Articulaciones del miembro inferior


Las articulaciones del miembro inferior comprenden las del cíngulo (sacroiliaca y púbica) y las del miembro libre (coxal o de la cadera, de la rodilla, tibiofibulares y del pie: crurotalar, intertarsianas, tarsometatarsianas, metatarsofalángicas o interfalángicas). Todas son articulaciones sinoviales, con excepción de la sínfisis púbica y de la sindesmosis tibiofibular.

Articulación coxal, coxofemoral o de la cadera



Las caras articulares de la articulación coxal, también llamada coxofemoral o de la cadera son la cabeza del hueso del fémur y la cara lunada del acetábulo. Se clasifica como sinovial esferoidea y realiza los siguientes movimientos:

- Extensión: en el plano sagital el fémur se desplaza hacia atrás.

- Flexión: en el plano sagital el fémur se desplaza hacia adelante.

- Aducción: el fémur se acerca a la línea mediana del cuerpo o al otro fémur.

- Abducción: el fémur se aleja de la linea mediana del cuerpo o del otro fémur.

- Sobre el plano transversal, alrededor de un eje vertical, realiza rotación medial y rotación lateral.







Su posición más inestable, en la cual puede luxarse con mayor facilidad la cabeza femoral, es la flexión (que puede asociarse con aducción y rotación lateral como cuando se cruza una pierna sobre otra). Tanto la luxación traumática como la congénita suele ser posterior desgarrándose la cápsula por detrás y desplazándose la cabeza femoral directamente hacia atrás o hacia arriba y atrás en sentido posterosuperior. El fémur adopta una posición en flexión, aducción y rotación medial, como si se tratara de cubrir los genitales, por lo cual se denomina "posición púdica o del bañista sorprendido".

Articulación de la rodilla



Las caras articulares de la articulación de la rodilla corresponden a los cóndilos femorales, los cóndilos tibiales y la patela con lo cual se forman dos articulaciones femorotibiales, tipo sinovial condileas, y una articulación femoropatelar tipo sinovial plana. Esta articulación está estabilizada por los ligamentos colateral tibial y colateral medial que desde los epicóndilos femorales se insertan distalmente en la cara medial de la tibia y en la cabeza de la fíbula, respectivamente. En el centro de la artcuación se encuentran los ligamentos cruzados anterior y posterior que ocupan la fosa intercondilea del hueso del fémur y desde los cóndilos femorales se extienden hasta las áreas intercondileas anterior y posterior de la tibia, respectivamente.











Sobre cada cóndilo o platillo tibial se ubican los meniscos, estructuras de fibrocartílago de forma semicircular con una superficie cóncava arriba y otra plana abajo que contribuye a siminuir la incongruencia que existe entre los cóndilos femorales y tibiales. De estos el menos móvil y el que usualmente se rompe durante las lesiones atléticas es el medial. La articulación de la rodilla realiza los siguientes movimientos:

- Extensión: en el plano sagital la pierna se desplaza hacia adelante.

- Flexión: en el plano sagital la pierna se desplaza hacia atrás.

(Hay que tener en cuentra que los movimientos de flexión y extensión de la articulación de rodilla son contrarios a los de la articulación coxofemoral).

- Con el pie apoyado en el suelo, la rodilla ligeramente flexionada gira sobre el plano transversal, alrededor de un eje vertical, realizando movimentos de rotación medial y rotación lateral.

Enfermedades como el raquitismo y la poliomielitis o la mala psotura pueden ser causa de deformaciones a nivel de la rodilla. El arqueamiento medial (piernas en X) constituye al genu valgo, mientras que el encorvamiento lateral (cascorvo) se denomina genu varo.



Articulaciones tibiofibulares



Entre la cabeza de la fibula y el cóndilo lateral de la tibia se realiza una articulación sinovial plana e inferiormente, entre el cuerpo de la fibula y la incisura fibular de la tibia, se forma una articulación fibrosa tipo sindesmosis.

Articulación crurotalar





La articulación crorotalar se realiza entre la cara articular inferior de la tibia, los dos maléolos y la tróclea del talo. Se clasifica como sinovial ginglimo y realiza los siguientes movimientos en el plano sagital, alrededor de un eje transversal que une ambos maléolos:

- Dorsiflexión: cuando la punta del pie se desplaza hacia arriba.

- Plantiflexión: cuando la punta del pie se desplaza hacia abajo.

EL primer movimiento equivale a la extensión de mano y el segundo a la flexión.

Los esguinces son el estiramiento o la ruptura parcial o total de los ligamentos y cápsulas articulares, con el consiguiente rompimiento de vasos sanguíneos y formación de hematoma por extravasación de sangre. Un sitio frecuente de esguince es la articulación crurotalar que, según la posición que adpote el pie al torcerse, se denomina esguince por inversión cuando el pie se apoya por su lateral y esguince por eversión cuando el pie se apoya por su lado medial. De ellos el más frecuente es el esguince por inversión.



Articulación subtalar





Entre el talo y el calcáneo se forma la articulación subtalar, tipo sinovial plana, la cual realiza movimientos como de bamboideo del pie sobre un eje que desde el calcáneo se dirige oblicuamnete hacia arriba, adelante y medialmente, pasando por el talo. Los movimientos qe realizan estas articulaciones son:

- Inversión: el pie gira medialmente de modo que el borde medial se eleva y la planta queda orientada medialmente. Este movimiento equivale a la supinación de antebrazo.

- Eversión: el pie gira lateralmente de modo que se eleva el borde lateral y la planta se orienta lateralmente. Equivale a la pronación de antebrazo.

Las demás articulaciones intertarsianas y las articulaciones entre los demás huesos del pie son similares a las de la mano, con excepción de la tarsometatarsiana del hálux que no presenta movimientos de oposición como el pulgar.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook