Páncreas - Sistema digestivo


Características, estructura, funciones y enfermedades del páncreas como parte del sistema digestivo humano. El páncreas es un órgano secundariamente retroperitoneal que se extiende entre el duodeno y el hilio del bazo, pegado a la pared abdominal posterior. Es una glándula endocrina y exocrina a la vez; en este tema se considera la parte exocrina, únicamente.

Consta principalmente de cabeza, rodeada por el duodeno, cuerpo que se curva sobre la columna vertebral y cola que llega hasta el hilio del bazo.

Las unidades glandulares exocrinas que lo conforman y que corresponden aproximadamente al 99% de su parénquima, son los acinos pancreáticos. Estos vierten su secreción hacia conductos cada vez de mayor calibre, los que finalmente llevan la secreción hasta los conductos pancreático y pancreático accesorio que se abren en el duodeno.

Los conductos pancreático y colédoco se abren de maner independiente en la ampolla hepatopancreática (ampolla de Vater) y a través de ésta vierten su secreción al duodeno. La elevación de la mucosa duodenal producida por esta ampolla es la papila duodenal mayor.

Por su parte, el conducto pancreático accesorio se desprende del conducto pancreático a nivel de la cabeza del páncreas y se abre en la papila duodenal menor, la cual se ubica por encima y medialmente a la papila duodenal mayor.

El jugo pancreático está compuesto por agua, electrolitos, enzimas digestivas y bicarbonato.

La secreción pancreática es vertida por estímulos vagales y hormonales. La hormona que estimula la liberación del componente acuoso, rico en bicarbonato, es la secretina, en tanto que la pancreocimina es la hormona que estimula la liberación del componente enzimático.

Ambas hormonas son producidas por el duodeno. Algunas de las enzimas proteolíticas liberadas por el páncreas son la tripsina y la quimotripsina.

Además de éstas, el jugo pancreático contiene amilasas y lipasas que, conjuntamente con las enzimas intestinales, producen la degradación de los componentes de la dieta. Dado que las enzimas intestinales y pancreáticas no pueden actuar en un medio ácido, el jugo pancreático contiene bicarbonato el cual neutraliza la acidez del quimo proveniente del estómago.

consideraciones clínicas



La pancreatitis es la inflamación del páncreas y se manifiesta con un dolor intenso que irradia en las regiones epigástrica, hipocondríacas y pared abdominal posterior (dolor en banda). La pancreatitis aguda está vinculada con la ingesta de alcohol o la obstrucción del tracto biliar.

La inflamación del páncreas, o pancreatitis, es probablemente la enfermedad más común de este órgano. El trastorno puede limitarse a episodios agudos singulares o repetidos, o puede convertirse en una enfermedad crónica. Hay muchos factores asociados con el inicio de la pancreatitis, como la lesión directa del páncreas, ciertos medicamentos, infecciones virales, herencia, hiperlipidemia (aumento de los niveles de grasas en la sangre) y deformidades congénitas del sistema ductal.

En el mundo occidental, la mayoría de los casos están relacionados con el alcoholismo o con cálculos biliares, especialmente cuando los cálculos pasan espontáneamente a la ampolla hepatopancreática (ampolla de Vater). Aunque la causa inmediata de la pancreatitis aguda no siempre es clara, parece implicar uno o más de los siguientes factores: fuerte estimulación de los acinos pancreáticos; aumento de la presión dentro del conducto debido a obstrucción parcial (cálculos biliares) o edema (alcohol); y daño a la red ductal fina en el páncreas, que permite el escape de enzimas digestivas activadas y destructivas en la sustancia del páncreas mismo y en los tejidos circundantes.

La sobreestimulación de los mecanismos secretores de producción de enzimas en la célula acinar también puede conducir a la activación de sistemas de enzimas intracelulares (lisosomales), lo que resulta en la conversión de proenzimas a formas enzimas activas que comienzan a digerir orgánulos celulares. La glándula comienza a autodestruirse.

Un daño similar puede aparecer en otros órganos, como los pulmones, los riñones y los vasos sanguíneos, que reciben estas enzimas activadas a través del torrente sanguíneo. No está claro cómo la proenzima tripsinógena se convierte en tripsina en la célula acinar dañada, pero se sabe que la activación de las otras proenzimas procede de esta conversión. El alcance de la destrucción acinar parece depender de la fuerza de los factores causales.

El dolor más común de la pancreatitis aguda es dolor localizado, abdominal y en la parte media de la espalda como resultado de una fuga de enzimas, daño tisular e irritación nerviosa. En casos severos, puede haber falla respiratoria, shock e incluso la muerte. La gravedad de los síntomas generalmente depende de la extensión del daño al páncreas.

El diagnóstico se confirma mediante la detección de niveles elevados de enzimas pancreáticas (amilasa y lipasa) en la sangre y, si la función de las células de los islotes se ve alterada por el proceso inflamatorio, los niveles elevados de glucosa en la sangre. La ecografía o tomografía computarizada (TC) de la parte superior del abdomen por lo general revelan un páncreas inflamado y agrandado. El dolor sostenido, a menudo con fiebre, sugiere la presencia de un pseudoquiste o absceso causado por áreas localizadas de destrucción e infecciones en el páncreas.

La pancreatitis aguda se trata principalmente mediante terapia de apoyo, con reemplazo de líquido y sodio y control del dolor. En casos severos, lavar material necrótico y enzimas activas de la cavidad abdominal durante la cirugía puede ser beneficioso. Después de la recuperación de un ataque agudo, la prevención de nuevos ataques debería ser el objetivo principal. Por lo tanto, la eliminación de cálculos biliares, el cese del consumo de alcohol, una dieta baja en grasas y la interrupción de medicamentos tóxicos (diuréticos tiazídicos, inmunosupresores y corticosteroides, por ejemplo) pueden ser medidas útiles.

En casos donde los ataques repetidos de pancreatitis aguda han resultado en estenosis (cicatrices) del conducto pancreático principal, la reparación quirúrgica puede disminuir el número de ataques posteriores.

Pancreatitis crónica


La pancreatitis crónica raramente ocurre después de ataques agudos repetidos. En cambio, parece ser un trastorno separado que puede ser el resultado de los tapones de moco y la precipitación de sales de calcio en los conductos pancreáticos más pequeños. La pérdida progresiva de la función de células acinares e islotes se produce, presumiblemente como consecuencia de la inflamación continua resultante del bloqueo del conducto.

La calcificación progresiva, que a veces resulta en la formación de cálculos en los principales conductos pancreáticos, se ha atribuido a la disminución de la producción de una proteína acinar que normalmente contiene calcio en la solución. El alcoholismo y ciertos factores hereditarios explican casi todos los casos de pancreatitis crónica observados en el mundo occidental.

La malnutrición crónica de proteínas es una causa primaria en países subdesarrollados. El dolor abdominal recurrente, la diabetes y la malabsorción intestinal de nutrientes en la dieta son los principales síntomas de la pancreatitis crónica. La pérdida de peso y las deficiencias de vitaminas liposolubles (A, D, E y K) son comunes. El tratamiento incluye la abstinencia de alcohol, el tratamiento de la diabetes con insulina y la ingestión de suplementos de enzimas pancreáticas orales para corregir la malabsorción de la dieta.

Fibrosis quística


La fibrosis quística se hereda, pero no se expresa a menos que ambos miembros de un par de cromosomas homólogos o correspondientes tengan el rasgo. La principal anormalidad funcional en las personas con la enfermedad parece ser la elaboración por las glándulas mucosas en todo el cuerpo de secreciones que contienen concentraciones de proteínas y calcio superiores a las normales. Este desequilibrio conduce a una mayor viscosidad de las secreciones de moco y constituyentes orgánicos en los conductos de las glándulas.

El proceso de obstrucción resultante en el páncreas casi invariablemente causa destrucción y cicatrización del tejido acinar, generalmente sin dañar los islotes de Langerhans. Un proceso similar en el sistema biliar hepático produce una forma de cirrosis. En la fibrosis quística, la insuficiencia pancreática resultante generalmente puede tratarse mediante el reemplazo oral de las enzimas pancreáticas.

Cáncer de Páncreas


El cáncer de páncreas surge principalmente del sistema ductal del páncreas. La incidencia del cáncer de páncreas ha aumentado ligeramente (algo más en los hombres que en las mujeres) y ahora excede el cáncer del estómago. Los factores de riesgo incluyen edad, raza, sexo, una dieta alta en grasas, tabaquismo, diabetes, antecedentes familiares, exposición a pesticidas, ciertos tintes y productos químicos, úlceras y pancreatitis crónica. El dolor abdominal superior, que a menudo se irradia hacia la espalda, y la pérdida de peso son los síntomas más comunes del cáncer de páncreas. La ictericia obstructiva es un síntoma frecuente cuando se trata de la cabeza del páncreas.

El diagnóstico se realiza fácilmente en la mayoría de los casos mediante una tomografía computarizada, a veces complementada con una biopsia. No hay un tratamiento efectivo si el tumor está localizado y no ha invadido los vasos sanguíneos y los nervios que rodean el páncreas, ocasionalmente puede extirparse quirúrgicamente. La ictericia y la obstrucción intestinal se pueden aliviar temporalmente mediante procedimientos de derivación quirúrgica. La radiación y la quimioterapia han demostrado ser prometedoras como agentes terapéuticos si se inician rápidamente en el curso de la enfermedad y se continúan por largos períodos.

Bibliografía:

Tórtora y Derrickson. Principios de anatomía y fisiología (onceava edición)

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

Páncreas - Sistema digestivo
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más