Conceptos generales sobre los músculos esqueléticos


TEJIDO CONECTIVO RELACIONADO CON EL MÚSCULO ESQUELÉTICO

EL músculo esquelético mantiene su forma gracias al tejido conectivo que lo rodea y que permite el paso de los vasos sanguíneos y nervios que se distribuyen en él. El tejido conectivo que rodea a cada fibra muscular se denomina endomisio, el que rodea a varias fibras musculares formando fascículos o paquetes es el perimisio y el que rodea a todo el músculo es el epimisio.

Este último se continúa, ya sea con el tejido conectivo que rodea al hueso y le permite adherirse directamente a él, o con el tejido conectivo que constituye el tendón o la aponeurosis mediante los cuales el músculo se adhiere indirectamente al hueso.



PRINCIPALES TIPOS DE CONTRACCIÓN MUSCULAR

Los músculos esqueléticos constituyen del 40 al 50% del peso corporal; se insertan en los huesos y son los órganos responsables del movimiento articular. Pueden contraerse de varias formas dependiendo del estímulo que se les aplique; algunas de ellas son la contracción isométrica y la contracción isotónica.

- La contracción isotónica es la más evidente ya que lleva al acortamiento del músculo (cambio de longitud) y permite halar un hueso sobre otro para producir movimiento.

- En la contracción isométrica hay un mínimo acortamiento del músculo cuya longitud prácticamente no varía, pero la tensión dentro del músculo puede aumentar considerablemente.



TIPOS DE PALANCAS

La conexión de un músculo al hueso puede hacerse en forma directa o por intermedio de un tendón o una aponeurosis (una especia de tendón muy delgado y extenso, constituido por tejido conectivo fibroso denso). En el mecanismo para producir el movimiento, los huesos actúan como palancas, las articulaciones como los puntos de apoyo, los músculos como la potencia o el elemento que realiza la fuerza, y la resistencia es la parte corporal o peso que se va a mover. Existen tres clases de palancas y en el cuerpo humano se encuentran ejemplos de cada una de ellas.

1. Palanca de primer género: el punto de apoyo está colocado entre la potencia y la resistencia como sucede en una balanza y en el cuerpo se localiza en la articulación atlantooccipital, donde esta articulación es el punto de apoyo, la resistencia es el peso de la cabeza y la potencia son los músculos de la nuca.

2. Palanca de segundo género: la resistencia está colocada entre el punto de apoyo y la potencia es como sucede al levantar una carretilla. De esta palanca solo existe un ejemplo en el cuerpo y es la articulación crurotalar o del tobillo. Cuando se elevan los talones. El punto de apoyo está en la punta del pie, la resistencia es el peso del cuerpo transmitido a la articulación crurotalar y la pontecia es el músculo tríceps sural que se inserta en el hueso calcáneo.

3. Palanca de tercer género: la potencia está colocada entre el punto de apoyo y la resistencia. Estas palancas de velocidad tienen numerosos ejemplos en el organismo, como sucede en la articulación del cúbito la cual constituye el punto de apoyo, mientras que la resistencia es el peso del antebrazo y de la mano y la potencia son los músculos braquial y bíceps braquial.



CLASIFICACIÓN DE LOS MÚSCULOS SEGÚN SU MORFOLOGÍA Y FUNCIÓN

Los músculos esqueléticos, por lo general, actúan en grupo y no aisladamente lo que lleva a que un movimiento se produzca por la acción combinada de varios músculos.

- El músculo que realiza la acción de forma principal es llamado agonista.

- El que participa con este músculo para realizar la misma acción pero de forma secundaria es llamado sinergista.

- EL que realiza la acción contraria a los músculos anteriores es llamado antagonista.

La contracción simultánea del agonista y el antagonista fija o inmoviliza una articulación.

Los huesos que participan en una articulación no suelen desplazarse igualmente durante la contracción muscular. Por convención se le ha llamado origen a la fijación del músculo al hueso más estacionario o menos móvil, e inserción a la fijación del músculo al hueso más móvil. En términos generales, en los miembros del origen suele ser proximal y la inserción distal, es decir cercana o alejada del tronco, respectivamente. Para comprender la acción o modo de funcionamiento de un músculo se deben conocer su origen e inserción y aplicar el principio general de que la inserción se mueve hacia el origen, en la acción directa del músculo, o el origen se mueve hacia la inserción en la acción reversa al músculo.

FUNCIÓN MUSCULAR

El músculo esquelético recibe su nombre según una o varias de sus características. Según su acción puede recibir el nombre de flexor, extensor, rotador, esfínter, etc.; según su ubicación corporal puede llamarse braquial, femoral, tibial, etc.; según el número de cabezas musculares que presenta puede llamarse bíceps, tríceps, cuadriceps; según su forma se puede denominar trapecio, cuadrado y según sus sitios de origen e inserción se le puede denominar esternocleidomastoideo, esternohioideo, esternotiroideo, etc.

La acción muscular que produce el desplazamiento de una parte corporal con respecto a otra es lo que da como resultado los diferentes tipos de movimientos que presentan las articulaciones sinoviales, móviles, que tiene el cuerpo humano.

- Flexores: son los músculos que aproximan un hueso a otro y disminuyen el ángulo de la articulación.

- Extensores: son los músculos que alejan un hueso de otro y aumentan el ángulo de la articulación.

- Aductores: son los músculos que acercan un miembro a la línea mediana o los dedos a un eje.

- Abductores: son los músculos que alejan un miembro de la línea mediana.

- Rotadores: son los músculos que giran el tronco o la cabeza hacia uno u otro lado o los miembros al rededor de un eje vertical.

- Los músculos elevadores son aquellos que hacen subir una parte corporal o un hueso.

- Los músculos depresores son aquellos que hacen bajar una parte corporal o un hueso.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook