz pilosa alrededor de cada folículo piloso.

Excreción y absorción



La piel normalmente cumple cierto papel en la excreción, eliminación de sustancias del organismo, y la absorción, el paso de sustancias del medio externo a las células. A pesar de la impermeabilidad al agua del estrato córneo, alrededor de 400 mL de agua se evaporan a través de ella diariamente.

Una persona sedentaria pierde 200 mL adicionales por día como sudor; una persona físicamente activa pierde mucho más. Además de eliminar agua y calor del organismo, el sudor también es vehículo de excreción de pequeñas cantidades de sales, de dióxido de carbono y de dos moléculas orgánicas que resultan del metabolismo de las proteínas, el amoniaco y la urea.

La absorción de sustancias solubles en agua a través de la piel es insignificante, pero ciertas sustancias liposolubles atraviesan la piel, como las vitaminas A, D, E y K, ciertos fármacos y los gases de oxígeno y dióxido de carbono. Las sustancias tóxicas que pueden absorberse a través de la piel son los solventes orgánicos como la acetona (presente en quitaesmaltes para uñas) y el tetracloruro de carbono (producto para limpieza en seco), las sales de metales pesados como el plomo, el mercurio y el arsénico, y los principios tóxicos de la hiedra venenosa y el roble venenoso.

Dado que los esteroides tópicos (aplicados sobre la piel) como la cortisona son liposolubles, se desplazan con facilidad hasta la región papilar de la dermis. Allí ejercen sus propiedades antiinflamatorias mediante la inhibición de la producción de histamina por los mastocitos (recordando que la histamina contribuye a la inflamación).

Aplicación transdérmica de fármacos



El organismo absorbe la mayoría de los fármacos a través del aparato digestivo, aunque también pueden inyectarse en el tejido subcutáneo o en un músculo. Una vía alternativa, la administración transdérmica (transcutánea), permite que un fármaco contenido en un parche adhesivo aplicado en la piel atraviese la epidermis hasta los vasos sanguíneos de la dermis. La sustancia se libera en forma continua a una velocidad determinada por un período de uno o varios días. Este método es sobre todo útil en el caso de fármacos que se eliminan rápidamente, ya que de administrarse por otra vía, los intervalos entre las dosis deberías ser muy cortos.

YA que la principal barrera para la penetración de los fármacos es el estrato córneo, la absorción trandérmica es más acelerada en regiones de la piel donde esa capa es más fina, como el escroto, la cara y el cuero cabelludo. Un número cada vez mayor de fármacos está disponible para la administración transdérmica, como la nitroglicerina para la prevención de la angina de pecho (dolor en el pecho asociado a enfermedades cardíacas); la escopolamina para la cinetosis; el estradiol utilizado en la terapia de reposición hormonal durante la menopausia; la nicotina, usada como coadyuvante para erradicar el hábito de fumar; y el fentanilo, que se emplea para mitigar el dolor intenso en pacientes con cáncer.

Síntesis de vitamina D



La síntesis de vitamina D requiere la activación de un precursor en la piel por los rayos UV de la luz solar. La molécula activa luego se modifica por la acción de enzimas del hígado y los riñones y se produce finalmente calcitriol, una forma más activa de la vitamina D. El calcitriol es una hormona que participa en la absorción del calcio de los alimentos en el tubo digestivo.

ARTÍCULOS MUY RELACIONADOS:

- Estructura de la piel.

- Estructuras anexas de la piel.

Estructuras anexas de la piel (pelo, glándulas cutáneas y uñas)

Estructuras anexas de la piel. En este artículo se pretende comparar la estructura, anatomía, distribución y funciones del pelo, glándulas cutáneas y uñas. Las estructuras anexas o accesorias de la piel (pelo, glándulas cutáneas y uñas) se desarrollan a partir de la epidermis del embrión. Tiene muchas funciones importantes. Por ejemplo, el pelo y las uñas protegen al cuerpo, y las glándulas sudoríparas ayudan a regular la temperatura corporal.

El pelo



El pelo está presente en la mayor parte de la superficie corporal, excepto las palmas, la superficie palmar de los dedos, los talones y las plantas. En los adultos, se distribuye con mayor densidad en el cuero cabelludo, cejas, axilas (hueco axilar) y alrededor de los genitales externos. El grosor y el patrón de distribución están determinados en su mayor parte por influencias genéticas y hormonales.

A pesar de que la protección que ofrece es limitada, el cabello resguarda al cuero cabelludo de sufrir heridas y de los rayos solares y disminuye la pérdida de calor. Las pestañas y las cejas protegen a los ojos del ingreso de partículas extrañas, al igual que el pelo de las fosas nasales y el conducto auditivo externo. Los receptores del tacto (plexos de la raíz pilosa) asociados a los folículos pilosos se activan cada vez que un pelo se mueve, por más leve que sea este movimiento. Por lo tanto, el pelo también actúa captando el tacto suave.

Anatomía del pelo





Cada pelo está compuesto por columnas de células queratinizadas muertas que se mantienen juntas gracias a proteínas extracelulares. El tallo piloso es la porción del pelo que se proyecta sobre la superficie de la piel. La raíz es la parte profunda del pelo, que penetra dentro de la dermis y algunas veces hasta el tejido subcutáneo.

Tanto el tallo como la raíz constan de tres capas de células concéntricas: médula, corteza y cutícula. La médula, interna, que puede faltar en el pelo fino, está compuesta por dos o tres filas de células de forma irregular. La corteza, intermedia, forma la mayor parte del tallo piloso y está constituida por células alargadas.

La cutícula del pelo, la capa más externa, presenta una capa única de células delgadas aplanadas muy queratinizadas. Las células cuticulares sobre el tallo del pelo se disponen como las tejas de un techo con sus extremos libres dirigidos hacia la punta del cabello.

Rodeando a la raíz del pelo está el folículo piloso, formado por la vaina radicular externa y la vaina radicular interna, llamadas conjunto en vaina radicular epitelial. La vaina radicular externa es una continuación hacia abajo de la epidermis. La caina radicular interna se origina en la matriz y forma una vaina tubular de células epiteliales entre la vaina radicular externa y el pelo. La dermis densa que rodea al folículo piloso es la vaina radicular dérmica-

La base de cada folículo piloso es una estructura con aspecto de catáfila de cebolla llamada bulbo piloso. Alberga una indentación mamilar, la papila pilosa, en la cual se observa un tejido conectivo areolar y gran cantidad de vasos sanguíneos que irrigan al folículo piloso. El bulbo también contiene una capa de células germinativas llamada matriz.

Las células de la matriz son responsables del crecimiento del pelo existente y de la producción de pelos nuevos cuando se desprenden los viejos. Este proceso de reemplazo ocurre dentro del mismo folículo. Las células de la matriz dan origen así mismo a las células de la vaina radicular interna.

Eliminación del pelo



La sustancia que produce la caída del pelo se llama depilatoria. Ésta disuelve las proteínas del tallo piloso transformándolo en una masa gelatinosa que puede ser eliminada con facilidad. Como la raíz del pelo no es afectada, éste vuelve a crecer. En la electrólisis, se utiliza una corriente eléctrica para destruir la matriz del pelo de modo que no pueda crecer de nuevo. Se utiliza también el tratamiento con láser para remover el pelo.

Asociados con el pelo se hallan las glándulas sebáceas y un fino haz de células musculares lisas, que constituyen el músculo erector del pelo. Se extiende desde la dermis superficial hasta la vaina radicular dérmica alrededor del folículo piloso. En un posición normal, el pelo emerge en un ángulo aguda sobre la superficie de la piel. Durante el estrés fisiológico o emocional, como el frío o el miedo, los terminales nerviosos autónomos estimulan el músculo erector del pelo y determinan su contracción, lo cual lleva al talo piloso a una posición perpendicular a la superficie cutánea. Esto provoca la "piel de gallina", denominada así porque forma pequeñas elevaciones en torno del tallo piloso.

Alrededor de cada folículo piloso hay dendritas de neuronas sensibles al tacto y constituyen lo que se llama plexo de la raíz pilosa. Este plexo genera impulsos nerviosos si el tallo piloso se mueve.

Crecimiento del pelo



Cada folículo piloso atraviesa un ciclo que consiste en un período de crecimiento y un período de reposo. Durante el período de crecimiento, las células dela matriz se diferencian, se queratinizan y mueren. A medida que se agregan células a la base de la raíz del pelo, éste crece en longitud. En determinado momento, el crecimiento del pelo se detiene y comienza el período de reposo. Después del período de reposo se inicia un nuevo ciclo de crecimiento. La raíz del pelo viejo cae o es llevada hacia fuera del folículo piloso, y un nuevo pelo comienza a crecer en su lugar. El pelo del cuero cabello crece durante 2 a 6 años y reposa alrededor de 3 meses. En un momento dado, alrededor del 85% del cabello se encuentra en período de crecimiento. El pelo visible está muerto, pero las porciones de la raíz que se encuentra dentro del cuero cabelludo permanecen vivas hasta que ésta es desplazada hacia afuera del folículo por un pelo nuevo.

La pérdida normal de cabello en el adulto normal es de alrededor de 70 a 100 por día. Tanto la tasa de crecimiento como el ciclo de reemplazo pueden alterarse por factores como la edad, enfermedades, radioteraía, quimioterapia, herencia, sexo y estrés emocional intenso. Las dietas que llevan a una pérdida acelerada de peso por la restricción importante de nutrientes micro y macro como las proteínas, aumentan la pérdida de cabello. La tasa de recambio también aumenta durante los 3 a 4 meses que siguen al parto. La alopecia, que es la falta parcial o total del pelo, puede producirse por factores genéticos, el envejecimiento, trastornos endocrinos, quimioterapia o enfermedades de la piel.

Quimioterapia y pérdida del cabello



La quimioterapia es el tratamiento de enfermedades, por lo general el cáncer, mediante sustancias químicas o fármacos. Los agentes quimioterápicos interrumpen el ciclo vital de las células cancerosas de división rápida. Infortunadamente, también afectan a otras células de división rápida del organismo, como las de la matriz pilosa. Por tal razón, los pacientes bajo tratamiento quimioterápico sufre pérdida de cabello. Como el 15% de las células de la matriz del cuero cabelludo están en estado de reposo, no son afectadas por la quimioterapia. Una vez que la quimioterapia concluye, las células de la matriz pilosa reemplazan a los folículos perdidos y se reanuda el crecimiento del cabello.

Tipos de pelo



Los folículos pilosos se desarrollan entre las 9 y 12 semanas de gestación. Alrededor del quinto mes de desarrollo los folículos suelen producir pelos muy finos, no pigmentados, a los que se denomina lanugo (similar a lana), que cubren el cuerpo del feto. Este pelo se desprende antes del nacimiento, excepto en el cuero cabelludo, cejas y pestañas. Unos meses después del nacimiento, un pelo más grueso reemplaza lentamente a ese pelo caduco. Sobre el resto del cuerpo del lactante crece nuevo pelo corto y fino, conocido como vello y al que se llama comúnmente "piel de durazno". En respuesta a hormonas (andrógenos) secretadas durante la pubertad, se desarrolla pelo grueso y pigmentado, comúnmente enrulado, en la axila (hueco axilar) y en la región pubiana. En los varones este pelo también aparece en la cara y en otras partes del cuerpo. Esos pelos gruesos que se desarrollan en la pubertad, al igual que los de la cabeza, cejas y pestañas son muy pigmentados y se llaman pelos terminales. Alrededor del 95% del pelo corporal de un varón es pelo terminal (5% vello), mientras que en la mujer sólo el 35% del pelo corporal es terminal (65% vello).

Color del pelo



El color del pelo se debe principalmente a la cantidad y el tipo de melanina presente en sus células queratinizadas. La melanina se sintetiza en los melanocitos dispersos en la matriz del bulbo piloso y pasa a las células del a corteza y de la médula del pelo. El pelo de color oscuro contiene principalmente eumelanina; el pelo rubio y rojizo contiene variantes de la feomelanina. El pelo se torna gris por una declinación progresiva en la producción de melanina. El pelo blanco es el resultado de la ausencia total de melanina y la acumulación de burbujas de aire en el tallo.

El pelo y las hormonas



En la pubertad, cuando los testículos comienzan a secretar cantidades significantes de andrógenos (hormonas sexuales masculinas), los varones desarrollan el típico patrón de crecimiento del pelo, como la barba y el vello del pecho. En las mujeres, durante la pubertad los ovarios y las glándulas suprarrenales elaboran pequeñas cantidades de andrógenos, los cuales promueven el crecimiento del vello en las axilas y la región pubiana. En ocasiones, los tumores de las glándulas suprarrenales, los testículos o los ovarios generan cantidades excesivas de andrógenos, lo cual da lugar, tanto en niñas como en varones púberes, a hirsutismo, estado en el cual hay un exceso de pelo corporal.

Llamativamente, los andrógenos también deben estar presentes para que desarrollen la mayoría de las formas de la calvicie, alopecia androgénica o calvicie de patrón masculino. En individuos genéticamente predispuestos, los andrógenos pueden inhibir el crecimiento del cabello. En los hombres, la pérdida de cabello generalmente comienza con un retroceso de la línea de inserción, seguido de su caída en la región temporal y en la coronilla. Las mueres son más proclives al debilitamiento del pelo en la coronilla. El primer fármaco aprobado para estimular el crecimiento del cabello fue el minoxidil. Causa vasodilatación (expansión de los vasos sanguíneos), e incrementa por lo tanto la circulación. Aproximadamente en un tercio de las personas que lo usan, el minoxidil mejora el crecimiento del cabello por el agrandamiento de los folículos y la prolongación del ciclo de crecimiento. Sin embargo, para muchos el crecimiento del cabello es escaso. El minoxidil no ayuda a quienes ya tienen calvicie.

Glándulas de la piel



Las glándulas son agrupaciones de células epiteliales que secretan una sustancia. Hay distintos tipos de glándulas exocrinas asociadas con la piel: glándulas sebáceas (aceite), glándulas sudoríparas (sudor) y glándulas ceruminosas. Las glándulas mamarias, glándulas sudoríparas que secretan leche, se describen en este artículo.

Glándulas sebáceas



Las glándulas sebáceas son glándulas acinosas ramificadas simples. La mayoría se conectan a los folículos pilosos. La porción secretora se encuentra en la dermis y generalmente se abre en el cuello de un folículo. En algunas localizaciones, como los labios, el glande, los labios menores y las glándulas tarsales de los párpados, se abren directamente en la superficie de la piel. Ausentes en las palmas de la manos y en las plantas de los pies, las glándulas sebáceas son pequeñas en la mayor parte del tronco y los miembros, pero son grandes en la piel de las mamas, cara, cuello y parte superior del tórax.

Las glándulas sebáceas secretan una sustancia oleosa llamada sebo, mezcla de triglicéridos, colesterol, proteínas y sales inorgánicas. El sebo reviste la superficie del pelo y previene su deshidratación y que se vuelva quebradizo. Impide también la evaporación excesiva de agua de la piel, mantiene la piel suave y flexible, e inhibe el crecimiento de determinadas bacterias.

Acné



El acné es una inflamación de las glándulas sebáceas que normalmente comienza en la pubertad cuando éstas aumentan de tamaño y empieza la producción de sebo. Los andrógenos de los testículos, ovarios y glándulas suprarrenales desempeñan el papel más importante en la estimulación de las glándulas sebáceas. El acné se produce predominantemente en folículos sebáceos colonizados por bacterias, algunas de las cuales crecen bien en el sebo rico en lípidos. La infección puede provocar un quiste o saco de células conectivas, que pueden destruir o desplazar a las células epidérmicas. Este estado de acné quístico puede dejar una cicatriz permanente en la epidermis. El tratamiento consiste en un lavado cuidadoso de las partes afectadas una o dos veces al día con un jabón suave. Antibióticos tópicos (como clindamicina o eritromicina), fármacos tópicos como el peróxido de benzonil o tretinoína y antibióticos orales (como tetraciclinas, minociclina, eritromicina e isotretinoína). Contrariamente a la creencia popular, los alimentos como el chocolate y las frituras no causan ni empeoran el acné.

Glándulas sudoríparas



Hay tres a cuatro millones de glándulas sudoríparas. Las células de estas glándulas liberan sudor o perspiración hacia los folículos pilosos o sobre la superficie de la piel a través de poros. Las glándulas sudoríparas se dividen en dos tipos principales, ecrinas y apocrinas, sobre la base de su estructura, localización y tipo de secreción.

Las glándulas sudoríparas ecrinas, también conocidas como glándulas sudoríparas merocrinas, son glándulas tubulares simples enrolladas, mucho más comunes que las glándulas sudoríparas apocrinas. Están distribuidas en la piel de casi todo el cuerpo, especialmente en la frente, palmas y plantas. Sin embargo, no se las halla en los bordes de los labios, los lechos ungueales de los dedos de las manos y los pies, el glande y el clítoris, los labios menores y el tímpano. La porción secretora de las glándulas sudoríparas ecrinas se localiza casi siempre en la dermis profunda (en ocasiones en la región externa del tejido subcutáneo). El conducto excretor se proyecta a través de la dermis y la epidermis y terminan como un poro en la superficie de la piel.

El sudor producido en las glándulas sudoríparas ecrinas (alrededor de 600 mL diarios) consiste en agua, iones (en su mayoría sodio y cloro), urea, ácido úrico, amoníaco, aminoácidos, glucosa y ácido láctico. La función principal de estas glándulas es la de contribuir a la regulación de la temperatura corporal a través de la evaporación del sudor. A medida que el sudor se evapora, grandes cantidades de energía calórica dejan la superficie corporal. Las glándulas sudoríparas ecrinas también tienen un pequeño papel en la eliminación de desechos como la úrea, el ácido úrico y el amoníaco. El sudor que se evapora de la piel antes de percibirse como humedad se define como transpiración (perspiración) insensible. El sudor que se secreta en grandes cantidades y es visible en la piel como humedad se llama transpiración (perspiración) sensible.

Las glándulas sudoríparas apocrinas son también glándulas tubulares ramificadas simples. Se localizan sobre todo en la piel de la axila, ingle, aréola (área pigmentada que rodea el pezón) y regiones como la barba de la cara de los hombres adultos. Se pensaba en un principio que liberaban sus secreciones de manera apocrina, perdiendo una porción de la célula. Sin embargo, ahora se sabe que su secreción es por medio de la exocitosis, característica de las glándulas merocrinas. No obstante, el término apocrino se sigue utilizando. La porción secretora de estas glándulas se localiza casi siempre en el tejido subcutáneo, y el conducto excretor se abre en los folículos pilosos. Su producto de secreción es ligeramente viscoso en comparación con las secreciones de las glándulas ecrinas y contiene los mismos componentes que el sudor junto con lípidos y proteínas. Las glándulas sudoríparas ecrinas comienzan a funcionar después del nacimineto, pero las apocrinas no lo hacen hasta la pubertad. Las glándulas sudoríparas apocrinas son estimuladas durante el estrés emocional y la excitación sexual; a estas secreciones se las conoce comúnmente como "sudor frío".

Glándulas ceruminosas



Las glándulas sudoríparas modificadas del oído externo, llamadas glándulas ceruminosas, secretan cera. Su porción secretora se encuentra en el tejido subcutáneo, por debajo de las glándulas sebáceas. Su conducto excretor se abre directamente sobre la superficie del conducto auditivo externo o en los conductos de las glándulas sebáceas. La secreción combinada de las glándulas ceruminosas y las glándulas sebáceas se llama cerumen o cera del oído. El cerumen junto con el pelo del conducto auditivo externo, constituyen una barrera que impide la entrada de cuerpos extraños.

Cerumen impactado



Algunas personas producen una cantidad anormalmente elevada de cerumen en el conducto auditivo externo. Si éste se acumula hasta volverse compacto, el paso de las ondas sonoras hacia el tímpano puede verse dificultado. Los tratamientos para el cerumen impactado (tapón de cera) consisten en el lavado periódico del oído con enzimas que disuelven la cera y la eliminación de ésta con un instrumento romo (sin filo) utilizado por personal médico especializado. El uso de hisopos u objetos agudos no se recomienda para este propósito ya que puede empujar el cerumen aún más adentro del conducto auditivo externo y dañar el tímpano.

Uñas





Las uñas son placas de células epidérmicas queratinizadas muertas, densamente agrupadas, que forman una cubierta sólida y transparente sobre la superficie dorsal de las porciones distales de los dedos. Cada uña consiste en un cuerpo, un extremo libre y una raíz. El cuerpo de la uña es la porción visible de ésta; el extremo libre es la parte que puede extenderse más allá de los dedos, y la raíz de la uña es la porción que está oculta en el pliegue de la piel. Por debajo del cuerpo de la uña hay un epitelio y, más profundamente, una capa dérmica. La mayor parte del cuerpo de la uña aparece rosado por el flujo sanguíneo que atraviesa los capilares de la dermis subyacente. El extremo libre es blanco puesto que no hay capilares subyacentes. La parte blanca en forma de media luna en el extremo proximal del cuerpo de la uña se llama lúnula. Aparece de color blanco porque el tejido vascular subyacente no es visible a través de una región epitelial espesada en ese sitio. Debajo del extremo libre hay un engrosamiento del estrato córneo llamado hiponiquio el cual une la uña al extremo de los dedos. El eponiquio o cutícula es una banda angosta de epidermis que se extiende desde los márgenes (bordes laterales) de la uña y se une a éstos. Ocupa el borde proximal de la uña y está formado por estrato córneo.

La porción proximal del epitelio profundo de la raíz de la uña es la matriz ungueal donde las célula se dividen por mitosis para producir su crecimiento. El crecimiento de la uña tiene lugar por transformación de las células superficiales de la matriz en células ungueales. La velocidad de crecimiento de las uñas está determinada por el índice de mitosis en las células de la matriz, la cual es infundida por factores como la edad, el estado de salud y el estado nutricional. El crecimiento de la uña también varía de acuerdo con la estación, el momento del día y la temperatura ambiental El promedio de crecimiento en longitud de las uñas de los dedos de las manos oscila alrededor de 1 mm por semana. El de las uñas de los dedos de los pies es un tanto menor.

Funcionalmente, las uñas ayudan a asir y manipular objetos pequeños de diferentes maneras, protege al extremo de los dedos de traumatismos y permite rascarnos distintas partes del cuerpo.

Estructura de la piel

Estructura anatómica de la piel. En este artículo se pretende describir las capas de la epidermis y las células que la componen. También se compararán las regiones reticular y papilar de la dermis. Se explicarán además los fundamentos de los diferentes colores de piel. La piel o membrana cutánea, que cubre la superficie externa del cuerpo, es el órgano más importante tanto en superficie como en peso. En los adultos, la piel abarca una superficie de alrededor de 2 m2 con una masa entre 4,5 y 5,0 Kg, aproximadamente el 16% de la masa corporal total. Su espesor varía entre 0,5 mm en los párpados hasta 4 mm en el talón. Sin embargo, en gran parte del cuerpo mide 1 a 2 mm.

Desde el punto de vista estructural, la piel consta de dos partes principales. La superficial, porción más fina compuesta por tejido epitelial, es la epidermis. La parte profunda y más gruesa de tejido conectivo es la dermis.

Debajo de la dermis, pero sin formar parte de la piel, está el tejido subcutáneo. También llamada hipodermis, esta capa se halla constituida por los tejidos areolar y adiposo. Las fibras que se extienden desde la dermis fijan la piel al tejido subcutáneo, el cual a su vez se adhiere a tejidos y órganos subyacentes. El tejido subcutáneo sirve como depósito de reserva de grasas y contiene numerosos vasos sanguíneos que irrigan la piel. Esta región (y en ocasiones la dermis) también presenta terminaciones nerviosas llamados corpúsculos de Pacini que son sensibles a la presión.

Epidermis



La epidermis está compuesta por un epitelio pavimentoso o plano estratificado queratinizado. Contiene cuatro tipos principales de células: queratinocitos, melanocitos, células de Langerhans y células de Merkel. Aproximadamente el 90% de las células epidérmicas con queratinocitos, los cuales están distribuidos en cinco capas y producen la proteína queratina.

La queratina es una proteína fibrosa y resistente que protege a la piel y los tejidos subyacentes del calor, microorganismos y agentes químicos. También producen gránulos lamelares, los cales liberan un sellador que repele el agua y disminuye la entrada y la pérdida de agua e inhibe la entrada de materiales extraños.

Alrededor del 8% de las células epidérmicas son melanocitos, que derivan del ectodermo embrionario y producen el pigmento melanina. Sus largas y delgadas proyecciones se extienden entre lo queratinocitos y les transfieren gránulos de melanina. La melanina es un pigmento de color amarillo-rojizo o pardo-negruzco que le otorga color a la piel y absorbe los rayos ultravioletas (UV) nocivos.

Una vez dentro de los queratinocitos, los gránulos de melanina se agrupan formando un velo protector sobre el núcleo, hacia la superficie de la piel. De este modo, protegen el ADN nuclear del daño de la luz UV.

A pesar de que los gránulos de melanina preservan efectivamente a los queratinocitos, los melanocitos en sí son muy susceptibles al daño por radiación UV.

Las células de Langerhans derivan de la médula ósea y migran a la epidermis, donde constituyen una pequeñas fracción de las células epidérmicas. Participan en la respuesta inmunitaria desencadenada contra microorganismos que invaden la piel y son muy sensibles a la luz UV.

Las células de Merkel son las menos numerosas de la epidermis. Están localizadas en la capa más profunda de la epidermis, donde toman contacto con prolongaciones aplanadas de neuronas sensitivas (células nerviosas), una estructura llamada discos táctiles (de Merkel). Las células y los discos de Merkel discriminan diferentes aspectos de las sensaciones táctiles.

Varias capas de queratinocitos en distintos estadios del desarrllo forman la epidermis. En casi todo el cuerpo la epidermis tiene cuatro capas o estratos: sabal, espinoso, granuloso y un estrato córneo fino. Ésta es la llamada piel delgada. Donde la fricción es mayor, como en la yema de los dedos, las palmas de las manos y las plantas de los pies, la epidermis tiene cinco estratos: basal, espinoso, granuloso, estrato lúcido y una capa córnea gruesa. Ésta es la llamada piel gruesa.



Estrato basal



La capa más profunda de la epidermis es el estrato basal, compuesto por una sola hilera de queratinocitos cuboidales o cilíndricos. Algunas células de esta capa son células madre que entran en división celular para producir nuevos queratinocitos en forma continua. Los núcleos de los queratinocitos en el estrato basal son grandes y sus citoplasmas contienen muchos ribosomas, un pequeño complejo de Golgi, escasas mitocondrias y algo de retículo endoplasmático rugoso. El citoesqueleto de los queratinocitos del estrato basal consta de filamentos intermedios dispersos, llamados tonofilamentos. Éstos están compuestos por una proteína que forma la queratina en las capas epidérmicas más superficiales, y convergen hacia los desmosomas, que unen las células del estrato basal entre sí y a las células del estrato espinoso adyacente, y los hemidesmosomas, que unen los queratinocitos a la membrana basal dispuesta entre la dermis y la epidermis. Los melanocitos, las células de Langerhans y las células de Merkel con sus discos táctiles están dispersos entre los queratinocitos de la capa basal. El estrato basal también se conoce como estrato germinativo para indicar su papel en la formación de células nuevas.

Injertos de piel



La piel no se puede regenerar si una lesión destruye gran parte del estrato basal con sus células madre. Las heridas de esta magnitud requieren injertos cutáneos para su curación. Un injerto de piel implica cubrir la herida con un parche de piel sana obtenida de un sitio dador. Para evitar el rechazo tisular, la piel trasplantada pertenece al mismo paciente (autoinjerto) o de un gemelo idéntico (isoinjerto). Si la porción de piel dañada es muy extensa, se puede usar un procedimiento de autodonación llamado "trasplante autólogo". En este procedimiento, muy frecuente en el caso de quemaduras graves, se extrae una pequeña cantidad de epidermis del paciente y se cultivan los queratinocitos en el laboratorio para producir láminas delgadas de piel. La piel nueva se trasplanta al paciente de forma que cubra la quemadura y genere una piel permanente. También hay productos disponibles como injertos de piel para la cobertura de heridas cultivados en el laboratorio a partir de prepucios de lactantes circuncidados.

Estrato espinoso



Por encima del estrato basal está el estrato espinoso, donde se encuentran de ocho a diez capas de queratinocitos, dispuestos en estrecha proximidad. Estos queratinocitos tienen los mismos orgánulos de las células del estrato basal. Cuando se preparan las células del estrato espinoso para su observación microscópica, se retraen y separan de manera que parecen estar cubiertas por espinas; sin embargo, son grandes y redondeadas en el tejido vivo. Cada proyección espinosa en el corte tisular es un punto donde el haz de tonofilamentos se inserta en un desmosoma y une estrechamente una célula con otra. Esta disposición aporta al mismo tiempo fuerza y flexibilidad a la piel. Las proyecciones de las células de Langerhans como las de los melanocitos se observan en esta capa.



Estrato granuloso



El estrato granuloso, situado en el medio de la epidermis, consta de tres a cinco capas de queratinocitos aplanados que sufren apoptosis (muerte ordenada, genéticamente programada, en la cual el núcleo se fragmenta antes que la célula muera). El núcleo y otros orgánulos de estas células comienzan a degenerarse y los tonofilamentos se hacen más evidentes. Una característica distintiva de las células de esta capa es la presencia de gránulos oscuros de una proteína llamada queratohialina, que convierte los tonofilamentos en queratina. También están presentes en los queratinocitos los gránulos laminares rodeados de membrana, que liberan una secreción rica en lípidos. Esta secreción ocupa los espacios entre las células del estrato granuloso, el estrato lúcido y el estrato córneo, es rica en lípidos y actúa como sellador hidrófobo, que evita la entrada y la pérdida de agua, y la entrada de materiales extraños. Como sus núcleos se fragmentan durante la apoptosis, los queratinocitos del estrato basal no pueden llevar adelante reacciones metabólicas vitales, por lo cual mueren. De allí que el estrato granuloso marque la transición entre la capa profunda, metabólicamente activa, y las capas más superficiales de células muertas.



Estrato lúcido



El estrato lúcido está presente solo en la piel gruesa de la yema de los dedos, las palmas de las manos y las plantas de los pies. Consiste en tres a cinco capas de queratinocitos muertos, transparentes y aplanados, que contienen grandes cantidades de queratina y membranas plasmáticas engrosadas.

Estrato córneo



El estrato córneo está constituido por 25 a 30 capas de queratinocitos muertos aplanados. Estas células se descaman continuamente y son reemplazadas por las células de los estratos profundos. El interior de las células contiene sobre todo queratina. Entre las células hay lípidos provenientes de los gránulos que contribuyen a la impermeabilidad de este estrato. Sus múltiples capas de células muertas también ayudan a proteger a las capas más profundas de las lesiones y de la invasión microbiana. La exposición constante de la piel a la fricción estimula la formación de un callo, engrosamiento normal del estrato córneo.

Queratinización y crecimiento de la epidermis







Las células recientemente formadas del estrato basal se desplazan lentamente hacia la superficie. A medida que pasan de una capa epidérmica hacia la siguiente acumulan más queratina, proceso llamado queratinización. Luego experimentan apoptosis. Por último, las células queratinizadas se desprenden y se reemplazan por células subyacentes, que a su vez se convierten en queratinizadas. El proceso completo por el cual las células del estrato basal ascienden hacia la superficie, que queratinizan y se desprenden lleva aproximadamente 4 semanas en una epidermis de 0,1 mm de espesor. El índice de células en división del estrato basal se incrementa cuando la epidermis pierde sus capas más externas, como ocurre en abrasiones y quemaduras. El mecanismo que regula este crecimiento no se conoce bien, pero proteínas de tipo hormonal como el factor de crecimiento epidérmico desempeñan un papel importante. La caspa es el desprendimiento de una cantidad excesiva de células queratinizadas de la piel del cuero cabelludo.

Psoriasis



La Psoriasis es una enfermedad común y crónica en la cual los queratinocitos se dividen y se desplazan con mayor rapidez que lo habitual del estrato basal al córneo. Se descaman prematuramente en 7 a 10 días. Los quratinocitos inmaduros producen una queratina anormal, que forma escamas plateadas en la superficie de la piel, con mayor frecuencia en la rodilla, codos y cuero cabelludo. Los tratmientos efectivos, algunas cremas de uso tópico y fototerapia con rayos UV, inhiben la división celular, disminuyen la tasa de crecimiento celular e inhiben la queratinización.

Dermis



La región más profunda de la piel, la dermis, está formada principalmente por tejido conectivo. Los vasos sanguíneos, nervios, glándulas y folículos pilosos se encuentran en esta capa. Pro su estructura tisular, la dermis puede dividirse en una región reticular y una región papilar.

La región papilar representa alrededor de la quinta parte del grosor de la capa. Consiste en tejido conectivo areolar que contiene fibras elásticas finas. Su superficie se incrementa mucho por pequeñas estructuras digitiformes llamadas papilas dérmicas. Estas estructuras mamilares se proyectan hacia la epidermis y algunas contienen asas capilares (capilares sanguíneos). Algunas papilas dérmicas presentan receptores táctiles llamados corpúsculos del tacto o corpúsculos de Meissner, terminales nerviosos sensibles al tacto y terminales nerviosos libres, que son dendritas sin ninguna especialización estructural aparente. Los distintos terminales nerviosos libres inician señales que dan origen a sensaciones como calor, frío, dolor, cosquilleo y comezón.

La región reticular, que está adosada al tejido subcutáneo, se compone de tejido conectivo denso irregular, que contiene fibroblastos, haces de colágeno y algunas fibras elásticas dispersas. Las fibras colágenas de la región reticular se entrelazan formando una estructura similar a una red. El espacio entre las fibras es ocupado por células adiposas, folículos pilosos, nervios, glándulas sebáceas y glándulas sudoríparas.

La combinación de fibras colágenas y elásticas en la región reticular otorga a la piel resistencia, extensibilidad (capacidad de estirarse) y elasticidad (propiedad de volver a la forma original después del estiramiento).

La extensibilidad de la piel puede observar fácilmente alrededor de las articulaciones, durante el embarazo y en la obesidad. El estiramiento extremo puede producir pequeños desgarros en la dermis, que causan las estrías o marcas de estiramiento, visibles como líneas rojizas o de color blanco nacarado en la superficie cutánea.

Líneas de división y cirugía



En determinadas regiones del cuerpo las fibras colágenas tienden a orientarse más en una dirección que en otra Las líneas de división (líneas de tensión) de la piel indican la dirección predominante de las fibras colágenas subyacentes. Estas líneas se manifiestan sobre todo en la superficie palmar de los dedos, donde están alineadas con su eje longitudinal. El conocimiento de las líneas es particularmente importante para los cirujanos plásticos. Por ejemplo, una incisión quirúrgica que corre paralela a las fibras colágenas cura dejando solo una fina cicatriz. Una incisión quirúrgica perpendicular a los haces de fibras causa una ruptura del colágeno y la herida tiende a abrirse y a curar con una cicatriz ancha y gruesa.

La superficie de las palmas y dedos de las manos, y de las plantas y dedos de los pies tienen una serie de pliegues y surcos. Pueden aparecer como líneas rectas o con un patrón de asas espirales como en el extremo de los dedos. Estos pliegues epidérmicos se desarrollan durante el tercer mes de vida intrauterina como proyecciones descendentes de la epidermis hacia la dermis, entre las pailas dérmicas de la región papilar. Los pliegues incrementan la superficie de la epidermis y, de esta forma, aumentan la prensión palmar y plantar al incrementar la fricción. Puesto que los conductos de las glándulas sudoríparas desembocan en el extremo superficial de los pliegues epidérmicos como poros sudoríparos, el sudor y los pliegues forman las huellas digitales (o huellas plantares) al tocar un objeto liso. El patrón de pliegues epidérmicos está determinado genéticamente y es único para cada individuo. Normalmente, no cambia durante la vida excepto para ensancharse, por lo que pueden servir como base para la identificación de las personas. El estudio del patrón de pliegues epidérmicos se llama dermatoglifia

Bases estructurales del color de la piel



La melanina, la hemoglobina y los carotenos son tres pigmentos que imparten a la piel una amplia variedad de colores. La cantidad de melanina determina que el color de la piel varía de amarillo pálido a rojo y de pardo a negro. La diferencia entre las dos formas de melanina, feomelanina (de amarillo a rojo) y eumelanina (de castaño a negro), es más evidente en el cabello. Los melanocitos, células productoras de melanina, son más abundantes en la epidermis del pene, los pezones, y la aréola mamaria, la cara y los miembros. También están presentes en las mucosas. Como el número de melanocitos es aproximadamente el mismo en todos los individuos, los diferentes colores de la piel son consecuencia de la cantidad de pigmento producido y transferido por los melanocitos a los queratinocitos. En algunas personas, la melanina se acumula en parches llamados pecas. Con la edad pueden desarrollarse manchas (léntigo senil). Estas manchas aplanadas se parecen a las pecas y varían en color del pardo al negro. Al igual que las pecas, las manchas seniles se deben a la acumulación de melanina. Los llamados lunares o nuevos se desarrollan normalmente en la niñez o la adolescencia y son áreas circulares, planas o elevadas, que representan un sobrecrecimiento benigno y localizado de melanocitos.

Los melanocitos sintetizan la melanina a partir del aminoácido tirosina en presencia de la enzima tirosinasa. La síntesis se produce en un orgánulo llamado melanosoma. La exposición a la luz UV incrementa la actividad enzimática dentro de los melanosomas y por ende, la formación de melanina. Tanto la cantidad como el tono oscuro de la melanina aumentan por la exposición a los rayos UV, lo cual le da a la piel un aspecto bronceado que ayuda a proteger al organismo de las exposiciones posteriores a la radiación UV. La melanina absorbe la radiación UV, previene el daño del ADN de las células epidérmicas y neutraliza radicales libres generados en la piel por los rayos UV. En consecuencia, dentro de ciertos límites, la melanina desempeña una función protectora. Sin embargo, la exposición repetida a la luz UV puede causar cáncer de piel. El bronceado se pierde cuando los queratinocitos que contenían la melanina se desprenden del estrato córneo.

Las personas de piel oscura tienen grandes cantidades de melanina en su epidermis. En consecuencia, la epidermis presenta una pigmentación oscura y el color de la piel varía de amarillo a rojo y de pardo a negro. Los individuos de piel blanca tienen poca melanina en su epidermis. Por lo tanto, ésta es translúcida y el color de la piel varía de rosado a rojo según la cantidad y la oxigenación de la sangre que circula a través de los capilares de la dermis. El color rojo proviene de la hemoglobina, el pigmento transportador de oxígeno de los glóbulos rojos.

Los carotenos son pigmentos de color amarillo-anaranjado que le dan a la yema del huevo y a las zanahorias su color. Estos precursores de la vitamina A, que participa en la síntesis de los pigmentos necesarios para la visión, se acumulan en el estrato córneo, en las áreas adiposas de la dermis y en el tejido subcutáneo en respuesta a una ingesta excesiva. En efecto se pueden depositar en la piel después de ingerir grandes cantidades de alimentos ricos en ellos, otorgándoles un color anaranjado, lo cual es más evidente en las personas de piel blanca.

El albinismo es la incapacidad hereditaria de producir melanina. La mayoría de los albinos, personas afectadas por albinismo, tienen melanocitos incapaces de sintetizar tirosinasa. La melanina está ausente en su pelo, ojos y piel.

En otra enfermedad cutánea llamada vitiligo, la pérdida parcial o completa en parches de los melanocitos da lugar a manchas irregulares en la piel. Esta pérdida de melanocitos puede estar relacionada con el mal funcionamiento del sistema inmunitario en el cual los anticuerpos atacan a los melanocitos.

El color de la piel como orientación diagnóstica



El color de la piel y las mucosas puede dar indicios para el diagnóstico de determinados trastornos. Cuando la sangre no se oxigena en forma adecuada en los pulmones, como sucede en alguien que no respira, las mucosas, los lechos ungulares y la piel se vuelven azulados o cianóticos. La ictericia es consecuencia de un aumento de pigmento amarillo bilirrubina en la piel, que le confiere a éste y a la esclerótida un aspecto amarillento y suele indicar una enfermedad del hígado. El eritema, enrojecimiento de la piel, es causado por la ingurgitación de los capilares de la dermis con sangre por una lesión, exposición al calor, infecciones, inflamación o reacciones alérgicas. La palidez de la piel puede aparecer en estados como el shock o la anemia. Todos los cambios de color se observan más fácilmente en las personas de piel blanca y suelen ser más difíciles de apreaciar en las de piel oscura. Sin embargo, el examen de los lechos ungueales y las encías puede aportar información acerca de la circulación en estas personas.

Epidermis



El tatuaje es la coloración permanente de la piel por un pigmento exógeno depositado con una aguja dentro de la dermis. Se cree que la práctica se originó en Egipto entre los años 4000 y 2000 antes de cristo. Hoy en día muchas personas en el mundo tienen tatuajes y se estima que uno de cada cinco estudiantes universitarios en los Estados Unidos tienen uno o más. Los tatuajes pueden borrarse con láser, que utiliza haces concentrados de luz. Durante este procedimiento, que requiere varias sesiones, la tinta de tatuaje y los pigmentos absorben en forma selectiva la luz láser de alta intensidad, sin destruir el tejido normal que lo rodea. El láser disuelve el tatuaje en pequeñas partículas de tinta que se eliminan finalmente por el sistema inmunitario. La remoción láser de un tatuaje implica una considerable inversión de tiempo y dinero y puede resultar bastante dolorosa.

El body piercing (perforación ornamental) es la inserción de un aro a través de un orificio artificial. Es también una práctica antigua empleada por los faraones egipcios y los soldados romanos y es común entre muchos estadounidenses hoy en día. Se estima que alrededor de uno de cada tres estudiantes norteamericanos ha tenido un body piercing. Para colocarlo se desinfecta la piel con antiséptico, se la toma con una pinza y se introduce la aguja. Luego se conecta la pieza a la aguja y se atraviesa la piel. La curación total puede demorar hasta un año. Los sitios donde se suele colocar son las orejas, nariz, cejas, labios, lengua, pezones, ombligo y genitales. Entre las complicaciones potenciales del body piercing se encuentran las infecciones, las reacciones alérgicas y el daño anatómico (como la lesión de nervios o deformación de los cartílagos). Además, las piezas del body piercing pueden interferir con ciertos procedimiento médicos como el uso de máscaras para reanimación, el manejo de la vía aérea, el cateterismo urinario, las radiografías y el parto.

Datos clave sobre el tejido conectivo (para estudiar)

Datos clave sobre el tejido conectivo (tejido conjuntivo) que debes tener en cuenta para estudiar y prepararte para tus exámenes parciales sobre anatomía. Estos datos incluyen las características generales del tejido conectivo o también conocido como tejido conjuntivo. Se mencionarán las características y funciones de este importante tejido conectivo, la sustancia fundamental y las células que la componen. También se describirán los tipos de tejido conectivo que existen, su ubicación y sus funciones principales.

1. El tejido conectivo es uno de los más abundantes en el organismo.

2. El tejido conectivo está formado por relativamente pocas células y una abundante matriz extracelular compuesta por matriz amorfa y fibras. No se presenta en general sobre superficies libres, tiene inervación (excepto el cartílago) y está profusamente irrigado (excepto el cartílago, los tendones y los ligamentos).

3. Las células del tejido conectivo derivan de células mesenquimatosas.

4. Los diferentes tipos celulares son fibroblastos (secretan matriz), macrófagos (realizan fagocitosis), células plasmáticas (secretan anticuerpos), mastocitos (producen histamina), adipocitos (almacenan triglicéridos) y glóbulos blancos (migran desde la sangre en respuesta a una infección).

5. La sustancia fundamental y las fibras forman la matriz extracelular.

6. La sustancia fundamental brinda soporte y une las células entre sí, proporciona un medio para el intercambio de materiales, almacena agua e influye de manera activa en el funcionamiento celular.

7. Las sustancias que componen la sustancia fundamental son agua y polisacáridos como el ácido hialurónico, condroitinsulfato, dermatansulfato y queratansulfato (glucosaminoglucanos). También contiene proteoglucanos y proteínas de adhesión.



8. Las fibras suministran soporte y fuerza a la matriz extracelular. Existen tres tipos de fibras: a) fibras colágenas (compuestas por colágeno), que se hallan en grandes cantidades en el hueso, ligamentos y tendones; b) fibras elásticas (compuestas por elastina, fibrilina y otras glucoproteínas), que se encuentran en la piel, paredes de los vasos sanguíneos y pulmones; c) fibras reticulares (compuestas por colágeno y glucoproteínas), presentes alrededor de células adiposas, fibras nerviosas y músculo esquelético liso y estriado.

9. Las dos subclases principales de tejido conectivo son el tejido conectivo embrionario (presente en el embrión y en el feto) y el tejido conectivo maduro (presente en el recién nacido).

10. Los tejidos conectivos embrionarios son el mesenquimatoso, que forma todos los otros tejidos conectivos, y el mucoso, situado en el cordón umbilical del feto, donde brinda soporte.

11. El tejido conectivo maduro es distinto al mesénquima. Se subdivide en varios tipos: tejido conectivo laxo o denso, cartílago, tejido óseo y tejido conectivo líquido.

12. El tejido conectivo laxo incluye el conectivo areolar, el adiposo y el conectivo reticular.

13. El tejido conectivo areolar está formado por tres tipos de fibras, varios tipos de células y una sustancia amorfa semilíquida. Se localiza en la capa subcutánea, en las mucosas y alrededor de los vasos sanguíneos, nervios y órganos.

14. El tejido adiposo está compuesto por adipocitos, que almacenan triglicéridos. Este tejido se halla presente en la capa subcutánea, alrededor de algunos órganos y en la médula ósea amarilla. El tejido adiposo pardo o grasa parda genera calor.

15. El tejido conectivo reticular se compone de fibras y células reticulares. Se localiza en el hígado, bazo y ganglios linfáticos.

16. El tejido conectivo denso incluye al tejido conectivo denso irregular, al tejido conectivo denso regular y al tejido conectivo elástico.

17. El tejido conectivo denso regular presenta haces paralelos de fibras colágenas y fibroblastos. Forma tendones, la mayoría de los ligamentos y aponeurosis.

18. El tejido conectivo denso irregular contiene fibras colágenas dispuestas al azar y algunos pocos fibroblastos. Puede encontrarse en las facias, la dermis de la piel y las capsulas de los órganos.

19. El tejido conectivo elástico consiste en fibras elásticas ramificadas y fibroblastos. Se halla en las paredes de las arterias grandes, pulmones, tráquea y bronquios.

20. El cartílago contiene condrocitos y presenta una matriz gomosa (condroitinsulfato) constituida por fibras colágenas y elásticas.

21. El cartílago hialino, compuesto por una sustancia amorfa gelatinosa de tono azulado, se halla presenta en el esqueleto embrionario, en los extremos de los huesos, en la nariz y en las estructuras respiratorias. Es flexible, permite el movimiento, brinda soporte y está cubierto por pericondrio.

22. El fibrocartílago se localiza en la sínfisis pubiana, discos intervertebrales y meniscos de la articulación de la rodilla. Contiene condrocitos dispuestos en hileras a lo largo de los haces de fibras colágenas.

23. El cartílago elástico, que mantiene la forma de órganos como la epiglotis de la laringe, el conducto auditivo externo y el pabellón auricular, contiene condrocitos situados en una red entrelazada de fibras elásticas y presenta pericondrio.

24. El cartílago se agranda mediante el crecimiento intersticial (interno) y crecimiento por aposición (externo).

25., El tejido óseo presenta una matriz de sales minerales y fibras colágenas que contribuyen a la dureza y osteocitos situados en lagunas. Proporciona soporte y protección, le provee una superficie de fijación a los músculos, colabora en el movimiento, almacena minerales y alberga a la médula ósea.

26. La sangre es u tejido conectivo líquido formado por plasma y elementos figurados (células): glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Sus células transportan oxígeno y dióxido de carbono, realizan fagocitosis, participan de las reacciones alérgicas, proveen inmunidad y participan en la coagulación de la sangre.

27. La linfa, el líquido extracelular que fluye por los vasos linfáticos, también es un tejido conectivo líquido, similar al plasma pero con menos proteínas.

INFORMACIÓN MÁS AMPLIA: todo sobre el tejido conectivo.

Datos clave sobre el tejido epitelial (para estudiar)

Datos clave sobre el tejido epitelial que quizá quieras tener en cuenta para estudiar para prepararte para tus exámenes parciales. Estos datos incluyen las características y funciones principales del tejido epitelial, los subtipos de epitelios que existen además de mencionar la cobertura y el revestimiento que poseen. Por supuesto se mencionarán los tipos de epitelios que existen como lo son el epitelio cilíndrico, el cúbico, el epitelio de transición. Los tipos de glándulas y sus clasificación en endocrinas y exocrinas según sus funciones.

1. Los subtipos de epitelios son el epitelio de cobertura y revestimiento y el epitelio glandular.

2. Un epitelio consiste principalmente en células con escasa sustancia extracelular entre las membranas plasmática y adyacentes. Las superficies apical, lateral y basal de las células epiteliales presentan diferenciaciones celular para poder llevar a cabo funciones específicas. Los epitelios se disponen en capas y se adhieren a la membrana basal. A pesar de ser avasculares, tienen invervación. Los epitelios derivan de las tres capas germinales primarias y disponen de una alta capacidad de renovación.

3. Los epitelios pueden ser simples (una capa) o estratificados (varias capas). Las formas de las células pueden ser: pavimentosas (aplanadas), cúbicas, cilíndricas o de transición (de forma variable).

4. El epitelio pavimentoso simple presenta una única capa de células aplanadas. Se localiza en las partes del cuerpo donde la filtración o difusión son procesos prioritarios. Un tipo, el endotelio, tapiza el corazón y los vasos sanguíneos. Otro tipo, el mesotelio, forma las serosas que tapizan las cavidades torácica y abdominal y cubren los órganos situados dentro de ellas.

5. El epitelio cúbico simple consiste en una capa única de células con forma de cubo que participan en la secreción y absorción. Se localiza en los ovarios, en los riñones y en algunos conductos glandulares.

6. El epitelio cilíndrico simple no ciliado presenta una única capa de células altas sin cilios. tapiza la mayor parte del tubo digestivo. Las células especializadas presentan microvellosidades que aumentan la superficie de absorción. Las células calciformes secretan moco.



7. El epitelio cilíndrico simple ciliado consta de una única capa de células altas ciliadas. Se encuentran en algunas partes del tracto respiratorio superior, donde las partículas extrañas son atrapadas y expulsadas de las vías respiratorias.

8. El epitelio cilíndrico seudoestratificado presenta una sola capa de células pero aparenta tener carias. La variedad ciliada de este epitelio contiene células calciformes y cubre la mayor parte del tracto respiratorio superior. La variedad no ciliada carece de células calciformes y tapiza los conductos de diversas glándulas, el epidídimo y parte de la uretra masculina.

9. El epitelio pavimentoso estratificado consiste en varias capas celulares. Las células de la capa apical y de varias capas profundas tienen una forma aplanada. Una variedad no queratinizada tapiza la boca. Una variedad queratinizada forma la epidermis (la capa más superficial de la piel).

10. El epitelio cúbico estratificado consiste en varias capas de células. Las células de la capa apical tienen forma cúbica. Se localiza en las glándulas sudoríparas del adulto y en una parte de la uretra masculina.

11. El epitelio cilíndrico estratificado está compuesto por varias capas celulares. Las de la capa apical tienen forma cilíndrica. Se encuentra en una parte de la uretra masculina y en los conductos excretores de algunas glándulas.

12. El epitelio de transición consiste en varias capas de células cuya forma se modifica de acuerdo al grado de distensión. Se lo observa en la vejiga urinaria.

13. Una glándula es una célula única o un grupo de células adaptadas para la secreción.

14. Las glándulas endocrinas secretan hormonas que pasan líquido intersticial y de éste a la sangre.

15. Las glándulas exocrinas (mucosas, sudoríparas, sebáceas y digestivas) secretan sus productos hacia el interior de los conductos o directamente sobre una superficie libre.

16. La clasificación estructural de las glándulas exocrinas las divide en unicelulares y multicelulares.

17. La clasificación funcional de las glándulas exocrinas comprende las glándulas holocrinas, apocrinas y merocrinas.

INFORMACIÓN AMPLIADA: todo sobre el tejido epitelial.

Reparación tisular: restablecimiento de la homeostasis, envejecimiento y los tejidos

¿Cómo se da la reparación de los distintos tejidos del cuerpo humano? En este artículo se pretende describir el papel de la reparación tisular (reparación de tejidos) en el mantenimiento de la homeostasis, además de mencionar la relación que tiene el envejecimiento con los tejidos. La reparación tisular es el reemplazo de las células desgastadas, dañadas o muertas. Las células nuevas se originan por división celular de la estroma, el tejido conectivo de soporte, o del parénquima, las células que constituyen la parte funcional de un tejido u órgano. En los adultos, cada uno de los cuatro tipos básicos de tejido (epitelial, conectivo, muscular y nervioso) tiene una capacidad diferente para reemplazar las células parenquimatosas perdidas por lesión, enfermedad o algún otro tipo de proceso.

Las células epiteliales, que toleran considerablemente desgaste y tracción (e incluso lesiones) en algunas localizaciones, tienen una capacidad continua de renovación. En algunos casos, células inmaduras o indiferenciadas llamadas células madre (stem cells) se dividen para reemplazar a las células perdidas o dañadas.

Por ejemplo, hay células madre en ubicaciones especiales en la piel y el tubo digestivo que reponen las células descamadas de la superficie apical, y en la médula ósea reponen constantemente los glóbulos rojos (eritrocitos), los glóbulos blancos (leucocitos) y las plaquetas (trombocitos). En otros casos, células maduras o diferenciadas pueden experimentar división celular; son ejemplos los hepatocitos (células del hígado) y las células endoteliales de los vasos sanguíneos.

Algunos tejidos conectivos también tienen una capacidad constante de renovación, como el hueso, que está profusamente irrigado. Los tejidos conectivos como el cartílago no pueden proveer nutrientes celulares con tanta facilidad, en parte por su escasa irrigación.

El tejido muscular tiene una capacidad relativamente baja de renovación celular. Aunque el tejido muscular esquelético tiene células madre llamadas células satélite, éstas no se dividen con la suficiente rapidez como para reemplazar a las fibras musculares dañadas.



El tejido muscular cardíaco no tiene células satélite y sus fibras musculares no realizan mitosis para formar nuevas células. Una evidencia reciente sugiere que las células madre migran desde la sangre hacia el corazón, donde se diferencian y reemplazan a un número limitado de fibras musculares cardíacas y células endoteliales en los vasos sanguíneos del corazón. Las fibras musculares lisas son capaces de proliferar en cierta medida, pero lo hacen mucho más lentamente que las células epiteliales o los tejidos conectivos.

El tejido nervioso no tiene capacidad de regeneración. Aunque algunos experimentos han revelado la presencia de células madre en el cerebro, éstas normalmente no experimentan mitosis para reemplazar a las neuronas dañadas. El descubrimiento de la causa de este fenómeno es el principal objetivo de investigaciones que buscan métodos para regenerar el tejido nervioso dañado por heridas o enfermedades.

La restauración de un tejido u órgano lesionado depende estrictamente de la participación activa de las células parenquimatosas en el proceso. Si las células parenquimatosas llevan a cabo la renovación, la regeneración tisular es posible, y puede producirse una reconstrucción casi perfecta del tejido. Sin embargo, si los fibroblastos de la estroma son parte activa de la regeneración, el tejido dañado será sustituido por tejido conectivo.

Los fibroblastos sintetizan colágeno y otras sustancias de la matriz que se agregan para formar tejido cicatrizal, proceso conocido como fibrosis. Como el tejido cicatrizal no está especializado para cumplir las actividades del tejido parenquimatoso, la función original del tejido u órgano se deteriora.

Cuando el daño tisular es extenso, como en las heridas abiertas grandes tanto el tejido conectivo de la estroma como las células parenquimatosas son parte activa de la reparación; los fibroblastos se dividen rápidamente y se producen nuevas fibras colágenas para brindar fuerza estructural.

Los capilares sanguíneos también desarrollan nuevas ramas para irrigar al tejido dañado con los elementos necesarios. Todos estos procesos generan un tejido conectivo que crece activamente y se llama tejido de granulación. Este nuevo tejido se forma en toda la herida o la incisión quirúrgica y brinda un marco (estroma) de sostén a las células epiteliales que migran para cubrir el área abierta. Este nuevo tejido de granulación en formación también secreta líquidos para destruir a las bacterias.

Tres factores afectan la reparación tisular: la nutrición, la irrigación y la edad. La nutrición es vital porque el proceso de curación exige una gran demanda de nutrientes. Es importante una dieta adecuada en cantidad de proteínas puesto que los componentes estructurales del tejido son proteínas. Varias vitaminas desempeñan también un papel directo importante en la curación de las heridas y la reparación de los tejidos. Por ejemplo, la vitamina C afecta de manera directa la producción normal y el mantenimiento de los materiales de la matriz, al mismo tiempo que refuerza y promueve la formación de nuevos vasos sanguíneos. En una persona con deficiencia de vitamina C, aun las heridas más superficiales tardarían en sanar y las paredes de los vasos serían frágiles y propensas a la ruptura.

La irrigación adecuada es esencial para transportar oxígeno, nutrientes, anticuerpos y células defensivas hacia la herida. La sangre tiene así mismo un papel de importancia en retirar líquido tisular, bacterias, cuerpos extraños y detritos, elementos que de otra forma interferirían con la curación de la herida. El tercer factor de la reparación tisular es la edad, y se expone de la siguiente manera:

El envejecimiento y los tejidos





Generalmente los tejidos curan más rápido y dejan cicatrices menos evidentes en las personas jóvenes en comparación con las personas mayores. En efecto, el cuerpo joven se halla en mejor estado nutricional, los tejidos tienen una irrigación más abundante y las células presentan una mayor actividad metabólica. Gracias a ello las células pueden sintetizar los elementos necesarios y dividirse más rápidamente. Los componentes extracelulares de los tejidos también cambian con los años. La glucosa, el azúcar más abundante del organismo, tiene un papel en el proceso de envejecimiento. A medida que el cuerpo envejece, la glucosa se adhiere a las proteínas dentro y fuera de las células y forma uniones irreversibles entre las moléculas proteicas adyacentes. Con el tiempo, se forman más uniones y ello contribuye al endurecimiento y las pérdida de elasticidad, ambas características del envejecimiento.

Las fibras colágenas, responsables de la fuerza de los tendones, aumentan en número y modifican sus características. Estos cambios en el colágeno de las paredes arteriales afectan la flexibilidad de las arterias tanto como los depósitos de grasa asociados con la arteriosclerosis.

La elastina, otro componente extracelular, es responsable de la elasticidad de los vasos sanguíneos y de la piel. La elastina aumenta su grosor, se fragmenta y adquiere mayor afinidad por el calcio con el paso del tiempo (cambios que también se pueden asociar con el desarrollo de la arteriosclerosis).

Trastornos: desequilibrios homeostáticos



Las alteraciones del tejido epitelial son en general específicas de algunos órganos, como la enfermedad ulcerosa péptica que erosiona la mucosa del estómago o del intestino delgado. Los trastornos del tejido conectivo más prevalentes son las enfermedades autoinmunes, en las cuales anticuerpos producidos por el sistema inmunitario no distinguen entre lo extraño y lo propio y atacan a los tejidos del cuerpo. Una de las enfermedades autoinmunes más frecuentes es la artritis reumatoidea, la cual afecta las sinoviales de las articulaciones. Como el tejido conectivo es el más abundante y el de distribución más amplia en el orgaismo de los cuatro tipos de tejidos, sus alteraciones suelen repercutir sobre carios aparatos.

Síndrome de Sjögren



El síndrome de Sjögren es un trastorno autoinume común que causa la inflamación y destrucción de las glándulas exocrinas, especialmente las glándulas lagrimales y salivales. Los signos clínicos son la sequedad ocular, bucal, nasal, de la piel y la vagina, y el agrandamiento de las glándulas salivales. Los efectos sistémicos son fatiga, artritis, dificultad para tragar, pancreatitis (inflamación del páncreas), pleuritis (inflamación de la pleura) y dolor en los músculos y articulaciones. Afecta más a mujeres que a hombres en una relación de 9 a 1. Alrededor del 20% de los ancianos experimenta algún signo del síndrome de Sjögren. El tratamiento comprende el uso de lágrimas artificiales para humedecer los ojos, ingestión de líquido, masticar goma de mascar con poca azúcar, el uso de un sustituto de la saliva para lubricar la boca y de cremas humectantes para la piel.

Lupus sistémico eritematoso



El lupus sistémico eritematoso, LES, o simplemente lupus, es una enfermedad inflamatoria crónica del tejido conectivo que parece preponderantemente en las mujeres no blancas durante su edad fértil. Es una enfermedad autoinmune que puede causar daño tisular en todos los aparatos. La enfermedad, que oscila entre benigna en la mayoría de los casos y rápidamente fatal en ocasiones, se caracteriza por períodos de exacerbación y remisión. La prevalencia del LES es de aproximadamente 1 en 2000, y las mujeres se ven más afectadas que los hombres en un proporción de 8 o 9 a 1.

Si bien la causa del LES es desconocida, se la ha atribuido a factores genéticos, ambientales y hormonales. Estudios en gemelos y antecedentes familiares sugieren un componente genético. Los factores ambientales incluyen virus, bacterias, agentes químicos, fármacos, exposición excesiva a la luz solar y estrés emocional. Las hormonas sexuales, como los estrógenos, pueden también desencadenar el Lupus sistémico eritematoso (LES).

Los signos y síntomas del LES son dolor articular, fiebre moderada, fatiga, úlceras bucales, pérdida de peso, aumento de tamaño en los ganglios linfáticos y esplenomegalia, fotosensibilidad, pérdida rápida de gran cantidad de cabello y anorexia. Una característica distintiva del lupus es la erupción sobre el dorso de la nariz y las mejillas, denominada "en alas de mariposa". Otras lesiones que pueden parecer en la piel son úlceras y ampollas. La naturaleza erosiva de algunas de las lesiones cutáneas del LES se parecen a la mordida de un lobo, de ahí el término lupus (Latín "lobo").

Las complicaciones más serias de esta enfermedad incluyen los compromisos renal, hepático, esplénico, pulmonar, cardíaco, cerebral y del tubo digestivo. A falta de un tratamiento curativo para el Lupus sistémico eritematoso, la terapia es de apoyo y se basa en fármacos como la aspirina, e inmunosupresores.