Esófago - Canal alimentario


El esófago es la continuación de la faringe desde el nivel del cartílago cricoideo (CVI) hasta el nivel de TXI. Se localiza por delante de la columna vertebral y desciende en el cuello por detrás de la tráquea, en el mediastino por detrás del corazón, atraviesa el hiato esofágico del diafragma a nivel de TX y desemboca en el orifico cardíaco del estómago.

Su túnica mucosa presenta un epitelio estratificado plano mucoso. La túnica muscular está constiuida por músculo estriado en el tercio superior, músculo estriado y liso en el tercio medio y músculo liso en el tercio inferior; toda la musculatura recibe su inervación del nervio vago y es la responsable del peristaltismo del esófago.





El esófago presenta tres constricciones o sitios donde su luz se estrecha: una a nivel de su unión con la faringe, otra cuando es cruzado por el arco aórtico y el bronquio principal izquierdo, y la tercera cuando atraviesa el hiato esofágico.

Deglución

La función del esófago es la conducir el bolo alimentario desde la faringe hasta el estómago, lo que corresponde a la tercera fase de la deglución, una fase involuntaria que se lleva a cabo por ondas de contracción y relajación de la musculatura, lo cual constituye el peristaltismo del esófago. La primera fase de la deglución se lleva a cabo en la cavidad oral y es voluntaria. Una vez formado el bolo alimentario la lengua se eleva para hacer presión sobre él contra el paladar; con la lengua se elevan el hueso hioideo y la laringe. A través del istmo de las fauces el bolo alimentario pasa a la faringe.





En las partes oral y laríngea de la faringe se lleva a cabo la segunda fase de la deglución, también involuntaria, y que requiere de la contracción de la musculatura de la faringe. El paladar muelle o blando se tensa y eleva para impedir el paso del bolo alimentario hacia la nasofaringe, en tanto que la epiglotis es presionada por la lengua y baja para tapar parcialmente el adito laríngeo, con lo cual se impide el paso del bolo hacia el vestíbulo de la laringe. Las contracciones de la musculatura de la faringe hace progresar el bolo alimentario hacia el esófago.

Consideraciones clínicas

A tracés de un punto débil de la pared muscular del esófago, la túnica mucosa puede herniarse formando los llamados divertículos esofágicos; estos sacos eventualmente pueden infectarse (diverticulitis). En el cardioespasmo la parte inferior del esófago no se relaja, con lo cual se obstruye la unión esofagogástrica y se dilata el esófago por encima de esta obstrucción.

La enfermedad por reflujo gastroesofágico: si el esfínter esofágico interior no puede cerrarse adecuadamente después de que los alimentos ingresaron en el estómago, el contenido gástrico puede refluir hacia la parte inferior del esófago. El ácido clorhídrico (HCL) del contenido gástrico puede irritar la pared esofágica y ocasionar una sensación de ardor.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook