El sistema digestivo: proceso de la digestión


Funciones principales de los órganos del sistema digestivo y explicación del proceso de la digestión. El sistema digestivo está constituido por el canal alimentario y unas glándulas anexas a este canal.

El canal alimentario es, en esencia, un conducto que se extiende desde la boca hasta el ano y cuya forma se modifica para adaptarse a las funciones que debe cumplir, sean éstas de masticación y formación del bolo alimentario, deglución, digestión, absorción, formación del bolo fecal y defecación.

A este canal vierten su secreción las glándulas salivares, el hígado y el páncreas para colaborar con el cumplimiento de estas funciones.

Los alimentos inician su descomposición en la cavidad oral donde son fragmentados por un proceso de trituración a cargo de los dientes.

Su mezcla con la saliva lleva a la formación de una masa suave y lubricada llamada bolo alimentario.

En la cavidad oral se inicia la digestión de los carbohidratos por acción de una enzima, la ptialina, presente en la saliva y cuya actividad cesa por la acidez del jugo gástrico.

Una vez formado, el bolo alimentario debe ser deglutido. La delgución se lleva a cabo en tres fases: la primera en la cavidad oral, la segunda en la faringe y la tercera es el tránsito por el esófago.

La estimulación mecánica del estómago debido a la distensión que se produce por la llegada del bolo alimentario (fase gástrica), sumada a la estimulación refleja de tipo nervioso (fase cefálica) produce la liberación del jugo gástrico que inicia la digestión de las proteínas.

Como resultado del proceso digestivo del estómago se forma un líquido cremoso y ácido llamado quimo que, a intervalos periódicos de tiempo, es dejado pasar por el esfínter pilórico hacia el duodeno.

En el intestino se completa la digestión de los tres componentes principales de la dieta, carbohidratos, grasas y proteínas, por acción de las enzimas respectivas, amilasas, lipasas y proteasas de origen intestinal y pancreático.

En la digestión de las grasas juega un papel importante la bilis producida por el hígado y almacenada en la vesícula biliar.

Las sales biliares contenidas en la bilis emulsifican las grasas para permitir la acción enzimática de las lipasas.

Una vez liberados los componentes mínimos de la dieta, aminoácidos, monosacáridos, glicerol, ácidos grasos y glicéridos, éstos son absorbidos por la mucosa yeyuno-íleon y, por la vía del sistema venoso portal del hígado, van a este órgano donde se recombinan para formar nuevamente carbohidratos, grasas y proteínas.

El hígado puede almacenar estos alimentos o puede pasarlos nuevamente a la circulación para que, por el sistema de la vena cava inferior lleguen al corazón, y de aquí a los pulmones donde la sangre se oxigena y retorna al corazón. Ya con nutrientes y oxígeno, la sangre es llevada a todas las células corporales para que realicen su metabolismo.

Lo que no se absorbe por el intestino tenue pasa por la valva ileocecal del intestino craso, cuya función es absorber agua y electrolitos, con lo cual el contenido intestinal se convierte en bolo fecal que es almacenado en el colon descendente y colon sigmoideo.

Según los hábitos de cada persona, una, dos o tres veces al día el colon izquierdo se contrae masivamente e impulsa el bolo fecal hacia la ampolla rectal.

Dependiendo de las condiciones ambientales, el sujeto puede relajar los Músculos puborrectal y esfínter externo del ano desencadenando la defecación, o puede contraerlos lo cual inhibe la musculatura lisa del recto y el bolo fecal es devuelto hacia el colon sigmoideo.

Es importante llevar cabo una adecuada alimentación para evitar problemas graves en el tracto digestivo como reflujo, alteraciones en algunos órganos que puedan significar en diabetes, gastroenteritis, pancreatitis, etc.

Mecanismo de digestión.


El proceso de digestión se puede dividir en diferentes etapas, como la digestión en:

Cavidad oral

Estómago

Intestino delgado

Intestino grueso

La digestión incluye una combinación compleja de procesos mecánicos y químicos. Algunas de las actividades en el proceso incluyen ingestión y propulsión de alimentos, digestión mecánica o física, digestión química, absorción y defecación.

Digestión en la cavidad oral.


Cuando la comida se toma por la boca, se mastica y se mezcla. También hay una descomposición química de los carbohidratos, debido a la acción de la saliva de las glándulas salivales. El 30% del almidón se hidroliza por la acción de la amilasa, que es una enzima salival.

La otra enzima, la lisozima, es un agente antibacteriano que previene las infecciones.

Almidón + Amilasa salival → Maltosa

La masticación de alimentos y la deglución de alimentos son las actividades importantes que tienen lugar aquí en la cavidad oral.

Los alimentos se descomponen en partículas más pequeñas por la acción masticatoria de los dientes.

A medida que se agrega saliva, se mezcla con las partículas de comida, humedeciendo y lubricando lentamente la comida.

Esta pequeña bola se llama bolo, que luego se traga. La faringe ayuda en el movimiento del bolo hacia el esófago, desde donde se mueve hacia el estómago a través de los movimientos peristálticos del esófago.

Digestión en el estómago


Cuando la comida llega al estómago, permanece durante aproximadamente 4 a 5 horas. Hay varias glándulas gástricas en la mucosa que recubre el estómago.

Las células del cuello mucoso secretan moco. Las células pépticas secretan el pepsinógeno proenzimático. Las células parietales u oxínticas secretan HCl (ácido clorhídrico) y un factor intrínseco que es esencial para la absorción de la vitamina B12.

La comida en el estómago se mezcla a fondo con los jugos gástricos a través de los movimientos agitados del músculo del estómago. Esta masa de comida que es semi-digerida, ácida y pulposa se llama quimo. Son principalmente las proteínas las que se digieren en el estómago.

El moco y los bicarbonatos del jugo gástrico ayudan a proteger el epitelio de la mucosa del HCl altamente ácido. La mucosidad también ayuda a lubricar la comida.

Las diferentes reacciones químicas que tienen lugar en el estómago se resumen a continuación.

Jugos gástricos y enzimas:

- El HCl proporciona el pH ácido.

- El pepsinógeno (proenzima) se convierte en pepsina por el HCl

- La pepsina, a su vez, convierte la proteína en peptonas y proteosas.

- La prorenina (proenzima) se convierte en renina por HCl.

- La caseína (proteína de la leche) se convierte en péptidos por la renina.

Después de la acción de los jugos gástricos y las enzimas, los alimentos ingresan al intestino delgado.

Digestión en el intestino delgado


En el intestino delgado, se produce una mayor digestión. Debido a los diversos movimientos de este órgano, el quimo se mezcla y agita aún más.

Hay muchas enzimas que se secretan en el intestino delgado desde órganos como el páncreas, el hígado; aparte de los jugos intestinales. Todos estos reaccionan con las partículas de alimentos y las digieren en partículas más pequeñas que pueden ser absorbidas por el torrente sanguíneo.

Las diferentes reacciones químicas que ocurren se resumen a continuación:

Jugos pancreáticos:

La amilasa convierte el almidón en maltosa.

La enteroquinasa convierte el tripsinógeno en tripsina

La tripsina convierte proteínas en dipéptidos

La tripsina convierte el quimotripsinógeno en quimotripsina.

La quimotripsina convierte las peptonas en dipéptidos.

La tripsina convierte la procarboxipeptidasa en carboxipeptidasa.

La carboxipeptidasa convierte las proteasas en dipéptidos.

La tripsina convierte Proelastase en Elastase.

La elastasa convierte la elastina en dipéptidos.

La amilasa pancreática convierte los polisacáridos (almidón) en disacáridos.

Las nucleasas en el jugo pancreático, actúan sobre los ácidos nucleicos y forman nucleótidos y nucleósidos.

Jugos intestinales:

La maltasa convierte la maltosa en glucosa.

La sacarasa convierte la sacarosa en glucosa y fructosa.

La lactasa convierte la lactosa en glucosa y galactosa.

Las aminopeptidasas convierten los péptidos en aminoácidos.

Las dipéptidasas convierten los dipéptidos en aminoácidos

Bilis: la bilis convierte los glóbulos de grasa en gotitas de grasa mediante un proceso llamado emulsificación. Las grasas se descomponen en diglicéridos y monoglicéridos.

Lipasa pancreática: convierte los triglicéridos en ácidos grasos y glicerol.

Las biomacromoléculas se descomponen en la región del duodeno. Todas las formas más simples de los alimentos digeridos se absorben en las regiones de yeyuno e íleon. Cualquier resto de partículas de alimentos no digeridos y no absorbidos se pasan al intestino grueso.

Digestión en el intestino grueso


En el intestino grueso, la actividad de digestión es significativamente menor. Aquí, se produce una acción bacteriana en las partículas de comida sobrantes. Los minerales, el agua y ciertos medicamentos se absorben en el intestino grueso.

El moco secretado por el intestino grueso ayuda a retener las partículas de desecho, además de lubricarlo.

Cualquier partícula de desecho no digerida y no absorbida llamada materia fecal se pasa al recto, desde donde se elimina a través del ano.

Control de los procesos digestivos


Los procesos digestivos están controlados por las hormonas y los nervios. Hay una ráfaga constante de señales entre el cerebro y el canal alimentario.

Las hormonas controlan el proceso de digestión señalando al cuerpo en los momentos apropiados para producir los jugos digestivos. También envían señales al cerebro para indicar que tienen hambre o están llenos. El sistema nervioso, a través del cerebro y la médula espinal, controla los procesos digestivos.

Preguntas más comunes sobre el proceso de la digestión humana:

P: ¿Por qué es importante la bilis?

Respuesta: La bilis es secretada por el hígado. Desempeña un papel importante en la emulsión de las grasas. El jugo de bilis también ayuda en la absorción de grasas. Las sales biliares reducen la tensión superficial de las grandes gotas de grasa y las convierten en gotas más pequeñas. La lipasa actúa sobre estas pequeñas gotas de grasa. La lipasa se activa por la bilis. La bilis es importante debido a su importante papel en el proceso de digestión.

P: Si no se secreta HCl en el estómago, ¿qué pasaría?

Respuesta: El HCl activa el pepsinógeno que luego se convierte en pepsina. Esto actúa sobre las proteínas. En ausencia de HCl, la digestión de proteínas no tiene lugar. El HCl también ayuda a matar las bacterias en el estómago.


¿Tienes algo que decir sobre este artículo? Compártelo con nosotros en:

siguenos en facebook sígueme en Instagram Canal de youtube siguenos en Twitter

Artículos relacionados

El sistema digestivo: proceso de la digestión
4/ 5
Oleh