Pleura y Pulmones - Sistema respiratorio


En el vivo los pulmones normalmente son suaves, esponjosos y tienen poco peso. Su propiedad más característica es la elasticidad. En el recién nacido tienen una coloración rosada oscura, pero con la edad se tornan azulados con depósitos de pigmentos oscuros.

Cada pulmón está rodeado por una membrana serosa, muy delgada y húmeda llamada pleura que se continúa con la que tapiza intensamente las paredes torácicas y el diafragma, a manera de dos sacos pleurales continuos, uno dentro del otro, con una cavidad virtual entre los dos, ya que éstas pleuras en el vivo están adosadas o en contracto íntimo la una a la otra. Cada pulmón representa la mitad de una cúpula con un ápex y una base, tres caras y dos bordes.





Pleura y cavidad pleural







Según su posición la pleura recibe diferente denominación. La que tapiza externamente al pulmón y se mete por sus fisuras se llama pleura pulmonar o visceral y la que tapiza las paredes de la región pleuropulmonar se llama pleura parietal.

El espacio virtual que queda entre ambas es la cavidad pleural que contiene una pequeña cantidad de líquido para facilitar el deslizamiento de las pleuras durante los movimientos respiratorios. La presión dentro de la cavidad pleural es negativa para permitir el adosamiento o contacto de las pleuras, a la manera de dos vidrios superpuestos con una pequeña cantidad de líquido entre ellos. Este adosamiento de la pleuras es lo que permite que el pulmón acompañe los cambios de volumen que se producen en la cavidad torácica durante la respiración.

En condiciones anormales algo puede entrar a ocupar la cavidad pleural, por lo cual ésta pasa de ser virtual a convertirse en real. Estas condiciones anormales se denominan:

- Neumotórax: cuando entra aire por una herida en la pared torácica, o en caso de perforación de pulmón o esófago.

- Hidrotórax: cuando la ocupa un líquido como la linfa por ruptura del conducto torácico, o cuando se presenta exudado por pleuresía o trasudado por descompensación cardíaca. Cuando el exudado es purulento se denomina piotórax.

- Hemotórax: cuando entra sangre en la cavidad pleural.

Pueden presentarse combinaciones de éstas como el hidroneumotórax. En cualquier caso, al perderse la adhesión de las pleuras pulmonar y parietal, el pulmón no puede acompañar la expansión de la caja torácica durante la inspiración y se colapsa (atelectasia).

Configuración externa del pulmón

Cada pulmón, según el sitio de la cavidad torácica con el cual se relaciona, presenta las siguientes caras:

- Cara costal, la cual es convexa y en el pulmón embalsamado presenta las impresiones de las costillas.

- Cara medial, la cual es cóncava para amoldarse a la cúpula diafragmática.

Cada pulmón presenta unas hendiduras llamadas fisuras, las cuales los dividen en lobos. Adelante a nivel del borde inferior. A nivel de la línea medioaxilar empieza la fisura horizontal que se dirige hacia el borde anterior del pulmón. Por estas dos fisuras el pulmón queda dividido en lobos superior, medio e inferior.

El pulmón izquierdo solo presenta una fisura oblicua de disposición similar a la del derecho, por lo que solo se presentan lobos superior e inferior en el pulmón izquierdo. Debido a la fuerte desviación hacia la izquierda del corazón se forma en el borde anterior del pulmón izquierdo una escotadura llamada incisura cardíaca. Entre esta incisura y la fisura oblicua se forma en el lobo superior una especie de lengüeta, la língula.

Fisiología de la respiración

La respiración es el intercambio de gases basado en la ventilación, difusión y transporte de éstos por la corriente sanguínea. Esta función del pulmón se realiza mediante la inspiración y la espiración. Los cambios que se presentan en la cavidad torácica y en el pulmón durante estos movimientos respiratorios son los siguientes:



- Inspiración: por acción de los músculos implicados en la inspiración (diafragma, músculos intercostales), la pared torácica se expande y el diafragma desciende, se aumenta el volumen de la cavidad torácica, el pulmón acompaña este aumento de volumen debido a la adhesión de las pleuras pulmonar y parietal; el aumento de volumen hace que disminuya la presión dentro del pulmón con respecto a la presión atmosférica lo que obliga al aire a entrar.

- Espiración: por la elasticidad de la pared torácica y la relajación del diafragma disminuye el volumen de la cavidad torácica; el pulmón, que también es elástico, disminuye igualmente su volumen con lo cual aumenta la presión dentro de él y el aire es obligado a salir.

Durante la respiración entran y salen ciertos volúmenes de aire:

- Aire corriente: es el aire que entra y sale con cada respiración normal (500mL).

- Volumen inspiratorio de reserva: es el aire que entra durante una inspiración forzada (1500 a 3500mL), según el entrenamiento de cada persona).

- Volumen espiratorio de reserva: es el aire que sale durante una espiración forzada (1500mL).

- Capacidad vital: es la suma de los tres anteriores.

- Volumen residual: es el aire que queda en el árbol bronquial y que no puede ser expulsado a pesar de todo el esfuerzo espiratorio (1000mL). esto se debe a que los bronquios no se pueden colapsar por el cartílago que contienen en su pared.

La frecuencia respiratoria en adultos sanos en condiciones de reposo es de 17 a 20 respiraciones por minuto. En niños pequeños es considerablemente más alta.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook