Articulaciones del miembro superior


Las articulaciones del miembro superior incluyen las del cíngulo (esternoclavicular y acromioclavicular) y las del miembro libre (humeral o del hombro, del cúbito, radioulnares) y las de la mano (radiocarpiana, intercarpianas, carpometacarpianas, metacarpofalángicas e interfalángicas). Todas estas son articulaciones sinoviales de mayor o menor movilidad. Al ser la articulación del hombro, de amplia movilidad, se le agregan los movimientos de deslizamiento de la escápula sobre la pared torácica o mecanismo escapulotorácico.

Articulaciones del cíngulo



Las superficies articulares de la articulación esternoclavicular son la extremidad esternal de la clavícula y la incisura clavicular del esternón. Las superficies articulares de la articulación acromioclavicular son la extremidad acromial de la clavícula y el acromión de la escápula. Cuando se luxa la articulación acromioclavicular la clavícula se eleva y al ejercer presión sobre ella baja, pero al soltarla vuelve a subir. Esta movilidad anormal se denomina "signo de la tecla de piano" y se presenta cuando hay una ruptura del ligamento coracobraquial el cual se extiende entre el proceso coracoideo de la escápula y la cara inferior de la clavícula.

Articulación humeral, glenohumeral o del hombro.



Las superficies articulares de la articulación humeral, llamada también glenohumeral o del hombro, son la cabeza del húmero y la cavidad glenoidea de la escápula. Se clasifica como sinovial esferoidea y una banda de fibrocartílago llamada labro glenoideo se inserta alrededor de la cavidad glenoidea y contribuye a aumentar su concavidad para que se adapte mejor a la cabeza del húmero.

Esta articulación está diseñada para tener movilidad y carece de ligamentos potentes que la estabilicen, por lo que son los músculos periarticulares los que más contribuyen a darle estabilidad. La cápsula de la articulación humeral es más débil por su parte inferior y a través de ella se puede luxar la cabeza del húmero. La luxación más frecuente es la anterior medial.







Los movimientos de la articulación humeral son:

- Flexión: en el plano sagital se mueve hacia adelante.

- Extensión: en el plano sagital el brazo se mueve hacia atrás.

- Abducción: en el plano frontal el brazo se separa del tronco o se aleja de la linea mediana. En esta articulación alcanza 90° solamente.

- Aducción: en el plano frontal el brazo se acerca al tronco o la linea mediana.

- Rotación medial: sobre el plano transversal el brazo gira medialmente.

- Rotación lateral: sobre el plano transversal el brazo gira lateralmente.

Los movimientos de la escápula, los cuales contribuyen a aumentar la amplitud de los movimientos de la articulación humeral, son:

- Elevación: la escápula sube o se desliza hacia arriba.

- Depresión: la escápula baja o se desliza hacia abajo.

- Retracción: la escápula se desliza medialmente, aproximándose a la linea mediana, como cuando se asume la posición de militar de "firmes".

- Protracción: la escápula se desliza lateralmente, alejándose de la linea mediana del cuerpo, como cuando se va a abrazar a alguien.

- Rotación superior: sobre un eje transversal anteroposterior la escápula gira de modo que el ángulo inferior se desplaza lateralmente y la cavidad glenoidea se orienta hacia arriba. Permite abducir el brazo por encima de los 90° y flexionarlo por encima de los 60°.

- Rotación inferior: sobre el mismo eje descrito en la rotación superior, el ángulo inferior se desplaza medialmente y la cavidad glenoidea se orienta hacia abajo.

Articulación del cúbito.



La articulación del cúbito está formada por tres articulaciones en una, con una sola cápsula y una cavidad articular común a todas. Las articulaciones son la humeroulnar entre la tróclea del húmero y la incisura troclear de la ulna, la articulación humerorradial entre el capítulo del húmero y la cúpula articular de la cabeza del radio, y la articulación radioulnar proximal entre la incisura radial de la ulna y la circunferencia articular de la cabeza del radio. El ligamento anular del radio rodea su cabeza y le permite girar dentro de él, alrededor de la incisura radial de la ulna. La humeroulnar es una articulación sinovial gínglimo, la humerorradial es una sinovial esferoidea que se comporta como gínglimo y como trocoidea y la radioulnar es una sinovial trocoidea.





Los movimientos de la articulación del cúbito son:

- En el plano sagital: cuando el antebrazo se desplaza hacia adelante (aproxima el antebrazo al brazo) flexión o cuando el antebrazo vuelve a su posición inicial (el antebrazo se aleja del brazo) extensión.

- Sobre el plano transversal, alrededor de un eje vertical que cursa a lo largo de la ulna: el radio gira medialmente de modo que la palma de la mano se orienta hacia atrás, si el antebrazo está extendido, o hacia abajo si el antebrazo está flexionado (pronación); el radio gira lateralmente de modo que la palma se orienta hacia adelante, si el antebrazo está extendido o hacia arriba, si el antebrazo está flexionado (supinación). El primero es el movimiento de dar y el segundo de recibir.

Articulación radioulnar distal.



Las superficies articulares de la articulación radioulnar distal son la cabeza de la ulna y la incisura ulnar del radio. Un disco de fibrocartílago de forma triangular se inserta en el radio y en la ulna uniendo fuertemente ambos huesos. Se clasifica como sinovial trocoidea y realiza movimientos de pronanción y supinación, conjuntamente con la articulación radioulnar proximal.

Articulación radiocarpiana.



Las superficies articulares de la articulación radiocarpiana proximalmente corresponden a la cara articular carpiana del radio y al disco articular situado por debajo de la cabeza de la ulna; distalmente la cara articular la forman los huesos escafoideo y lunado del carpo. Se clasifica como sinovial elipsoidea y realiza los siguientes movimientos:

- En el plano sagital: flexión y extensión de la mano. Estos movimientos llevan respectivamente la mano hacia adelante y hacia atrás y son similares a los descritos para el brazo y el antebrazo.

- En el plano frontal: abducción y aducción. El primero aleja la mano del plano mediano desviándola lateralmente y el segundo la acerca a este plano desviándola medialmente.

Articulaciones de la mano.



Las articulaciones intercarpianas se clasifican como sinoviales planas y permiten movimientos de deslizamiento que amplían los movimientos de flexión y extensión de la mano realizados por la radiocarpiana.

Las articulaciones carpometacarpianas en los dedos II y V son sinoviales planas: en el pulgar esta articulación se realiza entre el hueso trapecio y la base del primer metacarpio y se clasifica como sinovial siliar. Realiza movimientos de:

- En el plano frontal: el pulgar se desplaza medialmente sobre la palma de la mano en la flexión y lateralmente en la extensión.

- En el plano sagital, perpendicularmente a la palman de la mano: el pulgar se desplaza hacia adelante alejándose de la mano en la abducción o se desplaza hacia atrás acercándose a la mano en la aducción. La combinación de los movimientos de abducción, flexión y rotación medial del primer metacarpiano le permite al pulgar enfrentarse a los otros dedos en un movimiento llamada oposición que le confiere a la mano su destreza para manipular objetos.

Las articulaciones metacarpofalángicas de los dedos II y V son sinoviales condíleas y realizan en el plano sagital movimientos de flexión y extensión y en el plano frontal, con respecto a un eje que pasa por el tercer dedo, realizan movimientos de aducción (se acercan a este eje) y abducción (se alejan de este eje).

Las articulaciones interfalángicas se clasifican como sinoviales gínglimos y realizan en el plano sagital movimientos de flexión y extensión.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook