Columna vertebral y sus articulaciones


INTRODUCCIÓN

El tronco es la parte del cuerpo formada por el tórax, el abdomen y la pelvis. Su esqueleto está constituido por la columna vertebral, el esternón, las costillas y los huesos coxales. El dorso, a su vez, es la parte posterior del tronco, y con él se describe la nuca que es la parte posterior del cuello.

A cada lado del dorso se presenta medialmente la región vertebral y lateralmente las regiones escapular (corresponde al dorso de la escápula), infraescapular (se extiende desde el ángulo inferior de la escápula hasta la costilla XII) y lumbar (desde esta costilla hasta la cresta iliaca del hueso coxal.



La columna vertebral presenta curvaturas normales que la hacen más flexibles y que distribuyen o desvían las cargas que deben soportar las vértebras y los discos intervertebrales para evitar que las más inferiores soporten demasiado peso. Las curvaturas normales son la cervical de concavidad posterior, la torácica de concavidad anterior, la lumbar de concavidad posterior y la pélvica de concavidad anterior.

La torácica y la pélvica son curvaturas primarias porque tienen la misma orientación que la curvatura fetal; la cervical y la lumbar, por el contrario, son curvaturas secundarias o compensadoras y se forman después del nacimiento. El aumento de la curvatura primaria se denomina cifosis o gifosis (de giba o joroba) y el aumento de la curvatura secundaria es la lordosis.



COLUMNA VERTEBRAL

La columna vertebral es el eje longitudinal del cuerpo, sobre el cual se mueve la cabeza. Su diseño le permite soportar peso, el cual es transmitido a los miembros inferiores, proteger la médula espinal y tener flexibilidad para moverse en todas direcciones. Está constituida por 33 vertebras, fusionadas algunas en un solo hueso, para un total de 26 huesos.

La superposición de los forámenes vertebrales dentro del cual se alojan la médula espinal, en la parte superior, y la cauda equina o cola de caballo, en la parte inferior. La superposición de dos pedículos vecinos forma el foramen intervertebral por donde emerge el nervio espinal.







Por la forma como está dispuesta, en la vida fetal la columna vertebral presenta una curvatura de concavidad anterior llamada curvatura primaria o curvatura fetal. Después del nacimiento, con la extensión de la cabeza aparece a nivel cervical una curvatura de concavidad posterior llamada curvatura cervical.

Con el gateo y la posición erguida aparece a nivel lumbar otra curvatura de concavidad posterior llamada curvatura lumbar. Queda, entonces, la columna vertebral presentado cuatro curvaturas normales, dos primarias de concavidad anterior, las curvaturas torácica y pélvica, y dos curvaturas secundarias o compensadoras, de concavidad posterior, llamadas curvaturas cervical y lumbar.

La columna vertebral puede presentar curvaturas anormales, las cuales son visibles en los planos frontal y sagital. Éstas pueden ser el resultado de problemas estructurales durante el desarrollo embrionario de la columna o ser consecuencia de malas posturas como las que se adoptan durante la vida escolar. Las principales curvaturas anormales son:



- La escoliosis o desviación lateral, visible en el plano frontal.

- La cifosis o aumento de la curvatura primaria. Ésta es visible en el plano sagital y puede presentarse tanto a nivel torácio como pélvico.

- La lordosis o aumento de la curvatura secundaria. También es visible en el plano sagital y puede presentarse tanto a nivel cervical como lumbar. A este último nivel es normal que aparezca en el embarazo.

"Han sido definidas como vertebras atípicas la primera o atlas y la segunda o axis"

Las siguientes son las características más destacadas de una vértebra típica de las regiones:

- Cervical: cuerpo pequeño y ovalado, foramen vertebral grande para alojar a la médula espinal que a este nivel se ensancha, pedículos cortos, láminas largas, procesos espinosos cortos y bífidos, excepto en la sexta y séptima. La característica exclusiva de estas vértebras es el foramen transversario presente en el proceso transverso, po donde cursan los vasos vertebrales.

- Torácica: procesos espinosos largos y oblicuos hacia abajo. Su característica exclusiva es la presencia de caras articulares para articularse con las costillas llamadas fóveas costales. En la unión del cuerpo con el pedículo se encuentran las fóveas costales superior e inferior y en el proceso transverso la fóvea costal transversa.

- lumbar: cuerpo voluminoso, foramen vertebral de forma triangular, procesos transversos largos, proceso espinoso corto y horizontal.

El promontorio es el labio prominente hacia adelante que presenta a nivel de su base, en la parte superior del cuerpo de S1 y es utilizado en obstetricia como referencia para medir los diámetros anteroposteriores de la abertura superior de la pelvis. La fusión de las diferentes partes de las vértebras forman varias salientes o crestas como la cresta sacra mediana que representa la fusión de los procesos espinosos.

ARTICULACIONES DE LA COLUMNA VERTEBRAL



Las articulaciones de la columna vertebral comprenden las articulaciones atlantoaxiales mediana y laterales, las articulaciones entre los cuerpos y arcos vertebrales y la articulación sacrococcígea. Con estas articulaciones se estudia la articulación atlantooccipital que pertenece a la cabeza.

Articulación atlantooccipital

Sus superficies articulares son el cóndilo occipital y la cara articular superior de la masa lateral del atlas. Se clasifica como sinovial condilea y realiza en el plano sagital movimientos de flexión y extensión (la cabeza se desplaza hacia adelante y hacia atrás respectivamente) y en el plano frontal realiza inflexión lateral de la cabeza (la cabeza se inclina hacia la derecha o hacia la izquierda).

Articulación atlantoaxial mediana

Sus superficies articulares son el diente del axis y el arco anterior del atlas. El ligamento transverso del atlas rodea por detrás y mantiene en su sitio al diente del axis. Se clasifica como sinovial trocoidea y realiza sobre el plano transversal rotación de la cabeza hacia cada lado.

Articulaciones entre los cuerpos y los arcos vertebrales

La articulación que se presenta entre los cuerpos vertebrales es cartilaginosa y se clasifica como sínfisis. Entre los cuerpos vertebrales se localiza el disco intervertebral que consta de una parte periférica llamada anillo fibroso, formado por fibrocartílago (contiene paquetes de fibras colágenas dispuestas en todas direcciones) y en el interior se localiza el núcleo pulposo, una sustancia gelatinosa formada principalmente por agua, la cual decrece con la edad.

Cuando el disco es sometido a una presión indebida, como cuando se carga un peso utilizando la columna para realizar la fuerza y no los miembros inferiores como es debido, el núcleo pulposo se desplaza y rompe al anillo fibroso, protruyendo a través de él. Esta patología es la hernia discal que suele ser posterolateral por la presencia del ligamento longitudinal posterior, y puede comprimir las raíces del nervio espinal provocando trastornos sensoriales (dolor en el territorio donde se distribuye la raíz sensorial) y motores (atrofia de los músculos inervados por la raíz motora).

Los ligamentos longitudinales anterior y posterior unen por delante y por detrás, respectivamente, los cuerpos y discos intervertebrales, desde el axis hasta el hueso sacro. De éstos el más potente es el anterior y suele ser respetado en caso de fractura o luxación de la columna vertebral. La articulación que se presenta entre el proceso articular inferior de una vértebra con el proceso articular superior de la vértebra subyacente es una articulación sinovial plana y se denomina cigapofiseal o cigapofisaria (ciga= yugo, yunta). Las distintas partes del arco vertebral están conectadas con las de los arcos vecinos por ligamentos: los flavos conectan entre si las láminas, los interespinales se extienden entre dos procesos espinosos desde la raíz hasta el ápex, los supraespinales se extienden entre los ápices de los procesos espinosos y los intertransversarios entre los procesos transversos.

Los discos intervertebrales, al estar constituidos por cartílago fibroso, pueden soportar peso y se dejan deformar ligeramente para permitir movimientos a las vértebras. Los pequeños movimientos de las sínfisis vertebrales son acompañados por ligeros deslizamientos de los procesos articulares. La columna vertebral puede realizar movimientos en los tres planos del espacio y son más amplios a nivel de la columna cervical. En el plano frontal se realiza la flexión y extensión de tronco (el tronco se inclina hacia adelante y hacia a atrás, respectivamente). En el plano frontal la columna realiza inflexión lateral hacia cada lado. Sobre el plano transversal la columna realiza rotación (el tronco gira hacia la derecha o la izquierda). En estos movimientos los cuerpos de dos vértebras vecinas se comportan como dos planos con una esfera entre ellos.

Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Búsqueda personalizada

Suscríbete


Recibe nuevos artículos en tu correo

Síguenos en Facebook