Estructuras anexas de la piel (pelo, glándulas cutáneas y uñas)


En este artículo se pretende comparar la estructura, distribución y funciones del pelo, glándulas cutáneas y uñas.

Las estructuras anexas o accesorias de la piel (pelo, glándulas cutáneas y uñas) se desarrollan a partir de la epidermis del embrión. Tiene muchas funciones importantes. Por ejemplo, el pelo y las uñas protegen al cuerpo, y las glándulas sudoríparas ayudan a regular la temperatura corporal.

El pelo

El pelo está presente en la mayor parte de la superficie corporal, excepto las palmas, la superficie palmar de los dedos, los talones y las plantas. En los adultos, se distribuye con mayor densidad en el cuero cabelludo, cejas, axilas (hueco axilar) y alrededor de los genitales externos. El grosor y el patrón de distribución están determinados en su mayor parte por influencias genéticas y hormonales.

A pesar de que la protección que ofrece es limitada, el cabello resguarda al cuero cabelludo de sufrir heridas y de los rayos solares y disminuye la pérdida de calor. Las pestañas y las cejas protegen a los ojos del ingreso de partículas extrañas, al igual que el pelo de las fosas nasales y el conducto auditivo externo. Los receptores del tacto (plexos de la raíz pilosa) asociados a los folículos pilosos se activan cada vez que un pelo se mueve, por más leve que sea este movimiento. Por lo tanto, el pelo también actúa captando el tacto suave.

Anatomía del pelo



Cada pelo está compuesto por columnas de células queratinizadas muertas que se mantienen juntas gracias a proteínas extracelulares. El tallo piloso es la porción del pelo que se proyecta sobre la superficie de la piel. La raíz es la parte profunda del pelo, que penetra dentro de la dermis y algunas veces hasta el tejido subcutáneo. Tanto el tallo como la raíz constan de tres capas de células concéntricas: médula, corteza y cutícula. La médula, interna, que puede faltar en el pelo fino, está compuesta por dos o tres filas de células de forma irregular. La corteza, intermedia, forma la mayor parte del tallo piloso y está constituida por células alargadas. La cutícula del pelo, la capa más externa, presenta una capa única de células delgadas aplanadas muy queratinizadas. Las células cuticulares sobre el tallo del pelo se disponen como las tejas de un techo con sus extremos libres dirigidos hacia la punta del cabello.

Rodeando a la raíz del pelo está el folículo piloso, formado por la vaina radicular externa y la vaina radicular interna, llamadas conjunto en vaina radicular epitelial. La vaina radicular externa es una continuación hacia abajo de la epidermis. La caina radicular interna se origina en la matriz y forma una vaina tubular de células epiteliales entre la vaina radicular externa y el pelo. La dermis densa que rodea al folículo piloso es la vaina radicular dérmica-

La base de cada folículo piloso es una estructura con aspecto de catáfila de cebolla llamada bulbo piloso. Alberga una indentación mamilar, la papila pilosa, en la cual se observa un tejido conectivo areolar y gran cantidad de vasos sanguíneos que irrigan al folículo piloso. El bulbo también contiene una capa de células germinativas llamada matriz. Las células de la matriz son responsables del crecimiento del pelo existente y de la producción de pelos nuevos cuando se desprenden los viejos. Este proceso de reemplazo ocurre dentro del mismo folículo. Las células de la matriz dan origen así mismo a las células de la vaina radicular interna.

Eliminación del pelo

La sustancia que produce la caída del pelo se llama depilatoria. Ésta disuelve las proteínas del tallo piloso transformándolo en una masa gelatinosa que puede ser eliminada con facilidad. Como la raíz del pelo no es afectada, éste vuelve a crecer. En la electrólisis, se utiliza una corriente eléctrica para destruir la matriz del pelo de modo que no pueda crecer de nuevo. Se utiliza también el tratamiento con láser para remover el pelo.

Asociados con el pelo se hallan las glándulas sebáceas y un fino haz de células musculares lisas, que constituyen el músculo erector del pelo. Se extiende desde la dermis superficial hasta la vaina radicular dérmica alrededor del folículo piloso. En un posición normal, el pelo emerge en un ángulo aguda sobre la superficie de la piel. Durante el estrés fisiológico o emocional, como el frío o el miedo, los terminales nerviosos autónomos estimulan el músculo erector del pelo y determinan su contracción, lo cual lleva al talo piloso a una posición perpendicular a la superficie cutánea. Esto provoca la "piel de gallina", denominada así porque forma pequeñas elevaciones en torno del tallo piloso.

Alrededor de cada folículo piloso hay dendritas de neuronas sensibles al tacto y constituyen lo que se llama plexo de la raíz pilosa. Este plexo genera impulsos nerviosos si el tallo piloso se mueve.

Crecimiento del pelo

Cada folículo piloso atraviesa un ciclo que consiste en un período de crecimiento y un período de reposo. Durante el período de crecimiento, las células dela matriz se diferencian, se queratinizan y mueren. A medida que se agregan células a la base de la raíz del pelo, éste crece en longitud. En determinado momento, el crecimiento del pelo se detiene y comienza el período de reposo. Después del período de reposo se inicia un nuevo ciclo de crecimiento. La raíz del pelo viejo cae o es llevada hacia fuera del folículo piloso, y un nuevo pelo comienza a crecer en su lugar. El pelo del cuero cabello crece durante 2 a 6 años y reposa alrededor de 3 meses. En un momento dado, alrededor del 85% del cabello se encuentra en período de crecimiento. El pelo visible está muerto, pero las porciones de la raíz que se encuentra dentro del cuero cabelludo permanecen vivas hasta que ésta es desplazada hacia afuera del folículo por un pelo nuevo.

La pérdida normal de cabello en el adulto normal es de alrededor de 70 a 100 por día. Tanto la tasa de crecimiento como el ciclo de reemplazo pueden alterarse por factores como la edad, enfermedades, radioteraía, quimioterapia, herencia, sexo y estrés emocional intenso. Las dietas que llevan a una pérdida acelerada de peso por la restricción importante de nutrientes micro y macro como las proteínas, aumentan la pérdida de cabello. La tasa de recambio también aumenta durante los 3 a 4 meses que siguen al parto. La alopecia, que es la falta parcial o total del pelo, puede producirse por factores genéticos, el envejecimiento, trastornos endocrinos, quimioterapia o enfermedades de la piel.

Quimioterapia y pérdida del cabello

La quimioterapia es el tratamiento de enfermedades, por lo general el cáncer, mediante sustancias químicas o fármacos. Los agentes quimioterápicos interrumpen el ciclo vital de las células cancerosas de división rápida. Infortunadamente, también afectan a otras células de división rápida del organismo, como las de la matriz pilosa. Por tal razón, los pacientes bajo tratamiento quimioterápico sufre pérdida de cabello. Como el 15% de las células de la matriz del cuero cabelludo están en estado de reposo, no son afectadas por la quimioterapia. Una vez que la quimioterapia concluye, las células de la matriz pilosa reemplazan a los folículos perdidos y se reanuda el crecimiento del cabello.

Tipos de pelo

Los folículos pilosos se desarrollan entre las 9 y 12 semanas de gestación. Alrededor del quinto mes de desarrollo los folículos suelen producir pelos muy finos, no pigmentados, a los que se denomina lanugo (similar a lana), que cubren el cuerpo del feto. Este pelo se desprende antes del nacimiento, excepto en el cuero cabelludo, cejas y pestañas. Unos meses después del nacimiento, un pelo más grueso reemplaza lentamente a ese pelo caduco. Sobre el resto del cuerpo del lactante crece nuevo pelo corto y fino, conocido como vello y al que se llama comúnmente "piel de durazno". En respuesta a hormonas (andrógenos) secretadas durante la pubertad, se desarrolla pelo grueso y pigmentado, comúnmente enrulado, en la axila (hueco axilar) y en la región pubiana. En los varones este pelo también aparece en la cara y en otras partes del cuerpo. Esos pelos gruesos que se desarrollan en la pubertad, al igual que los de la cabeza, cejas y pestañas son muy pigmentados y se llaman pelos terminales. Alrededor del 95% del pelo corporal de un varón es pelo terminal (5% vello), mientras que en la mujer sólo el 35% del pelo corporal es terminal (65% vello).

Color del pelo

El color del pelo se debe principalmente a la cantidad y el tipo de melanina presente en sus células queratinizadas. La melanina se sintetiza en los melanocitos dispersos en la matriz del bulbo piloso y pasa a las células del a corteza y de la médula del pelo. El pelo de color oscuro contiene principalmente eumelanina; el pelo rubio y rojizo contiene variantes de la feomelanina. El pelo se torna gris por una declinación progresiva en la producción de melanina. El pelo blanco es el resultado de la ausencia total de melanina y la acumulación de burbujas de aire en el tallo.

El pelo y las hormonas

En la pubertad, cuando los testículos comienzan a secretar cantidades significantes de andrógenos (hormonas sexuales masculinas), los varones desarrollan el típico patrón de crecimiento del pelo, como la barba y el vello del pecho. En las mujeres, durante la pubertad los ovarios y las glándulas suprarrenales elaboran pequeñas cantidades de andrógenos, los cuales promueven el crecimiento del vello en las axilas y la región pubiana. En ocasiones, los tumores de las glándulas suprarrenales, los testículos o los ovarios generan cantidades excesivas de andrógenos, lo cual da lugar, tanto en niñas como en varones púberes, a hirsutismo, estado en el cual hay un exceso de pelo corporal.

Llamativamente, los andrógenos también deben estar presentes para que desarrollen la mayoría de las formas de la calvicie, alopecia androgénica o calvicie de patrón masculino. En individuos genéticamente predispuestos, los andrógenos pueden inhibir el crecimiento del cabello. En los hombres, la pérdida de cabello generalmente comienza con un retroceso de la línea de inserción, seguido de su caída en la región temporal y en la coronilla. Las mueres son más proclives al debilitamiento del pelo en la coronilla. El primer fármaco aprobado para estimular el crecimiento del cabello fue el minoxidil. Causa vasodilatación (expansión de los vasos sanguíneos), e incrementa por lo tanto la circulación. Aproximadamente en un tercio de las personas que lo usan, el minoxidil mejora el crecimiento del cabello por el agrandamiento de los folículos y la prolongación del ciclo de crecimiento. Sin embargo, para muchos el crecimiento del cabello es escaso. El minoxidil no ayuda a quienes ya tienen calvicie.

Glándulas de la piel

Las glándulas son agrupaciones de células epiteliales que secretan una sustancia. Hay distintos tipos de glándulas exocrinas asociadas con la piel: glándulas sebáceas (aceite), glándulas sudoríparas (sudor) y glándulas ceruminosas. Las glándulas mamarias, glándulas sudoríparas que secretan leche, se describen en este artículo.

Glándulas sebáceas

Las glándulas sebáceas son glándulas acinosas ramificadas simples. La mayoría se conectan a los folículos pilosos. La porción secretora se encuentra en la dermis y generalmente se abre en el cuello de un folículo. En algunas localizaciones, como los labios, el glande, los labios menores y las glándulas tarsales de los párpados, se abren directamente en la superficie de la piel. Ausentes en las palmas de la manos y en las plantas de los pies, las glándulas sebáceas son pequeñas en la mayor parte del tronco y los miembros, pero son grandes en la piel de las mamas, cara, cuello y parte superior del tórax.

Las glándulas sebáceas secretan una sustancia oleosa llamada sebo, mezcla de triglicéridos, colesterol, proteínas y sales inorgánicas. El sebo reviste la superficie del pelo y previene su deshidratación y que se vuelva quebradizo. Impide también la evaporación excesiva de agua de la piel, mantiene la piel suave y flexible, e inhibe el crecimiento de determinadas bacterias.

Acné

El acné es una inflamación de las glándulas sebáceas que normalmente comienza en la pubertad cuando éstas aumentan de tamaño y empieza la producción de sebo. Los andrógenos de los testículos, ovarios y glándulas suprarrenales desempeñan el papel más importante en la estimulación de las glándulas sebáceas. El acné se produce predominantemente en folículos sebáceos colonizados por bacterias, algunas de las cuales crecen bien en el sebo rico en lípidos. La infección puede provocar un quiste o saco de células conectivas, que pueden destruir o desplazar a las células epidérmicas. Este estado de acné quístico puede dejar una cicatriz permanente en la epidermis. El tratamiento consiste en un lavado cuidadoso de las partes afectadas una o dos veces al día con un jabón suave. Antibióticos tópicos (como clindamicina o eritromicina), fármacos tópicos como el peróxido de benzonil o tretinoína y antibióticos orales (como tetraciclinas, minociclina, eritromicina e isotretinoína). Contrariamente a la creencia popular, los alimentos como el chocolate y las frituras no causan ni empeoran el acné.

Glándulas sudoríparas

Hay tres a cuatro millones de glándulas sudoríparas. Las células de estas glándulas liberan sudor o perspiración hacia los folículos pilosos o sobre la superficie de la piel a través de poros. Las glándulas sudoríparas se dividen en dos tipos principales, ecrinas y apocrinas, sobre la base de su estructura, localización y tipo de secreción.

Las glándulas sudoríparas ecrinas, también conocidas como glándulas sudoríparas merocrinas, son glándulas tubulares simples enrolladas, mucho más comunes que las glándulas sudoríparas apocrinas. Están distribuidas en la piel de casi todo el cuerpo, especialmente en la frente, palmas y plantas. Sin embargo, no se las halla en los bordes de los labios, los lechos ungueales de los dedos de las manos y los pies, el glande y el clítoris, los labios menores y el tímpano. La porción secretora de las glándulas sudoríparas ecrinas se localiza casi siempre en la dermis profunda (en ocasiones en la región externa del tejido subcutáneo). El conducto excretor se proyecta a través de la dermis y la epidermis y terminan como un poro en la superficie de la piel.

El sudor producido en las glándulas sudoríparas ecrinas (alrededor de 600 mL diarios) consiste en agua, iones (en su mayoría sodio y cloro), urea, ácido úrico, amoníaco, aminoácidos, glucosa y ácido láctico. La función principal de estas glándulas es la de contribuir a la regulación de la temperatura corporal a través de la evaporación del sudor. A medida que el sudor se evapora, grandes cantidades de energía calórica dejan la superficie corporal. Las glándulas sudoríparas ecrinas también tienen un pequeño papel en la eliminación de desechos como la úrea, el ácido úrico y el amoníaco. El sudor que se evapora de la piel antes de percibirse como humedad se define como transpiración (perspiración) insensible. El sudor que se secreta en grandes cantidades y es visible en la piel como humedad se llama transpiración (perspiración) sensible.

Las glándulas sudoríparas apocrinas son también glándulas tubulares ramificadas simples. Se localizan sobre todo en la piel de la axila, ingle, aréola (área pigmentada que rodea el pezón) y regiones como la barba de la cara de los hombres adultos. Se pensaba en un principio que liberaban sus secreciones de manera apocrina, perdiendo una porción de la célula. Sin embargo, ahora se sabe que su secreción es por medio de la exocitosis, característica de las glándulas merocrinas. No obstante, el término apocrino se sigue utilizando. La porción secretora de estas glándulas se localiza casi siempre en el tejido subcutáneo, y el conducto excretor se abre en los folículos pilosos. Su producto de secreción es ligeramente viscoso en comparación con las secreciones de las glándulas ecrinas y contiene los mismos componentes que el sudor junto con lípidos y proteínas. Las glándulas sudoríparas ecrinas comienzan a funcionar después del nacimineto, pero las apocrinas no lo hacen hasta la pubertad. Las glándulas sudoríparas apocrinas son estimuladas durante el estrés emocional y la excitación sexual; a estas secreciones se las conoce comúnmente como "sudor frío".

Glándulas ceruminosas

Las glándulas sudoríparas modificadas del oído externo, llamadas glándulas ceruminosas, secretan cera. Su porción secretora se encuentra en el tejido subcutáneo, por debajo de las glándulas sebáceas. Su conducto excretor se abre directamente sobre la superficie del conducto auditivo externo o en los conductos de las glándulas sebáceas. La secreción combinada de las glándulas ceruminosas y las glándulas sebáceas se llama cerumen o cera del oído. El cerumen junto con el pelo del conducto auditivo externo, constituyen una barrera que impide la entrada de cuerpos extraños.

Cerumen impactado

Algunas personas producen una cantidad anormalmente elevada de cerumen en el conducto auditivo externo. Si éste se acumula hasta volverse compacto, el paso de las ondas sonoras hacia el tímpano puede verse dificultado. Los tratamientos para el cerumen impactado (tapón de cera) consisten en el lavado periódico del oído con enzimas que disuelven la cera y la eliminación de ésta con un instrumento romo (sin filo) utilizado por personal médico especializado. El uso de hisopos u objetos agudos no se recomienda para este propósito ya que puede empujar el cerumen aún más adentro del conducto auditivo externo y dañar el tímpano.

Uñas



Las uñas son placas de células epidérmicas queratinizadas muertas, densamente agrupadas, que forman una cubierta sólida y transparente sobre la superficie dorsal de las porciones distales de los dedos. Cada uña consiste en un cuerpo, un extremo libre y una raíz. El cuerpo de la uña es la porción visible de ésta; el extremo libre es la parte que puede extenderse más allá de los dedos, y la raíz de la uña es la porción que está oculta en el pliegue de la piel. Por debajo del cuerpo de la uña hay un epitelio y, más profundamente, una capa dérmica. La mayor parte del cuerpo de la uña aparece rosado por el flujo sanguíneo que atraviesa los capilares de la dermis subyacente. El extremo libre es blanco puesto que no hay capilares subyacentes. La parte blanca en forma de media luna en el extremo proximal del cuerpo de la uña se llama lúnula. Aparece de color blanco porque el tejido vascular subyacente no es visible a través de una región epitelial espesada en ese sitio. Debajo del extremo libre hay un engrosamiento del estrato córneo llamado hiponiquio el cual une la uña al extremo de los dedos. El eponiquio o cutícula es una banda angosta de epidermis que se extiende desde los márgenes (bordes laterales) de la uña y se une a éstos. Ocupa el borde proximal de la uña y está formado por estrato córneo.

La porción proximal del epitelio profundo de la raíz de la uña es la matriz ungueal donde las célula se dividen por mitosis para producir su crecimiento. El crecimiento de la uña tiene lugar por transformación de las células superficiales de la matriz en células ungueales. La velocidad de crecimiento de las uñas está determinada por el índice de mitosis en las células de la matriz, la cual es infundida por factores como la edad, el estado de salud y el estado nutricional. El crecimiento de la uña también varía de acuerdo con la estación, el momento del día y la temperatura ambiental El promedio de crecimiento en longitud de las uñas de los dedos de las manos oscila alrededor de 1 mm por semana. El de las uñas de los dedos de los pies es un tanto menor.

Funcionalmente, las uñas ayudan a asir y manipular objetos pequeños de diferentes maneras, protege al extremo de los dedos de traumatismos y permite rascarnos distintas partes del cuerpo.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook