Anatomía del corazón


Localización del corazón:



Para todo lo que hace, el corazón es un órgano relativamente pequeño, aproximadamente del mismo tamaño (pero no de la misma forma) que un puño cerrado. Mide alrededor de 12 cm de largo, 9 cm en su punto más ancho y 6 cm de espesor, con un peso promedio de 250 gramos en mujeres adultas y de 300 gramos en hombres adultos. El corazón descansa sobre el diafragma, cerca de la línea media de la cavidad torácica. Yace en el mediastino, una masa de tejido que se extiende desde el esternón hasta la columna vertebral, entre los pulmones.

Aproximadamente dos tercios del corazón se encuentran a la izquierda de la línea media del cuerpo. Se puede imaginar al corazón como un cono que yace de lado. el vértice o punta (ápex) se dirige hacia adelante, abajo y a la izquierda. La base ancha se dirige hacia atrás, arriba y a la derecha.

Además de la base y el ápex, el corazón tiene diferentes caras y bordes (márgenes). La cara anterior se ubica detrás del esternón y las costillas. La cara inferior es la que se ubica entre el vértice y el borde derecho y descansa principalmente sobre el diafragma.

El borde derecho mira hacia el pulmón derecho y se extiende desde la cara inferior hasta la base. El borde izquierdo, también llamado borde pulmonar, mira hacia el pulmón izquierdo y se extiende desde la base al ápice.

Reanimación cardiopulmonar



Debido a que el corazón se encuentra ubicado entre dos estructuras rígidas, la columna vertebral y el esternón, la presión externa aplicada sobre el tórax (compresión) puede emplearse para forzar la salida de la sangre del corazón a la circulación.

En los casos en que el corazón deja latir súbitamente, la reanimación cardiopulmonar (RCP), compresiones cardíacas correctamente aplicadas junto con la realización artificial de los pulmones por medio de la respiración boca a boca, salva vidas. La RCP permite mantener circulando a la sangre oxigenada hasta que el corazón vuelva a latir.

Pericardio




El pericardio (peri, alrededor) es una membrana que rodea y protege al corazón. Mantiene al corazón en su posición en el mediastino y, a al vez, otorga suficiente libertad de movimientos para la contracción rápida y vigorosa. El pericardio se divide en dos partes principales: el pericardio fibroso y el pericardio seroso.

El pericardio fibroso es más superficial y está compuesto por tejido conectivo denso, irregular, poco elástico y resistente. Es semejante a un saco que yace sobre el diafragma y se fija en él. Sus bordes libres se fusionan con el tejido conectivo de los vasos sanguíneos que entran y salen del corazón. El pericardio fibroso evita el estiramiento excesivo del corazón, provee protección y sujeta el corazón al mediastino.



El pericardio seroso es más profundo, más delgado y delicado y forma una doble capa alrededor del corazón. La capa parietal externa del pericardio seroso se fusiona al pericardio fibroso. La capa visceral interna, también denominada epicardio, es una de las capas de la pared cardíaca y se adhiere fuertemente a la superficie a la superficie del corazón. Entre la capas visceral y parietal del pericardio seroso existe una delgada película de líquido seroso. Esta secreción lubricante, producida por las células pericárdicas y conocida como líquido pericárdico, disminuye la fricción entre las hojas del pericardio seroso cuando el corazón late. Este espacio que contiene unos pocos mililitros de líquido pericárdico se llama cavidad pericárdica.

Capas de la pared cardíaca


La pared cardíaca se divide en tres capas; el epicardio (capa externa), el miocardio (capa media) y el endocardio (capa interna). La capa más externa, el epicardio, es una lámina delgada y transparente que también se conoce como capa visceral del pericardio seroso. Está formada por mesotelio y un delicado tejido conectivo que le otorga una textura suave y lisa.

El miocardio, tejido muscular cardíaco, confiere volumen al corazón y es responsable de la acción de bombeo. A pesar de que su músculo estriado es semejante al esquelético, el músculo cardíaco, al igual que el músculo liso, es involuntario. Las fibras musculares cardíacas se ubican en haces diagonales alrededor del corazón.



El endocardio es una fina capa de endotelio que yace sobre una capa delgada de tejido conectivo. Tapiza las cámaras cardíacas formando una pared lisa y recubre las válvulas cardíacas. El endocardio se continúa con el endotelio de los grandes vasos que llegan y salen del corazón

Cámaras cardíacas


El corazón tiene cuatro cámaras. Las dos cámaras superiores son las aurículas (atrios) y las dos inferiores los ventrículos. En la cara anterior de cada aurícula hay una estructura semejante a una pequeña bolsa denominada orejuela (debido a su parecido con las orejas de un perro). Cada orejuela aumenta levemente la capacidad de las aurículas, permitiéndoles recibir un volumen de sangre mayor. Además, en la superficie del corazón existe una serie de surcos que contienen vasos coronarios y una cantidad variable de grasa. Cada surco marca el límite externo entre dos cámaras cardíacas.

El surco coronario profundo rodea a casi todo el corazón y limita dos sectores: el sector auricular (superior) y el ventricular (inferior).

El surco interventricular anterior es una hendidura poco profunda, ubicada en la cara anterior del corazón, que marca el límite entre el ventrículo derecho y el izquierdo. Se continúa en la cara posterior como surco interventricular posterior, delimitado ambos ventrículos en la parte posterior del corazón.

Aurícula derecha


La aurícula derecha (atrio derecho) recibe sangre de tres venas: la cena cava superior, la vena cava inferior y el seno coronario. Las paredes anterior y posterior de la aurícula derecha difieren mucho entre sí. la pared posterior es lisa; la pared anterior es trabeculada, debido a la presencias de crestas musculares denominadas músculos pectíneos, que también se extienden dentro de la orejuela.

Entre la aurícula derecha y la izquierda se encuentra un tabique delgado, denomina septum o tabique interauricular. Una formación anatómica importante de este tabique es la fosa oval, una comunicación interauricular en el corazón fetal que normalmente se cierra luego del nacimiento. La sangre pasa desde la aurícula derecha hacia el ventrículo derecho a través de una válvula, llamada válvula tricúspide porque tiene tres válvulas o cúspides. También se denomina válvula auriculoventricular o atriventricular derecha. Las válvulas cardíacas están compuestas de tejido conectivo denso cubierto por endocardio.

Ventrículo derecho


El ventrículo derecho forma la mayor parte de la cara anterior del corazón. En su interior contiene una serie de relieves formados por haces de fibras musculares cardíacas llamados trabéculas carnosas. Algunas de estas trabéculas contienen fibras que forman parte del sistema de conducción cardíaco. Las cúspides o valvas de la válvula tricúspide se conectan con cerdas de apariencia tendinosa, las cuerdas tendinosas, que a su ves conectan con trabécula cónicas denominadas músculos papilares.

El ventrículo derecho se encuentra separado de ventrículo izquierdo por el septum o tabique interventricular. La sangre pasa desde el ventrículo derecho, a través de la válvula pulmonar, hacia una gran arteria, llamada tronco pulmonar, que se divide en las arterias pulmonares derecha e izquierda.

Aurícula izquierda


La aurícula izquierda forma la mayor parte de la base del corazón. Recibe sangre proveniente de los pulmones a través de cuatro venas pulmonares. Al igual que la aurícula derecha, su pared posterior es lisa. La pared anterior de la aurícula izquierda también es lisa, debido a que los músculos pectíneos están confinados a la orejuela izquierda. La sangre pasa desde la aurícula izquierda al ventrículo izquierdo a través de la válvula bicúspide, la cual posee dos valvas o cúspides.

El término "mitral" se refiere a su semejanza con una mitra de obispo (sombrero que tiene dos caras). También se le llama válvula auriculoventricular izqueirda.

Ventrículo izquierdo

El ventrículo izquierdo forma el vértice o ápex del corazón. Al igual que el ventrículo derecho, contiene trabéculas carnosas y cuerdas tendinosas que conectan las valvas de la válvula mitral a los músculos papilares. La sangre pasa desde el ventrículo izquierdo a través de la válvula aórtica hacia la aorta ascendente. Parte de la sangre de la aorta ascendente se dirige hacia las arterias coronarias que nacen de ella e irrigan al corazón. El resto de la sangre sigue su camino a través del arco o cayado aórtico y la aorta descendente (aorta torácica y abdominal). Las ramas del cayado aórtico y de la aorta descendente transportan la sangre a todo el organismo.

Espesor miocárdico y función


El espesor miocárdico de las cuatro cámaras varía de acuerdo con la función de cada una de ellas. Las aurículas, de paredes finas, entregan sangre a los ventrículos. Debido a que los ventrículos bombean sangre a mayores distancias, sus paredes son más gruesas. A pesar de que los ventrículos derecho e izquierdo actúan como dos bombas separadas que eyectan simultáneamente iguales volúmenes de sangre, el lado derecho tiene una carga de trabajo menor. Bombea sangre que recorre una corta distancia hasta los pulmones, a menor presión y contra una menor resistencia al flujo sanguíneo.

Por su parte, el ventrículo izquierdo bombea sangre a sectores del organismo distantes, a mayor presión y contra una mayor resistencia al flujo sanguíneo. En consecuencia, el ventrículo izquierdo realiza un trabajo mucho más inteso que el derecho para mantener la misma velocidad de flujo sanguíneo.

La anatomía de los ventrículos confirma esta diferencia funcional: la pared muscular del ventrículo izquierdo es considerablemente más gruesa que la del ventrículo derecho. Además, la forma de la luz del ventrículo izquierdo es más o menos circular, mientras que la del ventrículo derecho es semilunar.

Esqueleto fibroso del corazón

Además del músculo cardíaco, la pared cardíaca también contiene tejido conectivo denso que forma el esqueleto fibroso del corazón. Esta estructura consiste básicamente en cuatro anillos de tejido conectivo denso que rodean a las válvulas cardíacas, fusionándolas entre sí y uniéndolas al tabique interventricular. Al mismo tiempo que forma la base estructural de las válvulas cardíacas, el esqueleto fibroso también evita el sobreestiramiento de las válvulas al pasar la sangre a través de ellas. Así mismo, sirve como punto de inserción a los haces de fibras musculares cardíacas y como aislante eléctrico entre las aurículas y ventrículos.

ARTÍCULOS MUY RELACIONADOS:

Ciclo cardíaco.

Características de la fibra miocardial.

Válvulas cardíacas y la circulación

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook