Sistema endocrino


Existen dos sistemas en el organismo encargados de controlar, regular y coordinar el trabajo de los demás sistemas; son éstos los sistemas nervioso y endocrino. El primero lleva a cabo su función a través de vías nerviosas específicas, el otro a través de sustancias químicas, las hormonas, que circulan en la sangre y ejercen su función a distancia.

Para que exista especificidad entre la hormona y el tejido sobre el cual deben actuar, las células que conforman un tejido o glándula poseen receptores en su superficie celular que únicamente captan la hormona con la cual son compatibles. A estas células o glándulas se les llama células o glándulas "blanco".

Las hormonas regulan el metabolismo, la reproducción, las reacciones de alarma, la homeostasia y, en general, ejercen su acción promoviendo la síntesis de proteínas o, en el caso de las hormonas hipofisiarias, estimulando la síntesis y liberación de otras hormonas por parte de las glándulas periféricas.

Al actuar por vía sanguínea la acción de las hormonas es más lenta pero, en compensación, su efecto es más duradero que el estímulo nervioso.



Las glándulas endocrinas son reguladas bien sea por un centro subcortical del sistema nervioso, el hipotálamo, o por otra glándula endocrina, la hipófisis, a través de mecanismos de retroalimentación.

El sistema endocrino está conformado por glándulas exclusivamente endocrinas como son la hipófisis y las glándulas tiroidea, paratiroideas, suprarrenales, timo, pineal y placenta.

Existen otras glándulas con secreciones endocrina y exocrina a las cuales se les considera glándulas mixtas; son estas el ovario, el testículo y el páncreas. Órganos como el riñón, el estómago y el intestino tenue también poseen glándulas endocrinas.

La composición química de las hormonas es variable. Pueden ser proteínas, polipétidos, aminoácidos, esteroides, etc.

Después de ser liberadas a la circulación generalmente son transportadas en combinación con proteínas plasmáticas y, una vez realizan su acción, son degradadas y eliminadas con la bilis o con la orina.

Las respuestas del sistema endocrino son generalmente más lentas que las respuestas del sistema nervioso; a pesar de que algunas hormonas actúan en segundos, la mayoría requieren varios minutos o más para producir una respuesta.

Los efectos de activación del sistema nervioso son por lo general de menor duración que los del sistema endocrino. El sistema nervioso actúa sobre músculos y glándulas específicos. La influencia del sistema endocrino es más amplia; ayuda a regular virtualmente todos los tipos de células del organismo.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook