Tejido muscular esquelético, cardíaco y liso


En este artículo se describirán características breves del tejido muscular. Se comparará la estructura, localización y modo de control de los tejidos musculares esquelético, cardíaco y liso de manera resumida.

El tejido muscular está constituido por células alargadas que se denominan fibras musculares, las cuales utilizan ATP para generar fuerza. Como resultad, el tejido muscular produce movimientos del cuerpo, mantiene la postura y genera calor. También brinda protección. De acuerdo con su localización y ciertas características estructurales y funcionales, el tejido muscular se clasifica en tres tipos: esquelético, cardíaco y liso.






El tejido muscular esquelético se denomina así porque está unido a los huesos del esqueleto. Otra de las características son las estriaciones que presenta, bandas claras y oscuras alternantes dentro de las fibras, visibles con el microscopio óptico. El músculo esquelético se considera voluntario porque se puede contraer o relajar de manera consciente.

Una fibra muscular esquelética tiene una gran longitud (más de 30-40 cm en el músculo más largo del cuerpo). Su forma es cilíndrica y presenta varios núcleos, localizados periféricamente. Dentro de un mismo músculo las fibras que lo componen son paralelas entre sí.



El tejido muscular cardíaco forma la mayor parte de las paredes del corazón. Al igual que el músculo esquelético, es estriado. Sin embargo, se diferencia porque es involuntario; su contracción no es controlada de manera consciente.

Las fibras musculares cardíacas son ramificadas y tienen un solo núcleo en el centro (ocasionalmente pueden tener dos núcleos). Se unen unas con otras mediante prolongaciones transversales de la membrana plasmática llamadas discos intercalares que contienen desmosomas y uniones de hendidura. Los discos intercalares son exclusivos del tejido cardíaco. Los desmosomas refuerzan el tejido y mantienen unidas las fibras durante sus vigorosas contracciones. Las uniones en hendidura permiten la conducción rápida de los potenciales de acción a través del corazón.



El tejido muscular liso se dispone en las paredes de las estructuras internas huecas como vasos sanguíneos, vías aéreas, tubo digestivo, vesícula biliar y vejiga urinaria. su contracción reduce el calibre de los vasos sanguíneos y ayuda a movilizar los alimentos a lo largo del tubo digestivo, a distribuir los líquidos corporales y a eliminar los desechos. Las fibras musculares lisas son generalmente involuntarias y no son estriadas (carecen de estrías), de ahí el término "liso".

Una fibra muscular lisa es pequeña, ancha en el medio y se angosta hacia los extremos. Contiene un único núcleo central. Las uniones en hendidura conectan varias fibras individuales en algunos tejidos musculares lisos, por ejemplo, en la pared del intestino. Los músculos pueden contraerse vigorosamente en la medida que las fibras musculares que los componen se contraigan de manera conjunta.

En otros lugares del cuerpo, como el iris del ojo, las fibras musculares lisas se contraen en forma individual por falta de uniones de hendidura.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook