Datos clave sobre el sistema esquelético y el tejido óseo (para estudiar)


Aprende datos clave sobre el sistema esquelético y el tejido óseo. Estudia la anatomía del tejido óseo, el sistema esquelético y más.

INTRODUCCIÓN

1. Aprende datos clave sobre la anatomía del sistema esquelético y el tejido óseo. Estudia temas sobre el tejido óseo, el sistema esquelético y más. Los huesos están constituidos por tejidos diferentes: hueso o tejido óseo, cartílago, (ejido conectivo deoso, epitelio, tejido adiposo y tejido nervioso.

2. El conjunto de huesos y sus cartílagos constituyen el sistema esquelético.

Funciones del hueso y del sistema esquelético


1. El sistema esquelético cumple las funciones de sostén, protección, asistencia en el movimiento, homeostasis mineral, producción de células sanguíneas y almacenamiento de triglicéridos.

ESTRUCTURA ÓSEA

1. Las partes de un hueso largo típico son la diáfísis (cuerpo), epífisis próximal y distal (extremos), metáfísis, cartílago articular, periostio, cavidad medular y endostio.

Histología del tejido óseo


1. El tejido óseo contiene una abundante matriz extracelular que rodea a células muy separadas uaas de otras.

2. Los cuatro tipos principales de células del hueso son las osteógenas, los osteoblastos los osteocitos y los osteoclastos.

3. La matriz extracelular del hueso contiene abundantes sales minerales (principalmente hidroxiapatita) y fibras colágenas.

4. El tejido compacto está formado por osteonas (sistemas haversianos) separados por pequeños espacios.

5. El hueso compacto cubre al hueso esponjoso en las epífisis y forma la mayor parte del tejido óseo en las diáfisis. Es el componente óseo más fuerte y protector, que soporta y resiste tensión.

6. El tejido óseo esponjoso carece de osteonas. Está formado por trabéculas que rodean a los espacios que contienen médula ósea roja.

7. El hueso esponjoso constituye la mayor parte de la estructura de los huesos planos, cortos e irregulares, y el interior de las epífisis de los huesos largos. Sus trabéculas ofrecen resistencia a lo largo de las líneas de tensión, soportan y protegen a la médula ósea y hacen a los huesos más livianos, la cual facilita su movilidad.

IRRIGACIÓN E INERVACIÓN DEL HUESO

1. Los huesos largos reciben irrigación de las arterias periódicas, nutricias y epifisarias que están acompañadas por las venas respectivas.

2. Los nervios acompañan a los vasos sanguíneos en el hueso; ef periostio es rico en neuronas sensitivas.

Formación de hueso



1. El hueso se forma por un proceso denominado osificación (osteogénesis), que comienza cuando las células mesenquimatosas se transforman en células osteógenas. Éstas realizan la división celular y dan lugar a células que se diferencian en osteoblastos, osteoclastos y osteocitos.

2. La osificación comienza durante la sexta semana de vida embrionaria. Los dos tipos de osificación (intramembranosa y endocondral) consisten en el reemplazo del tejido conectivo preexistente con tejido óseo.

J. En la osificación intramembranosa, el hueso se forma directamente dentro del mesénquima y se dispone en capas que parecen membranas.

4. En la osificación endocondral, el tejido óseo se forma en el interior del cartílago hialino que se desarrolla a partir del mesénquima. El centro primario de osificación de un hueso largo está en la diáfisis. El cartílago se degenera y deja espacios que se unen para formar la cavidad medular. Los osteoblaslos depositan hueso. La osificación ocurre luego en las epífisis, donde el cartílago es sustituido por hueso, con excepción de la placa epifisaria.

CRECIMIENTO ÓSEO

1. La placa epifisaria consta de cuatro zonas: zona de cartílago inactivo, zona de cartílago proliferativo, zona de cartílago hipertrófico y zona de cartílago calcificado.

2. La diálisis de un hueso aumenta en longitud por la división celular a nivel de la placa epifisaria.

3. El hueso crece en espesor o diámetro por el depósito del tejido óseo nuevo liberado por los osteoblastos del periostio que se encuentran alrededor de la superficie externa del hueso (crecimiento por aposición).

Datos sistema esquelético tejido óseo estudio anatomía

La homeostasis y el hueso



1. La remodelación ósea es un proceso continuo en el cual los osteoclastos cavan pequeños túneles en el hueso, que son reconstruidos por los osteoblastos, que rellenan los túneles con tejido nuevo.

2. En la resorción ósea, los osteoclastos liberan encimas y ácidos que degradan las fibras colágenas y disuelven las sales minerales.

3. Algunos minerales (especialmente calcio y fósforo) y vitaminas (C, K y B12) son necesarios para el crecimiento óseo y su mantenimiento. Los factores de crecimiento de un tipo similar a la insulina (IGF), la hormona de crecimiento, las hormonas tiroideas, los estrógenos y las andrógeoos estimulan el crecimiento óseo.

4. Las hormonas sexuales retardan la resorción ósea y promueven el depósito del tejido nuevo.

5. Una fractura es cualquier rotura en un hueso.

6. Los pasos en la reparación de una fractura son: formación del hematoma, formación del callo fibrocartilaginoso, formación del callo óseo y remodclación ósea.

7. Los tipos más comunes de fractura son: fractura simple (cerrada), fractura expuesta (abierta), fractura conminuta, fractura "en tallo verde“, fractura de Pon y fractura de Col les.

8. El hueso es el principal reservorio de calcio del organismo.

9. La hormona paratiroidea (PTH) liberada por las glándulas paratiroides, aumenta el nivel de Ca++ sanguíneo, mientras que la calcitonina (CT) secretada por la glándula tiroides disminuye la calcemia. La vitamina D aumenta la absorción de calcio y fosfato y causa un incremento de las concentraciones sanguíneas de estas sustancias.

EJERCICIO Y TEJIDO ÓSEO

1. El desarrollo de tensión mecánica conduce al aumento de la solidez de los huesos, a causa del incremento en el depósito de sales minerales y la producción de fibras colágenas.

2. La falta de desarrollo de tensión mecánica debilita al hueso por la desmineralización y la reducción de las fibras colágenas.

Tejido óseo y envejecimiento



1. El principal efecto del envejecimiento es la desmineralización, pérdida del calcio óseo, a causa de la reducida actividad osteoblástica.

2. Otro efecto es la disminución en la producción de las proteínas de la matriz extracelular (en su mayor parte fibras colágenas), lo cual deja al hueso más frágil y por lo tanto más susceptible a las fracturas.

ACCIDENTES DE LA SUPERFICIE ÓSEA

Los huesos tienen accidentes de superficie característicos que les permiten adaptarse estructuralmente a funciones específicas. Muchos de éstos no están presentes al momento del nacimiento sino que se desarrollan como respuesta a cierto tipo de fuerzas y son muy prominentes en el esqueleto adulto. En respuesta a las tensiones que soporta la superficie de un hueso por parte de los tendones, ligamentos, aponeurosis* y fascias, se deposita nuevo hueso que origina promisiones y áreas rugosa*. En contraposición, la compresión sobre una superficie ósea genera una depresión.

Existen 2 tipos principales de accidentes óseos: 1) depresiones y orificios, que forman articulaciones y permiten el pasaje de tejidos blandos (como los vasos sanguíneos y nervios), y 2) apófisis, de proyecciones o prominencias que ayudan a formar cienos tipos de articulaciones o sirven como puntos de inserción de ligamentos y tendones.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook