Mama - Regiones del tórax


La mama es la eminencia discoidal, hemisférica o cónica situada en la parte anterior de la pared torácica, en la tela subcutánea. En la mujer adulta su cuerpo se extiende de la segunda a la sexta costilla, entre el esternón y el pliegue axilar anterior (este pliegue lo forma el borde inferior del músculo pectoral mayor). Está constituida básicamente por tejidos glandular (las glándulas mamarias), fibroso y adiposo.

Esencialmente se sitúa por delante del músculo pectoral mayor, del cual está separada por el espacio retromamario ocupado por el tejido conectivo fibroso laxo o areolar y por la fascia pectoral. La papila mamaria es la prominencia cilíndrica o cónica que presenta la mama externamente, la cual selocaliza a nivel del cuarto espacio intercostal, lateralmente a la línea medioclavicular. En si ápex se encuentran de 15 a 20 orificios llamados poros lactarios que corresponden a la desembocadura de los conductos lactíderos, los cuales conducen la leche hasta el exterior.






El telotismo es la erección de la papila mamaria, la cual es provocada por la contracción de fibras musculares lisas que contiene y que produce compresión de los conductos lactíferos. La aerola corresponde a la piel pigmentada que circunda a la papila mamaria.

Durante el embarazo su diámetro aumenta, así como su pigmentación y la de la papila mamaria. Las glándulas areolares forman las pequeñas prominencias que presenta la areola.

Estructura interna de la mama





Internamente la mama está rodeada por la cápsula fibrosa. Los ligamentos suspensorios de la mama (de Cooper) son las bandas de tejido fibroso que especialmente en la parte superior la conectan con la tela subcutánea y que pueden ser invadidos por un carcinoma produciendo retracción o hundimiento de la piel.

De la cápsula fibrosa se desprenden septos que dividen el parénquima en 15 a 20 lobos dispuestos en forma radiada, los cuales convergen en la papila mamaria. El intervalo entre los lobos, así como la mama, están rodeados por la cápsula adiposa.

Cada lobo contiene, a su vez, los lóbulos o lobulilos mamarios, los cuales constan de dilataciones saculares que corresponden a la parte verdaderamente glandular de la mama y que se denominan alvéolos mamarios. Las células que los forman son los lactocitos.

Los alvéolos mamarios desembocan en los conductos lactíferos, los cuales presentan una dilatación cerca a la areola llamada seno lactífero donde puede acumularse la leche. La extensión de la glándula mamaria es mayor que la del cuerpo de la mama. El tejido glandular puede prolongarse a lo largo del borde inferior del músculo pectoral mayor y llegar cerca de la axila o prolongarse hacia el epigastrio sobre la aponeurosis del músculo oblicuo externo del abdomen.

Estimulación hormonal

Hasta la pubertad las mamas masculina y femenina son similares. En la pubertad la acción hormonal modifica la mama femenina, la cual queda formada, básicamente, por tejido fibroareolar y adiposo, conductos lactíferos y alvéolos mamarios escasos y pequeños. Durante el embarazo proliferan los alvéolos mamarios y en la lactancia se dilatan por la leche que acumulan.

Las hormonas hipofisiarias que intervienen en la pubertad para modificar la mama femenina son la F.S.H (hormona foliculoestimulante) y la L.H. (hormona luteinizante). Durante el embarazo, los estrógenos y la progesterona producidos por el ovario intervienen para el desarrollo de los conductos lactíferos y de los alvéolos mamarios y sus lactocitos, respectivamente. Durante la lactancia, la hormona lactotrópica (L.T.H) o prolactina producida por la adenohipófisis rige la secreción láctea por parte de los lactocitos.

La oxitocina es la hormona producida por el hipotálamo y almacenada en la neurohipófisis, la cual rige la eyección de leche. Esto se da por el llamado reflejo eyecto-lácteo mediante el cual la estimulación táctil de la papila mamaria por la succión lleva impulsos nerviosos hasta el hipotálamo y la hipófisis con lo cual se induce la liberación de esta hormona. Esta hormona estimula la contracción de las células mioepiteliales que rodean a los alvéolos mamarios lo que provoca la expulsión de la leche.

Drenaje linfático

El drenaje linfático de la mama es de suma importancia por las posibles metástasis que pueden presentarse en caso de carcinoma mamario. Este drenaje se hace principalmente hacia los nodos o ganglios linfáticos axilares, lo que obliga a su vaciamiento en caso de carcinoma mamario. El carcinoma infiltra tejido fibroso y adiposo de la mama, por lo que produce retracción de la piel y de la papila mamaria y fijación del músculo pectoral mayor.

Consideraciones clínicas

Entre los trastornos de la mama se encuentran la mastodinia o dolor mamario frecuentemente ocasionado por un disturbio hormonal y la mastitis o inflamación de la mama ocasionada por una infección, cuya puerta de entrada del microorganismo patógeno es la papila mamaria erosionada por la succión del lactante.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook