Cavidad oral (glándulas orales, lengua, dientes) - Canal alimentario


La cavidad oral se divide en una parte anterior o vestíbulo oral y la otra posterior o cavidad oral propia, separadas por los dientes y las encías; se comunica con la faringe por el istmo de las fauces limitado por la úvula, los arcos palatoglosos y el dorso de la lengua. La cavidad oral está tapizada por una túnica mucosa que forma pliegues como los frenillos de los labios y de la lengua y contiene las glándulas orales menores que secretan saliva en forma continua. La cavidad oral contiene la lengua y los dientes.

Glándulas orales





El vestíbulo oral está limitado adelante por las bucas o mejillas y los labios. Además de las glándulas orales menores, la cavidad oral contiene las glándulas orales mayores que secretan saliva solo cuando reciben un estímulo psíquico, olfativo o visual. Son éstas las glándulas parótida, submandibular y sublingual. La glándula parótida se sitúa entre la mandíbula por delante, y el proceso mastoideo y el músculo esternocleidomastoideo por detrás.

Su conducto emerge por la parte anterior de la glándula, cruza horizontalmente sobre el músculo masetero, atraviesa al músculo buccinador y se abre en la papila parotídea situada en el vestíbulo oral, frente al segundo molar superior.



La glándula submandibular se sitúa profunda a la cara interna de la mandíbula, en el trígono submandibular, y su conducto se dirige hacia adelante para abrirse en la carúncula sublingual, una elevación situada bajo la lengua, en la parte anterior del piso de la cavidad oral, a un lado del frenillo de la lengua.

La glándula sublingual se sitúa bajo la lengua, en una depresión de la cara interna del cuerpo de la mandíbula. El conducto sublingual mayor se une al conducto submandibular y con él se abre en la carúncula sublingual, en tanto que los varios conductos sublinguales menores lo hacen en los pliegues sublinguales que cursan bajo la lengua en dirección posterolateral.

Consideraciones clínicas

La disminución de la secreción de saliva debido a deshidratación, fiebre, afecciones de las glándulas salivares o a agentes anticolinérgicos se denomina aptialismo o asialia, mientras que la secreción excesiva se llama ptialismo o sialorrea y puede deberse a una irritación local o a un reflejo visceral. La parotiditis, comúnmente conocida como papera, es la inflamación de la glándula parótida que puede tener etiología viral o bacteriana.

La fisura del labio superior debido a la penetración incompleta del mesodermo en los surcos que separan las prominencias nasal medial y maxilar corresponde al labio leporino o esquistoqueilia. Por su parte el paladar fisurado debido a la falta de fusión de las crestas palatinas es el paladar hendido o uranosquis. Esta fisura puede afecta todo el paladar y asociarse a un defecto del labio superior o puede limitarse a la úvula.

La estomatitis es la inflamación de la túnica mucosa oral que puede resultar de una infección local o de una infección sistémica, de una enfermedad endocrina o de una deficiencia nutricional (como la deficiencia de vitamina C). Limitada a las encías es la gingivitis; limitada a la lengua es la glositis.

Diente

La dentición es de dos tipos. La que se inicia hacia los seis meses de edad y se empieza a reemplazar a partir de los seis o siete años es la dentición decidual (dientes de leche) y en total se completan 20 dientes al final del segundo año de vida (dos incisivos, un canino y dos premolares en cada hemiarco alveolar). La dentición permanente son 32 dientes en total, correspondientes a dos incisivos, un canino, dos premolares y tres molares en cada hemiarco alveolar. Los dientes serotinos son los terceros molares, los cuales aparecen después de los 18 años.







Un diente consta de raíz, la parte que queda embebida dentro del alvéolo dental, cuello, la parte que entra en contacto con la encía, y Corona, la parte que sobresale por fuera de la encía. La cavidad del diente está ocupada por un tejido blando llamado pulpa del diente, la cual está constituida por tejido conectivo fibroso laxo, vasos sanguíneos y linfáticos, y nervios. El material con alto contenido de calcio que forma el cuerpo del diente o su armazón es la dentina que, a nivel de la corona, está cubierta por el esmalte o enamelo y a nivel de la raíz por el cemento, el cual es hueso modificado.

Consideración clínica

EL tejido conectivo que fija la raíz del diente al alvéolo es el periodoncio o ligamento periodontal. La infección o afección degenerativa de este tejido con formación de absceso que puede llevar a la desinserción del diente se conoce como paradontosis o piorrea alveolodental; "guna" en su máximo estado degenerativo o de gingivitis ulceronecrosante aguda.

Lengua

La lengua está situada en el piso de la cavidad oral propia. Está constituida por tejido conectivo, fibras musculares estriadas dispuestas en muchas direcciones para darle su gran movilidad y túnica mucosa que la cubre externamente; en sus dos tercios anteriores presenta elevaciones llamadas papilas linguales y en su tercio posterior nodulaciones de tejido linfoideo que en conjunto se denominan tonisla lingual. El dorso se encuentra parte en la cavidad propia, parte en la orofaringe; en sus dos tercios anteriores presenta el surco mediano de la lengua que la divide en dos mitades y en la unión de los dos tercios anteriores con el tercio posterior una linea en forma de V llamada surco terminal.





La parte fija y posterior de la lengua es la raíz, la parte anterior y móvil es el cuerpo que termina en el ápex. Por su forma, las papilas se denominan filiformes, las que presentan un extremo afilado, fungiformes, las redondeadas a la manera de un hongo, y caliciformes o valladas, las más grandes que presenta una parte central rodeada por una valla o pared. Las dos primera se encuentran en los dos tercios anteriores de la lengua, las valladas, en número aproximado de doce, forman un V en la unión del tercio posterior con los dos tercios anteriores de la lengua, por delante del surco terminal. Solo en las paredes de las caliciformes y fungiformes se encuentran los calículos o botones gustatorios. En los bordes de la lengua se encuentran las pailas foliadas que también contienen calículos gustatorios.

Las funciones de la lengua son: participar en la formación del bolo alimentario y en su deglución (primera fase), participar en la articulación de las palabras conjuntamente con los labios, y como órgano del gusto.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook